ECONOMÍA

“Tenemos que tener sentido social”: el motivo detrás de la negativa de Coninagro a sumarse al lockout agropecuario

Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro

Coninagro, entidad que agrupa al sector cooperativo agrario, fue la única organización de las cuatro que integran la Mesa de Enlace que decidió mantenerse al margen de la medida de fuerza anunciada ayer -un cese de comercialización de granos de 72 horas- en repudio de la decisión oficial de cerrar la exportación de maíz hasta marzo. En diálogo con elDiarioAR su presidente, Carlos Iannizzotto, explicó que la medida es “tan laxa” que Coninagro prefirió insistir con la vía del diálogo y reconoció, en el contexto de crisis general, la ventaja del campo frente a otros sectores de la economía.

El Gobierno negocia en secreto un acuerdo por el maíz con los exportadores

El Gobierno negocia en secreto un acuerdo por el maíz con los exportadores

“Hay un contexto social muy difícil en la Argentina. El campo ha sido uno de los pocos sectores a los que le ha ido más o menos bien y tenemos que tener un sentido social. No por eso nos tenemos que dejar pasar por arriba y pisotear, pero también hay que mirar alrededor nuestro”, sostuvo el dirigente.

En efecto, por la suba de los precios internacionales los exportadores de soja y maíz tuvieron su tercer mejor diciembre en 10 años y se llevaron US$ 1.690 millones pese a los 21 días que las exportaciones estuvieron paradas por el paro de los aceiteros. 

Según detalló, la decisión llevó dos días de debate al interior del Consejo de Administración y se dio de manera “casi unánime”. Sólo los referentes de dos provincia, Entre Ríos y Córdoba, se inclinaron por adherir a la medida de fuerza. “Fue una carrera que me llevó todo el lunes por la tarde y el martes. De hecho, ayer, la Mesa de Enlace me estaba esperando y yo no aparecía porque estaba terminando de consultar”. 

“El razonamiento fue: con una medida tan laxa, ¿qué vamos a solucionar? Preferimos agotar las instancias del diálogo. No puede ser que este país solucione los problemas a las cachetadas o con amenazas sin mucho sentido”, añadió.  

Pese a esta mirada más conciliadora, Iannizzotto insistió en que Coninagro también repudia el cierre temporario de las exportaciones al maíz y la política “regulacionista e intervencionista del mercado” del Gobierno. Además, no descarta sumarse a medidas de fuerza en el futuro si es que las partes no logran acercar visiones

“Nuestra posición no es ni de debilidad ni a favor del Gobierno. Es una posición de creer que el diálogo es el que soluciona, no la amenaza para sentarnos a conversar. Ojalá que funcione y, si el Gobierno sigue en un autismo y en una prepotencia y autoritarismo, veremos”, anticipó. 

Por otro lado Iannizzotto insistió en que la decisión tomada por Coninagro no marca una fractura al interior de la Mesa de Enlace. Según sus palabras, las otras entidades entendieron su posición, así como Coninagro aceptó eventualmente que la Sociedad Rural Argentina definiera no entrar al Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y la Federación Agraria admitiera la segmentación de las retenciones.

Coninagro fue fundada en 1956 y reúne a diez federaciones que, a su vez, abarcan a 120.000 empresas cooperativas agrarias de todo el país. Iannizzotto fue reelecto al frente de la entidad el 30 de noviembre pasado, por dos años más. Es productor vitivinícola y abogado de profesión, además de representante del campo en Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo. 

DT

Etiquetas
stats