Bajo la sombra de Cristina, las organizaciones de base del FdT discuten cómo protagonizar la pelea electoral

Kicillof y De Pedro, esta semana, reunidos en Casa Rosada. ¿La fórmula cristinista para el 2023?

Si en la cabecera del Frente de Todos reina la frialdad entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en las bases de la coalición gobernante sube la temperatura para definir un futuro electoral. La figura de la vicepresidente sigue siendo preponderante entre las organizaciones oficialistas, pero de manera ambivalente: mientras algunos buscan cobijo bajo su sombra, otros se mueven para evitar que los eclipse.  

Alberto solista, Cristina testimonial y Massa con la botonera: el Frente de Todos encontró un orden para pensar 2023

Alberto solista, Cristina testimonial y Massa con la botonera: el Frente de Todos encontró un orden para pensar 2023

“Hay que salir a romper la proscripción de Cristina”, exigió públicamente Andrés “Cuervo” Larroque el miércoles pasado. La Cámpora no acepta una estrategia política sin su jefa, condenada por la causa Vialidad a seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos. La condena aún no está firme –casi seguro se apelará hasta llegar a la Corte Suprema–, pero por las dudas CFK ya ligó su “renunciamiento” al humor de la “mafia judicial”.

Después de la demostración de fuerza que hizo la vice en el estadio de La Plata en noviembre, Larroque le puso fecha a otra posible movilización kirchnerista: el 24 de marzo. “La militancia tiene que salir de ese estado de letargo. Hay que pasar de un momento gris en términos políticos y dar una demostración de fuerza. No podemos hablar de ningún diseño electoral con Cristina proscripta. No podemos dejar nuestras banderas, que son las del peronismo”, pidió el “Cuervo”, dando un mensaje hacia afuera y dentro del oficialismo. 

Que el “operativo clamor” tenga el día de la Memoria anotado en la agenda significa también disputarle la calle al macrismo y puntualmente al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El año pasado La Cámpora organizó una caravana a pie desde la ex ESMA hasta la Plaza de Mayo con Máximo Kirchner a la cabeza. “Es una ciudad que tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos desaparecidos y que directamente reivindican el accionar de la dictadura”, cuestionó en su momento.

Por ahora las intenciones del cristinismo son discursivas. El hijo de la vice todavía pasa sus días en el Sur. Y es una incógnita si la vice se mostrará con Lula da Silva durante su visita al país de este lunes y martes. La expectativa, según supo este medio, es que sea en su despacho del Senado durante hoy a la tarde.

Kicillof y Wado

Exclamando por Cristina, Larroque obvio alentar las posibilidades electorales del único camporista en el gabinete, Eduardo “Wado” de Pedro, que hace tiempo busca mostrarse como un dirigente de alcance nacional. “La fuerza tiene que estar puesta en sostener la candidatura de Cristina”, comentó a elDiarioAR un entornista del secretario de La Cámpora.

El martes pasado el ministro del Interior se fotografió con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para –en lo formal– “analizar el impacto negativo” que tendrá para Buenos Aires el fallo de la Corte que benefició al terruño de Larreta. “Nunca se sabe”, contestaron cerca de uno de los protagonistas ante la consulta de si la postal fue un globo de ensayo del modelo 2023 que tendrá el kirchnerismo. Una opción que se baraja es que encabece la boleta como senador por la provincia.

Hasta que la vice se “bajó”, sobraban las voces que aseguraban que uno de los pocos consensos en el FdT es que el mandatario provincial buscará la reelección. El propio Kicillof dijo que quiere buscar la reelección, pero que su decisión dependerá de la decisión colectiva que tome el FdT o, traducción de siglas, lo que mande CFK. En las encuestas el gobernador aparece como el principal “guardián” de los votos K. Cuando se lo mide junto a Wado, Kicillof lo triplica en el imán de votos, según adelantó este medio días atrás.

Sin el apoyo explícito de su propia agrupación, el ministro tiene la “banca” de otra base territorial kirchnerista para ser un presidenciable: Juan Grabois y su brazo político, el Frente Patria Grande. El dirigente del MTE, de hecho, lo puso como condición necesaria, sino se lanzará él mismo candidato.

Según supo elDiarioAR, Grabois está recogiendo los avales suficientes para lograr tener un sello nacional como plataforma electoral y en los próximos días terminará de definir un calendario de giras y recorridas por el interior del país. “Estamos haciendo todos los deberes para que Juan pueda ser candidato, si es que no es Wado”, confió un importante colaborador suyo. 

Grabois está convencido de que el FdT tiene que tener una representación electoral “de los sectores populares”. Se reunió hace poco con el Presidente y también se lo pide expresamente a la vice: “Si me toca ser candidato, sé que Cristina me va a apoyar”, dijo el domingo pasado en un acto en Mar del Plata.

El juego del Evita

Por fuera de la pelea nacional, Grabois teje también una estrategia electoral con el Movimiento Evita, quizás la organización oficialista de mayor peso territorial, con Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro a la cabeza. Con una paz sellada con CFK, la agrupación tiene el foco mucho más puesto en las peleas por intendencias del conurbano y el interior provincial.

En ese mapa aparece como distrito principal La Matanza. Patricia “Colo” Cubría –diputada provincial y esposa de Pérsico– busca arrebatarle el municipio de Fernando Espinoza y ya se aseguró el apoyo de Grabois: él es abogado de los militantes del Evita que fueron atacados violentamente a fines del año pasado por una patota vinculada al intendente.

San Martín es otro punto clave, donde el Evita postula al legislador nacional Leo Grosso para pelearle a Fernando Moreira, ladero del ministro Gabriel Katopodis. A mediados de diciembre los diputados Federico Fagioli y Natalia Zaracho –dos de los tres que tiene el bloque de Grabois– se mostraron en un acto con Grosso para sellar su acompañamiento. Antes, el dirigente del MTE había participado de una reunión a puertas cerradas que organizó el dirigente del Evita solo para la militancia: allí pidió explícitamente acompañar su candidatura local, sin pedir nada a cambio, según recogió elDiarioAr. 

Las ambiciones del Evita se expanden a Tigre, Vicente López, Ituzaingó, Berazategui, Marcos Paz y Presidente Perón. En el interior bonaerense, tienen referentes para disputar en Lobos, Chivilcoy, Suipacha, Navarro, San Nicolás, Rojas, Tandil y La Costa. Y también Tres de Febrero, donde ya se lanzó un aliado suyo en la UTEP: Daniel “Chucky” Menéndez, dirigente de Somos-Barrios de Pie. Hoy el único distrito que gobiernan es Moreno, con Mariel Fernández –de buena llegada con Cristina Kirchner–, quien buscará la reelección. 

Además el Evita también busca tener acciones en la pelea por la provincia. Antes de Navidad el “Chino” Navarro comió un asado con el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde. Al convite en el parque municipal de Lomas de Zamora asistieron, entre una treintena de dirigentes, Federico Otermín –actual presidente de la Cámara de Diputados de la provincia– y Juan Manuel Abal Medina, ex senador y jefe de Gabinete. 

“Martín es un dirigente que conoce mucho la provincia”, lo ponderó un evitero presente en el cónclave, pero anticipó que no hay nada cerrado aún y adelantó una temporada cargada de rosca: “Habrá muchos más movimientos durante el verano”.

MC/MG

Etiquetas
stats