LA ESTRATEGIA DE LOS MACRI

El caso Correo desató una disputa entre la Justicia de Ciudad y de Nación, que pujan por el control de la causa

Julio de 2018. La jueza Inés Weinberg, actual presidenta del Tribunal Superior de la Ciudad, durante su audiencia en el Senado para ser procuradora de la Nación.

Dos tribunales se enfrentaron este jueves por el caso Correo Argentino SA. Escaló, así, una pelea por el control de una causa central para el futuro judicial y económico de la familia del expresidente Mauricio Macri. El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires se enfrenta a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. La instancia que gane el conflicto de competencia incidirá en si Correo va a la quiebra.

A pedido de Socma, principal empresa de los Macri y accionista de Correo, el Tribunal Superior de Justicia porteño se declaró competente el 24 de junio para intervenir en la causa, se asumió como instancia superior de la Justicia Nacional y ordenó a la Cámara Nacional tratar el pedido de la compañía para apartar a la jueza Marta Cirulli del caso, como informó elDiarioAR

Siete días más tarde, este jueves, el tribunal nacional desconoció la competencia del tribunal porteño, rechazó tener que acatar la orden de los supremos de la Ciudad y confirmó que su tribunal superior es únicamente la Corte Suprema de Justicia de la Nación, según el fallo al que accedió este medio. Horas después, se dio a conocer un nuevo fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, que subió aún más la tensión y volvió a declararse competente en el caso Correo: esta vez, ordenó a la Cámara Nacional tratar el apartamiento de la fiscal Boquin, a pedido de Socma.

Las camaristas nacionales de la Sala B, Matilde Ballerini y María Gómez Alonso de Díaz Cordero, respondieron al tribunal de la Ciudad que la Cámara Nacional “no accederá a lo solicitado por el Tribunal oficiante” y acusaron al tribunal porteño de “crear pretorianamente” un procedimiento para el reclamo de Socma, “soslayando la ley vigente”. “La pretensión de que esta causa tramite en la Justicia local (en la Ciudad) no resiste análisis; este fuero es federal, como toda la Justicia Nacional de la Capital Federal”, aseguraron las camaristas. 

“A lo largo de los años, ha existido una serie de convenios por los cuales la Nación fue transfiriendo competencias judiciales a la Ciudad de Buenos Aires, lo que en ningún caso implicó la transferencia de jueces o tribunales”, sostuvieron las camaristas. “A su vez, el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación dispone que contra las sentencias de los tribunales nacionales procederá un recurso extraordinario de apelación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, agregaron.

En el fallo de este jueves, las juezas nacionales también apuntaron que “es claro a esta altura que el Tribunal Superior de Justicia de la CABA no integra el mismo Poder Judicial al que pertenece esta Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial”. Al final del escrito, remitieron copia a la Corte Suprema de la Nación.

La pretensión de que esta causa tramite en la Justicia local (en la Ciudad) no resiste análisis.

Sala B Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial.

Antecedente del antecedente

El caso Correo, en el que debe determinarse si la compañía va a la quiebra, se desarrolla desde 2001 en la Justicia Nacional. La Sala B de la Cámara Nacional rechazó tras un largo trámite los planteos para apartar a la jueza y a la fiscal por supuesta “parcialidad” y “enemistad manifiesta”, mientras la causa se acerca a la recta final: decidir sobre la quiebra. 

Socma consideró que estas decisiones de las camaristas violaban sus garantías constitucionales y derecho a la defensa. En lugar de recurrir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación -como venía sucediendo en la causa- Socma dio un giro y en 2021 acudió a la Justicia porteña. 

Ante esta decisión de la compañía, la fiscal Boquin acusó a Socma de un supuesto forum shopping, como se conoce a la maniobra mediante la cual una de las partes involucradas elige al juez que debe decidir sobre su propio caso, según consta en un dictamen del expediente. Socma sostiene que “planteó un recurso legítimo admitido por el Máximo Tribunal de la Ciudad". 

Un tribunal dividido

El caso Correo también divide a los supremos de la Ciudad. Son cinco los jueces que integran el Tribunal Superior de Justicia porteño. Todos admiten la competencia en el caso pero sólo tres apoyaron los dos planteos de Socma: Marcela De Langhe; Santiago Otamendi, exsecretario de Justicia del gobierno de Macri; e Inés Weinberg, candidata del expresidente de Cambiemos a la Procuración General de la Nación y miembro del consejo consultivo de Alberto Fernández para la reforma judicial. 

Tanto el 24 de junio como este jueves, los tres jueces ordenaron a la Cámara Nacional que trate los planteos de los abogados de los Macri para intentar correr a la jueza Cirulli y a la fiscal Boquin. “Este Tribunal afirmó su competencia para conocer de los recursos de inconstitucionalidad y de las quejas contra las resoluciones dictadas por tribunales de la justicia nacional ordinaria en supuestos como el del presente juicio”, aseguraron los jueces. 

El juez Francisco Lozano y la jueza Alicia Ruiz votaron en contra de los planteo de Socma, pero sin dejar de reconocer la competencia de la Justicia porteña en el caso. Lozano afirmó que ambos recursos de inconstitucionalidad presentados carecen de fundamentos y agregó que Socma no había fundamentado o demostrado la supuesta arbitrariedad de la jueza Cirulli y de la fiscal Boquin.

La jueza Ruiz planteó que el tribunal debía admitir las quejas de Socma, rechazar sus argumentos y confirmar las sentencias de la Cámara Nacional en lo Comercial, que se había negado a apartar a Cirulli y Boquin. Ruiz afirmó que las afectaciones constitucionales que planteó Socma “lo son de forma genérica, limitándose a enumerar derechos que considera afectados, pero sin vincularlos de manera suficiente con lo decidido por la Cámara o expresar de qué manera lo decidido resulta violatorio de esos derechos”.   

“La decisión es importante desde el plano institucional porque el Superior Tribunal de Justicia ratificó la jurisprudencia que viene fijando los últimos años, por la cual reclama que le corresponde ocupar el lugar de Tribunal Máximo en todos los juicios que se llevan a cabo en CABA”, afirmaron a elDiarioAR fuentes allegadas a la defensa de Socma tras el primer fallo del tribunal porteño. “Así lo dijo por ejemplo en los conocidos caso Chocobar (de derecho penal) y Levinas (de derecho civil)”, agregaron. 

La controversia se enmarca en la disputa por el traspaso de la Justicia nacional al ámbito de la Ciudad, pero la relación directa con Socma y la familia del expresidente y aliado del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le subió la temperatura a la disputa. La eventual quiebra de Correo puede tener consecuencias directas sobre el resto del grupo Macri, ya que los acreedores podrían pedir la extensión de la quiebra a sus accionistas, Socma y Sideco.

El Tribunal Superior porteño está integrado por jueces elegidos por concurso por el Consejo de la Magistratura de la Ciudad, que envía una terna al jefe de Gobierno porteño y éste envía los pliegos de sus candidatos a la Legislatura porteña. Actualmente, es presidido por la jueza Inés Weinberg de Roca.

ED

Etiquetas
stats