Gira presidencial por EEUU

Fernández, sobre la matriz política del atentado contra Cristina: “Volvieron los viejos fascismos”:

Alberto Fernández brindó la conferencia "Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana" en la Universidad The New School, en Nueva York.

Ahí, en el mismo sitio donde está sentado Alberto Fernández en el Wollman Hall del cuarto piso de la New School, en el Greenwich village de Nueva York, estuvo hace casi 12 años Néstor Kirchner.

Alberto Fernández se reunió con Kristalina Georgieva en Nueva York

Alberto Fernández se reunió con Kristalina Georgieva en Nueva York

Ocurrió el 27 de septiembre de 2010: Kirchner era titular de la UNASUR pero su oficio mayor era doméstico, encarrillar al peronismo de cara al 2011 luego de los sacudones políticos y económicos: la pelea con el campo y la crisis financiera.

Fue el último discurso de Kirchner, que un mes más tarde murió en El Calafate.

Con ese registro sobre Kirchner, a quien Fernández referencia como una “figura central en mi pensamiento y mi vida política”, el Presidente vinculó el atentado contra Cristina con los mensajes de odio de sectores de derecha.

“Volvieron las viejos fascismos”, apuntó el presidente y lo describió como el marco que explica acciones de violencia como el perpetrado contra la vice. “De esos mensajes de odio son resultado lo que ocurrió con Cristina”, apuntó.

Trazó, en esa línea, una referencia: “no tengo problemas con las derechas democráticas pero no debe haber lugar para las derechas que promueven el odio”, apuntó Fernández y agregó que la misma objeción corre para las izquierdas extremas.

América Latina, “el continente más desigual del mundo”

Asimismo, el Presidente se quejó este martes de que los países de renta media, como la Argentina, quedan “absolutamente alejados del socorro internacional” y reiteró la necesidad de cambiar el sistema financiero mundial.

“Ayer (por el lunes) hablaba con Kristalina Georgieva (directora del FMI) y le decía que la pobreza no está sólo en los países pobres: el mayor porcentaje de pobreza lo tenemos los países de renta media, a los que nunca nos prestan atención, porque no somos ricos, pero tampoco somos pobres. Entonces quedamos absolutamente alejados del socorro internacional”, sostuvo el mandatario.

Al brindar la conferencia “Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana” en la Universidad The New School, en Nueva York, el jefe de Estado señaló que “la pandemia funcionó como un velo que se corre ante todos para dejar al descubierto el sistema injusto”.

En ese sentido, el Presidente indicó que América Latina “es el continente más desigual del mundo”, y consideró: “Este es el momento de cambiar esa realidad”.

“Los países centrales convocan a trabajar contra el cambio climático, pero ni el Caribe, ni América del Sur, ni África somos emisores de la huella de carbono. A la hora de resolver el problema, nos exigen igual que a todos, pero no nos dan los recursos que deberíamos merecer porque somos acreedores ambientales en el mundo del presente. ¿Quién nos presta atención? ¿Por qué nos exigen del mismo modo si no fuimos los causantes del problema?”, planteó.

Al incluir en su análisis de la situación mundial la guerra entre Ucrania y Rusia, Alberto Fernández subrayó que “la voz de América Latina debe estar presente” en las discusiones internacionales. “Fue algo que me impuse como parte de la política internacional de la Argentina y de la CELAC”, agregó.

“Es muy posible que América Latina acabe teniendo una oportunidad en esta guerra, porque se necesita producir alimento y energía. Claro que tenemos una oportunidad, pero no me gusta que sea producto de una guerra que se ha desatado. Porque las guerras no dan oportunidades. Encontrar una oportunidad en una guerra es convertirse en un miserable: nosotros no queremos eso, queremos desarrollarnos en un mundo en paz. No podemos permitir que la escalada bélica avance”, expresó.

Además, el mandatario alertó que los países deudores padecen “mucho más esta realidad”. “No hemos generado la deuda: la hemos heredado. Tenemos que repensarlo: no puede seguir existiendo el sistema de sobrecargos que triplican las cargas de intereses, no es posible que sigamos emitiendo DEGs para que queden en las arcas de los países poderosos. Tenemos que cambiar. El mundo nos ha dado una alerta a toda la humanidad”, expuso.

Y continuó: “La oportunidad que tenemos debe convocar nuestra ética y no es aprovechar las ventajas que una guerra nos da, sino exigir la paz para empezar a construir un mundo que nos incluya y nos permita salir ganando sin necesidad de que la sangre y la muerte se esparza por el mundo”. 

Al advertir sobre la inequidades sociales, Alberto Fernández se refirió al crecimiento de los espacios de derecha y lo vinculó con el atentado que sufrió la vicepresidenta, Cristina Kirchner, en la puerta de su domicilio.

“Muchos han perdido el horizonte de proyección de sus vidas, desesperan. Y en la desesperanza de esos, es donde siembran el odio, la violencia los viejos fascismos que vuelven a reaparecer en el mundo. Lo que pasó en la Argentina con Cristina hace pocos días es el resultado de ese odio y negarlo no nos hace bien. Eso no pasa sólo en la Argentina, sino en todo el mundo: uno ve cómo las derechas recalcitrantes en Europa avanzan”, finalizó.

PI

Etiquetas
stats