Sobre el fin de enero, no está terminado ninguno de los 19 hospitales modulares anunciados para el verano

Los centros modulares sanitarios tienen una superficie de 655 metros cuadrados

Cuando faltan apenas días para que termine enero, ninguno de los 19 centros modulares sanitarios que el Gobierno anunció construir en los grandes centros turísticos a lo largo de la temporada de verano está todavía en funcionamiento. Fuentes oficiales consultadas por elDiarioAR explicaron que el retraso se debe a la complejidad logística del plan y la necesidad de articular múltiples niveles de Gobierno, pero aseguraron que comenzarán a activarse a partir de febrero y quedarán luego como infraestructura permanente para las localidades. 

El anuncio de la construcción de las 19 unidades, que estarán repartidas en 11 provincias y demandarán una inversión superior a los $2.700 millones, fue hecho a fines de octubre por el ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, y su par de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, a cargo de la ejecución. “Las mismas se irán instalando durante la temporada y en acuerdo previo para priorizar las fechas de mayor movimiento de turistas en cada ciudad”, anunciaron entonces. 

Sin embargo, con enero aproximándose a su fin, cuando ya se movilizaron por el país alrededor de 7 millones de turistas, ninguna unidad está activa. “Algunas están ya próximas a inaugurarse y otras todavía están en proceso de armado. Nosotros queríamos que estuvieran antes, sabíamos que era una apuesta de mucho riesgo y no era fácil, pero estimamos tenerlas por lo menos para la primera quincena de febrero”, dijo a elDiarioAR el ministro Matías Lammens, que considera que esas dos primeras semanas de febrero también serán “fuertes” en términos de movimiento turístico, sobre todo porque en algunos distritos se confirmó el inicio de las clases para el 17 de febrero. 

“Para enero no llegamos. Los primeros días de febrero van a estar algunas y luego van a ir sumándose otras a lo largo del mes”, confirmaron a este medio fuentes del Ministerio de Obras Públicas. “Cuando lo anunciamos, siempre hablamos de que se pondrían en funcionamiento durante la temporada y no en una fecha puntual. Además son construcciones que van a quedar de manera definitiva, no son hospitales de campaña, sino que tienen respiradores, equipamiento, ambulancia”, argumentaron. También se espera que funcionen como centros de vacunación.

Una vez finalizadas, estas unidades se sumarán a los 12 hospitales modulares que la cartera que conduce Katopodis ya construyó en ocho localidades del Área Metropolitana de Buenos Aires y en Córdoba, Mar del Plata, Granadero Baigorria y Resistencia. Con esos hospitales, que demandaron una inversión cercana a los $1.900 millones y estuvieron listos en mayo, se sumaron 840 camas al sistema público de salud: 262 de terapia intensiva y 578 de internación general. 

Los 19 centros modulares sanitarios tienen menor complejidad y por eso no son definidos como “hospitales”. No tienen camas de terapia intensiva aunque sí un área de internación y están pensados para brindar una atención primaria y de emergencia a pacientes que presenten síntomas de Covid-19, con la posibilidad de hacer un traslado rápido a centros de mayor complejidad en caso de que fuere necesario. 

“A diferencia de los hospitales modulares, que estaban bastante concentrados en el conurbano, esto tiene un tema de logística más complejo porque las 19 unidades están repartidas de Jujuy a Tierra del Fuego y de este a oeste”, explicaron cerca de Katopodis. 

Los gobiernos provinciales y municipales estuvieron a cargo de la construcción de las plateas sobre las que se montan los módulos y, en algunos casos, hubo problemas que retrasaron las obras, como instalaciones desniveladas o dispuestas en una dirección equivocada. El Estado nacional se hace cargo de los módulos y el equipamiento médico y, una vez que es entregada la llave, cada provincia es la encargada de dotarlo de los profesionales de la salud y administrativos necesarios. 

La construcción y montaje de las unidades está a cargo de tres empresas, que participaron de una licitación hecha a través de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y fiscalizada por las organizaciones Cippec y Poder Ciudadano. Las empresas son Ecosan S.A, 4 Commerce S.R.L y Andariega Soluciones Habitacionales S.A. 

Según fuentes oficiales, las dos empresas que más han avanzado hasta el momento son Ecosan S.A y 4 commerce S.R.L. Así, de acuerdo a las adjudicaciones, las más retrasadas son las unidades a cargo de Andariega: Puerto Iguazú, Cafayate, Quebrada de Humahuaca y Ushuaia. 

Las tres empresas trabajan con un método propio. Algunas llevan los módulos a la plataforma y los montan desde el inicio en el lugar y otros avanzan con el armado en sus propias instalaciones y comienzan con el emplazamiento cuando ya tienen alrededor 70% de la estructura. Ese sería el caso del hospital de Río Negro, una provincia con una situación sanitaria crítica, donde los módulos llegaron recién el martes pasado. “No es que no se estaba trabajando”, argumentan en el Gobierno. 

Sobre el retraso, en las oficinas de Katopodis aseguraron que “no es fácil articular tres ministerios [por Obras Públicas, Turismo y Salud] y a su vez con las provincias y los municipios. Tampoco tomar la decisión política y luego llevarla a cabo, en el medio de una situación inédita y fluctuante”.

Destacaron que la cartera también hizo, recién iniciada la pandemia, una revisión de todas las obras sanitarias en curso y definió como prioridad sumar camas de terapia intensiva e internación lo que terminó por duplicar, en algunas localidades, el stock disponible. Además, se trabaja en la construcción de 31 hospitales en cárceles de los servicios penitenciarios bonaerenses y federales y en 11 centros sanitarios de frontera en distintas provincias.

DT

Etiquetas
stats