URGENTE Cristina Kirchner: "En el 2023 no voy a ser candidata a nada"

El rey Felipe VI se refugia en el colonialismo del siglo XIX

El rey Felipe VI no se puso de pie ante la llegada de la espada de Bolívar a la ceremonia de investidura de Gustavo Petro.

0

Gustavo Petro quería que la espada de Bolívar estuviera presente en su toma de posesión como presidente de Colombia. El presidente saliente no lo había autorizado, por lo que Petro tuvo que esperar a jurar el cargo. Ya como jefe de Estado, dio la orden y la ceremonia se suspendió durante diez minutos a la espera de que apareciera.

Cuando llegó, los invitados se pusieron en pie y en su mayoría aplaudieron. Felipe VI se quedó sentado. Un curioso ejemplo de ceguera política. O una forma de tener una mentalidad de hace dos siglos. Se diría que un país como España no debería considerar aún como una afrenta personal el proceso de independencia de Latinoamérica en el siglo XIX. La historia no te permite ganar siempre. El colonialismo y la explotación de las riquezas naturales de los países invadidos no son ya banderas que se puedan reivindicar en el siglo XXI.

Los que crean que Simón Bolívar es un caudillo local que no debería interesarnos se quedarán sorprendidos al saber que Madrid cuenta con una estatua ecuestre dedicada a él desde 1970. Tiene una inscripción que dice: “Simón Bolívar. Libertador de Colombia, Venezuela, Panamá, Ecuador, Perú, Bolivia. 1783-1830”. No es mal currículum para un líder político. También las hay en Barcelona, Sevilla, Bilbao y otras ciudades.​ Es posible que el monarca español conozca la obra del escritor Gabriel García Márquez. Dedicó una novela a Bolívar. No hay que dar por hecho que la haya leído.

A esos pueblos a los que ahora se llama “hermanos” en los discursos oficiales, no se les trata como rebeldes ni como enemigos. Por eso, se respetan sus símbolos (sus banderas, por ejemplo, y sus reliquias históricas), por mucho que sean tan valiosas o ridículas como las nuestras. No es buena idea burlarse de ellas. Si no representan nada especial para nosotros –sí para algunos–, importa poco. Representan muchísimo para ellos, al igual que en España la gente se apega a sus símbolos nacionales o regionales, hasta con la gastronomía.

Felipe VI desaprovechó una gran oportunidad para enviar ese mensaje de respeto. Quizá levantándose, aunque fuera sin aplaudir. Prefirió seguir sentado en el siglo XIX.

Etiquetas
stats