Elecciones 2021

La despenalización del consumo de marihuana, cada vez más aceptada por los candidatos

El debate sobre el uso recreativo del cannabis tiene cada vez más aceptación en los más diversos espacios.

El debate sobre el consumo recreativo de la marihuana no apareció entre los temas centrales de la campaña para las PASO pero en distintas entrevistas en los medios se pudo apreciar que la mayoría de los precandidatos estaba abierto a discutir la despenalización y el tema ya no aparece como tabú: la aceptación es transversal a distintos espacios que no tienen ningún tipo de coincidencia política, desde la izquierda a los libertarios, desde el FdT a Juntos.  

Ante la crisis económica y sanitaria que atraviesa el país, es entendible que nadie ubique la despenalización entre sus primeras consignas, pero fue interesante ver que ante la pregunta fueron muy pocos los que prefirieron no hablar del tema. Quizás la negativa más concreta fue la de María Eugenia Vidal y su planteo de que no  es lo mismo “fumarse un porro en Palermo que en la villa 1-11-14”. Pero como contraste, los otros precandidatos de Juntos en CABA opinaron distinto. 

El ex ministro de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein no tiene dudas de que el cannabis debe ser legalizado. "Estoy de acuerdo con que se legalice la marihuana para uso recreativo. De hecho ya hay una ley que regula el cannabis medicinal y cada vez hay más regulaciones sobre la producción de productos industriales del cannabis. Ahora, una cosa es legalización y otra liberalización", explicó el precandidato radical de Juntos, quien remarcó que la legalización debe estar acompañada de un marco regulatorio. “No hay que esconder los temas debajo de la alfombra”, sostuvo. También el compañero de boleta de Vidal, Martín Tetaz fue en la misma dirección: “Cuando el Estado se corre, en general, es lo peor que le puede pasar a la sociedad. Prefiero que el Estado esté cuidándonos en la realidad. El consumo de sustancias no tiene que estar penalizado, es un error conceptual fenomenal”, dijo. “¿No te hace ruido que puedas a ir a un kiosco y comprar cigarrillo que todos sabemos que mata, o a un supermercado y comprar alcohol que hace mucho daño? ¿No tendría que ser igual con otras sustancias? ¿Qué diferencia hay entre estos y la marihuana?”, argumentó Tetaz.

En el Frente de Todos la postura es más homogénea. El precandidato a diputado y ex ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollan sostiene la despenalización desde hace mucho tiempo y lo hizo público cuando asumió en 2019. “Yo estuve en Sedronar seis meses y la verdad que después de ver mucho, aunque es una posición absolutamente personal, personalísima, creo que debería despenalizarse el uso de la cannabis”. Su compañera de campaña, Victoria Tolosa Paz, dijo en una entrevista en A24 que está a favor de abrir la discusión. "Estoy a favor de debatirlo y de reglamentarlo por ley para poder permitir un consumo responsable y que no pase lo que pasa hoy que es que se consume la marihuana sin ningún tipo de reglamentación". En CABA, quien encabeza la lista del FDT, Leandro Santoro, también apoya la despenalización: “Las acciones privadas de los hombres quedan exentas de la autoridad de los magistrados. Cada uno tiene el derecho a consumir lo que le parezca, siempre y cuando no afecte a terceros. Me parece que es un discurso hasta absurdo”, dijo en el sitio web El Planteo. 

Hacia la derecha, entre los sectores denominados libertarios, tanto Javier Milei como José Luis Espert apoyan las determinaciones individuales sobre los consumos. “Soy libertario, o sea que no creo en las restricciones. Si vos te querés drogar, hacélo. Pero no me pidas que yo financie eso", dijo Milei siempre en tono estridente. 

La izquierda presentó un proyecto en el Congreso para la despenalización del consumo pero la iniciativa nunca fue tratada. “Hemos participado en las movilizaciones que se convocan permanentemente por la legalización y también por la libertad de los presos por plantar”, dijo Nicolás del Caño en una entrevista en FiloNews. Manuela Castañeira, del Nuevo Mas planteó como necesidad “la legalización, el autocultivo y el combate contra las bandas narcos”. Y coincidió con Del Caño: “Basta de meter pibes presos por fumar un porro”.

Desde que en marzo Alberto Fernández mencionó en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso anunció el proyecto para avanzar con el desarrollo industrial del cannabis, los distintos derivados de planta y su desarrollo medicinal a mayor escala entraron en consideración de los legisladores. Se debatió en las Comisiones del Senado, se consiguió la media sanción y ahora el proyecto espera ser sancionado luego de las PASO. Durante esas semanas de discusión hubo decenas de especialistas que explicaron las posibilidades a  nivel salud y de  negocio que podía provocar el nuevo mercado cannábico. Ese probablemente fue uno de los momentos en los que diputados y senadores tomaron nota de algo que estaba pasando fuera de sus radares y atravesaron el perjuicio que genera en los sectores políticos el tema. No se hablaba entonces del consumo adulto o recreativo, pero fue un primer acercamiento en muchos cambió las perspectivas.

AM

Etiquetas
stats