ATENTADO CONTRA CRISTINA KIRCHNER

Peritaje psicológico a Sabag Montiel: dijo que quiso “ajusticiar a una chorra” y que la planificación del atentado contra CFK fue “simple”

Fernando Sabag Montiel está detenido desde el 1° de septiembre cuando gatilló a la vicepresidenta Cristina Kirchner

elDiarioAR


0

Fernando André Sabag Montiel (35), el hombre que intentó asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que “el acto fue más simple de lo que todos creen”, que nadie se lo dijo y que “no tiene tanta mística”, según surge del perfilado criminalístico que fue incorporado esta semana al expediente judicial, en el que se consignó que el atacante es “narcisista” y se compara con el expresidente sudafricano Nelson Mandela.

Un testigo declaró que Sabag Montiel pudo haber intentado asesinar a CFK "por plata"

Un testigo declaró que Sabag Montiel pudo haber intentado asesinar a CFK "por plata"

La afirmación forma parte de un informe en el que intervinieron médicos legistas, psicólogos, psiquiatras; no implica una confesión; y, si bien robustece la idea de que los atacantes pudieron haber actuado solos, no conduce a los investigadores a abandonar las pistas que tienden a determinar si alguien lo manipuló, afirmaron fuentes judiciales.

Su referencia al intento de magnicidio llama la atención dado que hasta el momento Sabag Montiel nunca quiso declarar en indagatoria -el principal acto de defensa- y solo se había limitado a decir: “Brenda (Uliarte) no tuvo nada que ver y yo tampoco”, en referencia a su pareja, procesada como coautora del homicidio en grado de tentativa.

Para los investigadores sigue despertando más interés el perfil de Uliarte, que aparece como quien pudo haber manipulado a Sabag Montiel y como aquella que podría tener otro tipo de conexiones: de hecho creen que fue ella la que le hizo escribir una carta para pedirle al dirigente de la Nueva Centro Derecha Hernán Carrol que le designara un nuevo abogado.

El estudio, que tiene por objetivo poder meterse dentro de la mente del criminal para analizar sus actos, determinó que Sabag Montiel tiene una personalidad “narcisista”, que en su actitud se destaca la “pedantería” y la “vanidad”, y que su discurso es “engorroso, extravagante y tedioso”, según pudo reconstruir Télam de fuentes con acceso al expediente.

“El acto fue simple. Es más simple de lo que todos creen. No me dijo nadie. No tiene tanta mística, yo estoy tranquilo ahora”, afirmó Sabag Montiel según surge del informe que fue requerido por el fiscal Carlos Rívolo como parte del expediente que tramita ante el juzgado de la jueza María Eugenia Capuchetti.

El perfilado criminalístico realizado sobre Sabag Montiel a través de varias entrevistas, lleva la firma de un grupo de expertos en distintas disciplinas que forman parte de la Policía Federal Argentina (PFA) y fue elaborado en presencia de peritos de la querella, indicaron a Télam fuentes judiciales.

Las expresiones allí vertidas no tienen el valor de las que se sueltan en una declaración indagatoria y, menos aún, aquellas pronunciadas en un una declaración bajo promesa de decir verdad, pero podrían servirle al Ministerio Público Fiscal -que fue quien lo solicitó- cuando el caso llegue a juicio oral para referirse a los rasgos de personalidad del acusado.

El informe dice que “el sujeto conoce la prohibición de la norma”, es decir que tiene claro cuáles son las acciones que implican la comisión de delitos, pero que “no la cumple por estar convencido de su acto” que tiene que ver con “hacer justicia”: conoce la criminalidad del acto que se le endilga y “no sufrió merma alguna” en sus capacidades mentales.

Los peritos que elaboraron el perfilado destacaron que, en el intento de autojustificar el hecho por el que se encuentra detenido, Sabag Monitel utilizó las frases “ajusticiar a una chorra” y “provocar una reacción en el pueblo”.

Del informe incorporado al expediente surge que “las consecuencias de la acción” llevada a cabo el pasado 1° de septiembre “no fueron pensadas pero tampoco le interesaron” a Sabag Montiel quien, además, definió su actual estado de detención como “un aprendizaje”.

“Para mi estar acá es un aprendizaje para poder tener introspección y analizar. Esto es un aprendizaje”, afirmó el imputado que, según el informe, “cree que si bien la justicia es divina el paga por los errores de los demás y por los propios” y “se equipara con (Nelson) Mandela en su condición de recluso político”.

En el análisis integrativo de la evaluación psicodiagnóstico de los peritos, se sostiene que su personalidad es la de quien busca impresionar a los observadores; mientras que en el pasaje referido a sus ideas políticas se señaló que no mantuvo ideas políticas en particular y que odia a toda la política.

El informe lo coloca como una persona con “normal” capacidad de atención, su curso de pensamiento es también “normal” con “tendencia marcada a la disgregación” y sostiene que tiene ideas fijas en temas de salud, con carácter hipocondríaco y mágico (hace referencia a que un cura le tocó el pecho y eso tendría algún efecto).

Télam pudo saber además que el perfilado realizado sobre Uliarte, detenida y procesada como coautora del intento de magnicidio, arrojó menos información porque ella adoptó una actitud poco colaborativa con los peritos, aunque se concluyó que atraviesa un cuadro depresivo.

Los perfilados fueron realizados con la aceptación de las respectivas defensas oficiales de los imputados, mientras que en el caso Nicolás Gabriel Carrizo, supuesto jefe de ambos en el emprendimiento de venta de copos de nieve y procesados en la causa como partícipe secundario, rechazó que se lo hicieran.

La información ingresó al expediente en la misma semana en la que la vicepresidenta Fernández de Kirchner, que reviste la calidad de víctima y querellante, adelantó a través de su cuenta personal en la red social Twitter que va a recusar a la jueza Capcuhetti.

La dos veces exmandataria lo adelantó a través de un video en el que se sostiene que la magistrada “paralizó y boicoteó la investigación” cuando “aparecieron las primeras pruebas que involucran a la política con el ataque”.

La recusación estará basada en el manejo de la pista “Casablanca”, abierta a partir del testimonio de un asesor del Frente de Todos en la Cámara de Diputados que dijo haber escuchado al diputado nacional de Juntos por el Cambio, Gerardo Milman, hacer un comentario sobre el ataque antes de que ocurriera.

El testigo, un colaborador del diputado nacional del Frente de Todos (FdT) Marcos Cleri en el Congreso, declaró el 23 de septiembre: “Escucho con mis propios oídos que Milman dice 'textual: cuando la maten yo estoy camino a la costa' ”.

A partir de esa declaración comenzó un legajo de investigación reservado que permitió a la jueza Capuchetti y al fiscal Rívolo constatar a través de distintas medidas de prueba que el 30 de agosto (fecha señalada por el testigo) Milman había estado con dos colaboradoras (Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco) en la confitería Casablanca a la hora señalada en el testimonio.

Las diferencias entre la jueza y la querella surgieron el miércoles 26 de octubre cuando la magistrada se opuso a disponer la orden de secuestro de los teléfonos celulares de las dos colaboradoras que ese día concurrieron a los tribunales federales de Comodoro Py a declarar como testigos, algo que reclamó la querella.

Esta semana, los abogados que representan a la vicepresidenta en el expediente, José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, volvieron a reclamar la realización de esa medida, pero esta vez ante la Cámara Federal porteña a aunque a sabiendas de que “si había una prueba, esa prueba se perdió”, según afirmaron en la audiencia que presenció esta agencia.

“Intentar matar a Cristina Kirchner es un crimen político”, sostuvo Ubeira en esa audiencia en la que remarcó que la investigación no puede detenerse cuando aparece una pista política, para luego aseverar que “todo lo que apunta (en las investigaciones judiciales) al ala derecha del PRO es borrado”.

“Queremos explorar esta línea hasta las últimas consecuencias. Tenemos una sospecha fuerte, no podemos salir de esa sospecha si no se hacen las medidas”, sostuvo allí el abogado Aldazabal que además explicó que no se busca conocer las comunicaciones privadas de las testigos sino saber si existe en ellas alguna referencia al hecho que se investiga.

MB con información de agencia de noticias Télam

Etiquetas
stats