Mindlin se acerca a Kicillof y se suma a la campaña del Frente de Todos en Provincia

El gobernador bonaerense y el dueño de Pampa Energía, el jueves último en Ensenada.

A dos semanas de las PASO, Marcelo Mindlin se sumó a la campaña del Frente de Todos. El dueño de Pampa Energía participó el jueves pasado de una recorrida por la Central Térmica Ensenada Barragán junto a Axel Kicillof y los candidatos del peronismo kirchnerista en la provincia de Buenos Aires, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. 

En el acto, que tuvo como protagonista principal al gobernador bonaerense, también estuvieron el secretario de Energía de Nación, Darío Martínez; el subsecretario de Energía bonaerense, Gastón Ghioni y el intendente de Ensenada, Mario Secco. 

Pampa Energía es socia de YPF desde 2019 y avanza en el Cierre de Ciclo Combinado de la Central Barragán, un proyecto que contempla una inversión de 220 millones de dólares y emplea a 1500 trabajadores en forma directa con el objetivo de duplicar la generación de electricidad y aumentar la potencia instalada de 567 MW a 847 MW.

Mindlin quiso estar presente. Así se lo confirmaron a elDiarioAR dos de los presentes. Lo hizo acompañado por la plana mayor del holding: su hermano Damián Mindlin, vicepresidente de Pampa Energía y el CEO de la empresa, Gustavo Mariani. 

El encuentro había sido organizado por Tolosa Paz y el presidente de la fundación Pampa Energía Pablo Díaz, dos platenses que ya habían interactuado durante 2020, cuando la compañía de Mindlin colaboró con el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales que dirigía la ahora primera candidata a diputada en territorio bonaerense. 

La Central Térmica de Barragán fue adjudicada por la gestión de Mauricio Macri, a mediados de 2019, al consorcio integrado por YPF y Pampa Energía. El cierre de ciclo combinado se inició en 2020 y Kicillof espera que esté concluido en mayo del año que viene. Según dicen en la empresa, será la obra más grande y más moderna en su tipo de América Latina. 

A pocos días de las legislativas en las que el Frente de Todos se juega parte de su futuro, el acto tuvo un evidente componente político. El empresario que este año le vendió Edenor al holding liderado por José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti venció las resistencias del kirchnerismo y fue expandiendo su radio de influencia en la alianza oficialista. A su vínculo histórico con Sergio Massa -que se intensificó en el tiempo en que los dos estuvieron enfrentados con el cristinismo- Mindlin le sumó primero una relación de lo más estrecha con Alberto Fernández y ahora una reaparición en plena campaña con Kicillof. El Presidente, que en la batalla electoral de 2019 lo denunciaba en público como uno de los amigos de Macri beneficiados por el tarifazo, ahora lo considera un empresario modelo, tal como lo expresó el año pasado durante la inauguración de la ampliación de otra central de Pampa Energía, la de Genelba, en la localidad bonaerense de Marcos Paz. 

Con el gobernador bonaerense, la relación no es nueva: se remonta a los años del último cristinismo, cuando Cristina Fernández de Kirchner desplazó a Julio De Vido y sentó a Kicillof como interlocutor de Mindlin en el rubro energético. El entonces viceministro de Economía de Kicillof, Emmanuel Álvarez Agis, se convirtió en director estatal de Edenor y trabó un lazo de confianza con la empresa. Algo de eso se habló en la reunión que mantuvieron funcionarios, candidatos y directivos de la firma, después de la recorrida en la que el gobernador bonaerense recibió saludos de los obreros de la UOCRA y Luz y Fuerza que trabajan en la obra y se mostró dispuesto a todas las selfies. 

Fue Kicillof el que recordó que, durante el último gobierno cristinista, Mindlin le había hablado de la oportunidad que representaba para YPF comprar los activos de Petrobras en Argentina y contó en la mesa cuál había sido su respuesta. 

-Comprala vos, nosotros no tenemos margen. 

Fue lo que hizo Mindlin, en una operación en la que vendió su participación en la gasífera TGS e invirtió casi 900 millones de dólares para quedarse con el 67,2% de la filial argentina, incluidas las estaciones de servicio y la refinería de Bahía Blanca de Petrobras. Cuando la compra se concretó, en 2016, el que gobernaba era Cambiemos y Mindlin iba camino a quedarse también con IECSA, la histórica constructora del clan Macri que estaba en manos de Angelo Calcaterra. 

Una vida después, el dueño de Pampa Energía vuelve a mostrarse cerca del peronismo kirchnerista como parte de una asociación que parece redundar en beneficios para todos. Para el gobernador bonaerense, Barragán es una de las obras más importantes de la provincia. Para Mindlin, Kicillof tiene un sinnúmero de virtudes: está a cargo de la gestión en el distrito más importante del país -algo que Massa no puede ofrecer- y es una puerta de ingreso al universo más cercano a la vicepresidenta de la Nación, algo que Fernández no garantiza. 

En la mesa de Barragán, Mindlin se encargó de remarcar su decisión de permanecer en el país e invertir en Argentina mientras otros empresarios se van a vivir al exterior. De hecho, enseguida surgió la comparación con otros distinguidos hombres de negocios que acostumbran a despotricar contra el kirchnerismo.

Cuestionado hasta hace no tanto por el Instituto Patria, Mindlin dio en público un paso más para redimirse de su cercanía con el macrismo y posicionarse ahora como uno de los empresarios más afines al Frente de Todos. Muy lejos parece haber quedado también la denuncia de los diputados kirchneristas Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, Fernanda Vallejos y Adrián Grana contra la privatización de la central que decidió Macri y su posterior adjudicación: según los querellantes, el Estado había perdido U$S 76.376.500 millones con la obra por la que YPF y Pampa habían pagado U$S 229.529.500. También la ampliación de denuncia que hizo en agosto del año pasado, el ex titular de EASA (la ex ENARSA), Andrés Cirigliano, ante el juez Sebastián Casanello. Cirigliano fue reemplazado en febrero pasado por el santacruceño Agustín Gérez.

DG

Etiquetas