Chile Hora Cero - Análisis

Gabriel Boric presidente: empiezan cuatro años de desafíos para el gobierno más a la izquierda desde Salvador Allende

Gabriel Boric en julio de 2021, cuando la victoria de su candidatura presidencial en las primarias de la coalición electoral de izquierda Apruebo Dignidad  (que incluía al Frente Amplio y el Partido Comunista), le abría a este joven pero antiguo líder estudiantil  el camino político que culmina en su asunción como sucesor del presidente Sebastián Piñera.

0

El octavo traspaso del mando del Ejecutivo chileno desde 1990 se realiza en la ciudad portuaria de Valparaíso, el viernes 11 de marzo, a partir del exacto mediodía, en el Salón de Honor del Palacio Legislativo. Una estrella de cinco puntas y siete centímetros, la piocha del libertador general Bernardo O'Higgins, consagrada y consagratoria insignia del poder en el Chile independiente, pasará de las manos de un egresante, crepuscular Sebastián Piñera a las de un ingresante, auroral Gabriel Boric. Con 72 años, el empresario dos veces presidente dobla en edad, exactamente, a su reemplazante de 36, un diputado y antiguo líder estudiantil identificado con la generación del 'estallido social' de octubre de 2019. La piocha está bañada en dorado y esmaltada en rojo: el septuagenario político centro derechista, millonario de fortuna holgadamente superior a la de su par norteamericano Donald Trump, será sucedido por un militante de la izquierda más extrema en llegar al gobierno desde el triunfo popular de Salvador Allende, y quien con más de 4,6 millones de votos se convirtió el 19 de diciembre en el candidato presidencial más joven y más votado de la historia nacional.

El neoliberalismo que había arrastrado a Chile al club de los países más ricos del mundo, fue derrotado cuando el electorado, en particular el voto joven, que se descubrió la víctima de un fracaso social que duraba, perduraba y aumentaba y que lucía dispuesto a pagar con cuotas de más y más desigualdad dosis de cada vez menos y menos crecimiento económico. Que el Estado subsidiario cobre el protagonismo al que por cinco décadas había declinado y gane la presencia irrenunciable de un Estado de Bienestar, ha anunciado Boric, es el primer horizonte y la primera imagen del futuro hacia donde guiará la acción de la novedosa, radical administración. Sin resignar sin embargo el fijarse objetivos económicos precisos, no por coyunturales menos gravitantes, porque debe enfrentar los efectos de la crisis sanitaria y de la pandemia.

Boric gobernará con una coalición de partidos, que giran sobre el eje de una alianza, Apruebo Dignidad, que cuenta con los partidos del Frente Amplio más el Partido Comunista. Sin embargo, liderará el país junto con los viejos partidos de la Concertación (menos la Democracia Cristiana) de centro-izquiera, a los cuales ya se les asignaron importantes ministerios.

Como la que colocó a Allende en La Moneda, la de Boric es una revolución que para actual sólo considera legítimo el respaldo legal del voto democrático en elecciones regulares y competitivas. Aquellos movimientos y partidos políticos, incluyendo al comunista, que lo hicieron candidato en las primarias y le dieron su victoria en primera vuelta, están a la izquierda de la básicamente socialista Unidad Popular. Boric llegan con un programa más ambicioso: en 1970 Allende siempre declaró su respeto por la Constitución. En cambio, en 2022 el poder constituido trabajará en tándem con el poder constituyente. Ya está en funciones una Convención Constitucional, elegida para decidir qué nueva Constitución remplazará a la pinochetista de 1981, todavía vigente. La izquierda supo ganar en las elecciones constituyentes una amplia mayoría de convencionales, que son quienes están redactando el texto de una moderna Ley Suprema para Chile.

Gabriel Boric se convertirá así en el último mandatario que asuma el cargo con la Constitución plebiscitada en 1980, a mediados de la dictadura del capitán general Augusto Pinochet (1973-1990), y el primero de la Nueva Carta Magna. En deliberación en la Convención Constitucional, su redacción revisada, prevista para mediados de año, será sometida a referéndum.

Gran parte de la población mantiene sus expectativas por la solución de los padecimientos que la llevó a las calles en octubre de 2019un  'estallido social', un acontecimiento que fecha el origen del proceso revolucionario que favoreció  la emergencia de la figura de Boric , y cristalizó la imagen de valiente desafío juvenil a la represiva autoridad de los poderosos de siempre. Sin embargo, gran parte de los actores que protagonizaron ese acontecimiento aun no conoce a ciencia cierta cómo se resolverán sus reclamos focalizados en sentar bases de un Estado más fuerte que garantice derechos sociales en un país donde el 1% de la población posee el 26% de la riqueza.

En el balotaje de diciembre, Boric  cosechó el 55,86 % de los votos contra el 44,14 % de José Antonio Kast. Su rival había sido un derechista más a la derecha que la centro derecha chilena que había sido alternativamente oposición y dos veces gobierno (con Piñera) desde 1990. Con tal respaldo, Boric sumó a Chile al grupo de países latinoamericanos que giraron a la izquierda en los últimos años, junto a Argentina, BoliviaHondurasMéxico y Perú. Pero también con una reconfiguración de sus contrincantes, porque la derecha hizo también la mejor elección en el Congreso en los últimos cincuenta años.

La gestión de Boric reconoce en sus albores un trastornado panorama internacional debido a la guerra entre Rusia y Ucrania y una compleja situación nacional donde debe enfrentarse a decisiones tomadas y situaciones registradas pero parcamente enfrentadas por un Piñera que dedicó lo mejor de sus esfuerzos a contener reclamos ciudadanos en tiempos de covid y cuarentena.

La guerra a la desigualdad de la administración de izquierda encontrará se encontrará con un presupuesto que recortó el gasto público en 22,5%, con una economía que todas las estimaciones coinciden en prever que el dato más relevante para 2022 será su desacelaración, y una inflación que en 2021 cerró en 7,2 por ciento. Se agregan a la lista de urgencias económicas, dos emergencias territoriales: en el norte la incesante llegada de migrantes por la permeable frontera con Perú y Bolivia, y en el sur un histórico conflicto no resuelto con las comunidades mapuches marcado con reiterados hechos de violencia y muerte.

Ante lo que muchos diagnosticaron como una crisis de confianza en las instituciones, Boric y el equipo que ha elegido suponen la irrupción de nuevas formas de hacer política, una mayor pluralidad ideológica y una ruptura del sistema de partidos. Boric quien sostiene que “un buen presidente no es el que está encima de sus ministros (...) sino el que les permite brillar y desplegar su talento” eligió un gabinete que supera la pura y simple paridad de género y cuenta con 14 ministras de los 24 miembros que lo conforman.

Por primera vez, estará al frente del Ministerio del Interior una mujer, Izkia Siches.  Luz Vidal, una antigua empleada doméstica y sindicalista de ese gremio, como viceministra de la Mujer y la Equidad de GéneroCamila Vallejo y Giorgio Jackson, la vocera del nuevo Ejecutivo y el ministro encargado de las relaciones con el Parlamento, respectivamente, fueron en el 2011 los rostros veinteañeros que confrontaron al primer gobierno de Sebastián Piñera para exigir educación gratuita y de calidad, marcan el cambio generacional de la política institucional de Chile.

Maya Fernández -nieta del ex mandatario socialista Salvador Allende- asumirá como ministra de Defensa. Su par de Relaciones Exteriores será Antonia Urrejola, abogada y presidente saliente y comisionada de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Carlos Montes a cargo de Vivienda y, para EducaciónMarco Ávila. Con él será la primera vez que un profesor asuma como ministro de esta cartera. Además, es uno de los primeros ministros que declaran públicamente su vínculo homosexual. Como su par en DeporteAlexandra Benado, hija de Lucía Vergara Valenzuela, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), asesinada por la dictadura, y de José Miguel 'el Hippie' Benado Medvinsky, que pasó largos años encarcelado. En 2013, la actual ministra demandó al Estado chileno ante la CIDH por los derechos de filiación de sus mellizos, criados con su cónyuge Alejandra Gallo, con quien obtuvieron el reconocimiento de los derechos de las familias homoparentales.

Mario Marcel acompañará a Boric como ministro de Hacienda. Hasta su renuncia se desempeñaba como presidente del Banco Central. Tendrá en sus manos una difícil tarea ya que le tocará hacer frente a una desaceleración en la economía, junto a la implementación de una reforma tributaria que permita recaudar hasta el 5% del PIB para financiar proyectos sociales. A su vez, para los mercados es una señal de moderación en las reformas económicas que Boric buscará implementar.

El nuevo gobierno entra a Palacio de la Moneda con un gran apoyo, con grandes mayorías populares. Pero la legislación que impulse chocará con escollos en la conformación del Congreso, tanto en la Cámara de Diputados y Diputadas como en el Senado. Apenas 37 bancas en una Cámara baja de 120, y con 5 de un total de 50 en la alta, tendrá la nueva alianza oficialista conformada por el Frente Amplio y el Partido Comunista. También sumaría el apoyo del Partido Socialista, pero no le bastará para obtener una mayoría mínima en el Legislativo.

Entretanto, el 27 de enero pasado  Comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional aprobó en general la propuesta de Poder Legislativo impulsada por Movimientos Sociales Constituyentes (MSC) junto a Chile DignoPueblo Constituyente y el Frente Amplio, que instaura un Congreso Plurinacional de una sola cámara. Esta iniciativa que busca eliminar al Senado fue aprobada por 13 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones. 

Y a tan solo un día de que el Gobierno tome posesión, la Justicia ha abierto un proceso judicial que salpica al que sería el futuro ministro de AgriculturaEsteban Valenzuela, acusado de allanamiento de morada. La historia del gobierno de Gabriel Boric ya empezó.

AGB

Etiquetas
stats