Crisis climática y sus consecuencias en Argentina

La producción agrícola de Argentina sufre los efectos de la sequía prolongada: “Vamos hacia un desastre productivo”

"Un agricultor en un campo de maíz afectado por la sequía cerca de Chivilcoy, Argentina. La sequía ha sido una amenaza recurrente en las regiones agrícolas del país, pero un tercer año consecutivo de La Niña ha intensificado los desafíos".

Juan Chiummiento

0

Argentina sufre los efectos de una sequía prolongada, provocando cambios en sus principales producciones agrícolas. Si bien en la actual campaña resulta clave la incidencia del fenómeno de La Niña -que ya acumula tres años consecutivos-, especialistas aseguran que el déficit hídrico tiene directas vinculaciones con el cambio climático.

Siete millones de hectáreas en Argentina están afectadas de forma severa por sequías

Siete millones de hectáreas en Argentina están afectadas de forma severa por sequías

Según el último informe de la Mesa Nacional de Monitoreo de Sequías, son 126 millones las hectáreas afectadas, equivalentes al 75% de la superficie agrícola. El fenómeno se siente especialmente en la “zona núcleo”, ubicada en el centro este del país, donde se concentra la producción de trigo, maíz y soja. 

“Esta situación está generando que gran parte de los productores estén demorando las siembras a la espera de mayor cantidad de agua”, sostuvo Pablo Mercuri, director del Centro de Investigaciones de Recursos Naturales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Las modificaciones señaladas por el especialista permiten proyectar, según un reciente informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, una caída en la producción de trigo y maíz. Por el contrario, se vislumbra una recuperación de la soja, que luego de seis años podría tener un incremento en su superficie sembrada.

Más allá de coincidir en esas proyecciones, por ahora no hay consenso pleno entre los especialistas sobre el impacto cierto que tendrá la sequía para la economía argentina. Ello dependerá, en gran medida, de los precios internacionales, sostienen.

Algo más que escasas lluvias

La sequía registrada durante la actual campaña se debe principalmente a la presencia, por tercer año consecutivo, de La Niña.

Tal como lo define la Organización Meteorológica Mundial, La Niña es un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de las aguas superficiales de las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical, a saber, en los vientos, la presión y las precipitaciones.

En Argentina, La Niña genera un régimen de lluvias por debajo de lo normal, “fundamentalmente en la zona núcleo”, según apuntó el meteorólogo Leonardo de Benedictis.

“Tenemos fuerte déficit hídrico en las principales áreas de producción agrícola, esto es Córdoba, Santa Fe y el centro norte de Buenos Aires. Ello evidentemente afecta los cultivos, porque tanto en trigo como en maíz es muy compleja la posibilidad de sembrar en lugares en los que casi no hay humedad”, comentó a este medio José Luis Aiello, de la Consultora de Climatología Aplicada.

A diferencia de otros ciclos donde se registró un “triple episodio” de La Niña (1973 a 1976 y 1998 a 2001), en esta ocasión se produce en el contexto del cambio climático. Si bien no hay una relación directa entre ambos fenómenos, su coexistencia merece un análisis particular.

Para Pablo Mercuri, el problema actual en los suelos argentinos se relaciona con efectos “acumulativos” que vienen registrándose en los últimos años. “Hay una ampliación progresiva de la estación seca, que algunas investigaciones asocian a la fuerte deforestación registrada en la región de Amazonas, que provocaron un descenso en el ingreso de vientos húmedos”, señaló.

En el ámbito privado también registran que el panorama actual tiene vinculaciones que van más allá de La Niña. “Nosotros tenemos 36 estaciones meteorológicas en la zona núcleo. Lo que vemos en la última década es que la palabra récord se metió en el vocabulario: récord de lluvia o récord de falta de agua. Esto sí lo estamos percibiendo como efecto del cambio climático”, indicó Cristián Russo, jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), un servicio de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Por su parte, el referente del Instituto Nacional del Agua (INA) Juan Borús dijo que “el contexto es tan extraordinario que sacar conclusiones rápidas es muy apresurado, por lo que lo mejor es esperar que la situación decante para hacer un análisis en profundidad”.

El impacto de la sequía en los cultivos

La regularización del régimen de lluvias podría darse recién sobre los primeros meses del año próximo, según las fuentes consultadas para este artículo.

En su último boletín, la OMM sostuvo que la probabilidad de que el actual episodio de La Niña continúe durante los próximos seis meses es del 70% para el período de septiembre a noviembre de 2022, aunque ese porcentaje disminuye gradualmente hasta el 55 % para los meses de diciembre de 2022 a febrero de 2023.

Cualquiera sea la fecha en que el fenómeno ceda, su impacto en la actual campaña agrícola argentina será vital. El mayor efecto, por ahora, se registra en el trigo, cuyo ciclo tradicionalmente va de mayo a diciembre.

Un reciente relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires anticipa que la producción de trigo se ubicará en las 17,5 millones de toneladas “como consecuencia de la ausencia de precipitaciones”. Se trata de la cifra más baja en los últimos siete años.

“Vamos hacia un desastre productivo”, opinó el referente del GEA Cristián Russo, quien aseveró que, a diferencia de otras campañas, los efectos de La Niña “no se compensaron con otros eventos”.

Aunque con menos intensidad, también se prevé un retroceso en la producción de maíz, cuya siembra se da entre septiembre y octubre. Ello se debe, en opinión de la Bolsa de Comercio de Rosario, fundamentalmente a “la sostenida falta de agua”.

Frente a este panorama, muchos productores maiceros optarán por realizar una siembra tardía, cuya participación en la campaña será récord, según el mismo informe. Pablo Mercuri, desde el INTA, pronosticó en igual sentido: “Habrá una migración masiva hacia el maíz de segunda (los sembrados sobre un cultivo invernal)”, dijo.

Como contracara, se espera una expansión en la producción de soja, un cultivo menos sensible al déficit hídrico. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó un aumento del 10% en las toneladas totales, provocando un cambio de tendencia tras varios ciclos a la baja. 

“Después de casi seis campañas el cultivo de soja podría tener un incremento en cuanto a la superficie”, dijo el analista de Estimaciones Agrícolas Martín López, quien explicó que debido a la sequía muchos productores cambian hectáreas pensadas para el maíz por la soja. 

El especialista añadió a Reuters que se espera un área de soja de 16,7 millones de hectáreas, 400.000 hectáreas más que hace un año, y una superficie de maíz de 7,5 millones de hectáreas, frente a los 7,7 millones de la campaña 2021/22. La soja también se beneficiaría de áreas de trigo pérdidas por la sequía.

El impacto en números

Los cambios provocados por la sequía tendrán efectos sobre la economía argentina, aunque dada la incertidumbre de los precios internacionales resulta complejo estimarlo con exactitud.

Según el consultor Néstor Roulet, la pérdida estimada asciende a 3.300 millones de dólares, considerando las consecuencias en trigo, maíz y soja. El especialista evaluó no sólo las modificaciones en la superficie sembrada, sino también el menor rendimiento generado por el déficit hídrico.

Para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la caída esperada se ubica en valores más altos: según un reporte presentado ante autoridades nacionales la merma ascenderá a 4.000 millones de dólares (contabilizando todos los cultivos exportables), lo que significa un descenso del 9% respecto a la campaña anterior.

El proyecto de Presupuesto 2023 del gobierno argentino, en tanto, no brinda una cifra precisa, pero del texto presentado al Congreso se infiere una visión más optimista que la del sector privado.

Dada la volatilidad de las condiciones internacionales, será buen consejo replicar lo mencionado anteriormente por el referente del INA Juan Borús: lo mejor será realizar un análisis con los números finales en la mano, lo que ocurrirá recién al final de la campaña, hacia mediados de 2023.

JC

Artículo publicado en Diálogo Chino https://dialogochino.net/es/ 

Etiquetas
stats