Una mujer denunció que abusaron sexualmente de ella y le hicieron submarino en una comisaría cordobesa

El momento de la detención fue filmada por los vecinos

Como si fuera una ironía del destino, esta madrugada del 24 de marzo, Jésica S. y su hermano Heber S. fueron liberados tras ser detenidos el sábado pasado; al recuperar su libertad, la mujer denunció que en la Comisaría 13ª de barrio General Bustos, fue torturada y abusada sexualmente por un policía, además de que ambos fueron golpeados fuertemente.

La noticia se conoció en el matinal Despertate TV que se emite por Telefé Córdoba, cuando la mujer denunció que “en la 13, cuando yo ingreso, me agarra un policía, me tira los pelos para adelante y me empieza a pegar. Me entró hasta el fondo de la 13, me pegaba, me tiraba de los pelos, me decía 'puta, te gusta?', me pegaba, me llevó hasta el fondo y en eso veo que había como siete policías pegándole a mi hermano y yo empecé a gritar desesperada porque escuchaba de la forma que le pegaban”.

Jésica S. agregó: “Cuando llegué a la comisaría cerraron todo y se hizo una montonera de hombres, yo pensé que me iban a hacer cualquier cosa, fue mi primer susto. Nunca pensé que me iba a pegar de la forma que me pegó, obviamente que saben cómo pegarte”. La mujer contó además que uno de esos policías, el que la había llevado al fondo de la Comisaría 13, “me pega con la cabeza contra la puerta donde yo tenía que entrar, que es donde llevan a los demorados, me grita 'cállate puta' y me ahogó en un balde, me ahogaba, me puso la cara en un balde. Es más, antes de meterme en esa piecita, me metió los dedos y me decía 'te gusta, te gusta'. Después, entraron dos femeninas a la piecita y medianamente me trataron bien”.

Cecilia, sobrina de los hermanos detenidos y golpeados por la Policía de Córdoba, le contó a elDiarioAR: “todo empezó el sábado a la tarde, cuando mi tío cruzaba de la plaza de acá de Liceo –el barrio es Liceo III Sección, en el norte de esta Capital, pasando la avenida de Circunvalación y la Ruta 9 Norte- a la iglesia, iba a un velorio de un chico de acá del barrio, cuando se le cruzó un móvil policial y lo quiso detener. Mi hermano pidió que le explicaran por qué se lo querían llevar, que si le decían, él iba a subir, y ahí le empezaron a pegar”.

Una vecina llamó a la hermana del muchacho detenido y cuando Jésica llegó –vive a dos cuadras de la plaza-, les preguntó a los agentes qué sucedía “y vio que le bajan la capucha a mi tío y tenía toda la cara sangrando; entonces ella empieza a gritar, hace un escándalo, la quieren detener, le pega a un policía y tira un piedrazo contra el móvil”, detalló Cecilia.

La joven agregó que se armó una discusión y hubo forcejeos y que tras la detención de los dos hermanos “no nos dijeron dónde los llevaron” y cuando averiguaron que estaban detenidos en la Comisaría 13ª de barrio General Bustos “no nos dejaron verlos, ni nada, los tuvieron desde el sábado hasta hoy presos, sin darles de comer, sin abrigo y sin informarnos nada”.

“Mi tía está muy dolorida, le dieron una paliza y la abusaron sexualmente. Hoy fue al Polo de la Mujer a hacer la denuncia por lo que le pasó en la Comisaría 13, está filmado cuando les pegaron a los dos”, señaló Cecilia. El Polo de la Mujer es una organización estatal que recibe a mujeres en situación de violencia y, en caso de corresponder, la acompaña y traslada a la Unidad Judicial para realizar la denuncia.

En los videos filmados por los vecinos de Liceo III Sección se ve que el móvil en el que fueron llevados detenidos los dos hermanos es el 8810. La chica agregó que “mi tía si le muestran los policías, sabe quién la arrastró, le pegó, le metió la cabeza en el balde y la abusó”.

La propia víctima también contó en Despertate TV que “los policías me dijeron que me iban a agarrar en el barrio y me iban a hacer tragar los vidrios que rompí, yo me hago cargo de lo que hice”. Jésica denunció que en la Comisaría de barrio General Bustos también compartió detención con otras dos mujeres que habían sido torturadas.

El antecedente de Vanesa Ledesma

Hace 21 años, en febrero de 2000, Vanesa Ledesma, una travesti, fue detenida en las afueras del bar Afanancio de Catamarca y Ovidio Lagos de barrio General Paz. Dos móviles policiales llegaron al lugar, donde la mujer trans había protagonizado una pelea con su pareja. Los policías la golpearon y la llevaron detenida a la Comisaría 6ª de barrio General Paz en la avenida 24 de Septiembre, pero como estaba con la capacidad llena, la trasladaron hacia la Comisaría 13ª de barrio General Bustos.

Un detenido de esta comisaría declaró que vio cuando un policía le pegaba un rodillazo a Vanesa Ledesma. Cinco días después de su detención, fue encontrada muerta en su celda. Los activistas Nadia Echazú y Eugenio Cesano realizaron marchas denunciando el crimen a manos de la Policía de Córdoba y ese caso fue tomado por Amnistía Internacional como ejemplo de violencia institucional en el país a manos de fuerzas de seguridad.

En el año 2000, la Policía de la Comisaría 13ª torturó y asesinó a Vanesa Ledesma. En 2021, la Policía de la Comisaría 13ª tortura y abusa sexualmente de una mujer. Por suerte esta mujer está viva y puede contarlo, puede denunciarlo. Nada ha cambiado en dos décadas, pasan los hombres, pasan las mujeres, porque ahora hay una mujer al mando de la Policía; y las políticas represivas se repiten. Y lo más grave, es que este caso salta a la luz un 24 de marzo; ya dijimos Nunca Más al aparato represivo ilegal; pero parece que lo tenemos que seguir denunciando”, aseguró Cesano a elDiarioAR.

Eugenio Cesano es un histórico militante de los derechos LGTB, mientras Nadia Echazú, fallecida en julio de 2004,  fue una activista trans en Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires, con quien se formaron, entre otras, Lohana Berkins y Marlene Wayar.

El travesticidio de Vanesa Ledesma se cerró en marzo de 2002 sin culpables

Sobre la denuncia de abuso sexual y apremios ilegales de Jésica S., desde la Policía de Córdoba informaron oficialmente que “lo que nosotros tenemos es la detención de dos personas por resistencia a la autoridad, con tres efectivos lesionados y daños en el móvil; todo quedó registrado por las cámaras de los móviles”. Ni una palabra de la denuncia. Ana Becerra, titular del Tribunal de Conducta Policial –un ente mixto de civiles y policías-, tampoco respondió las preguntas de elDiarioAR.

GM

Etiquetas
stats