Club de París: Guzmán evitó el default y el punitorio del 9% pactado por Kicillof

El presidente Fernández, en diálogo con la canciller Angela Merkel. Alemania es el principal acreedor de la Argentina en el Club de París.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, logró evitar que la postergación de pagos al Club de París gatillara un punitorio del 9% retroactivo a 2014, año en que se había renegociado por última vez la deuda con ese grupo de naciones ricas. Cuando era jefe del Palacio de Hacienda, Axel Kicillof había aceptado ese alto nivel de punitorios como contrapartida a que el club aprobara un acuerdo sin cumplir su regla de que el país deudor tenga en vigencia un programa del Fondo Monetario Internacional (FMI). A esta altura, ese castigo por impago hubiese supuesto US$ 1.000 millones, adicionales a los 2.400 millones que se le deben al club. Pero Guzmán aceptó pagar 430 millones en dos cuotas, una el 31 de julio y otra el 28 de febrero, y consiguió patear los restantes 1.970 millones para marzo próximo, el mismo mes en que cae el primer vencimiento fuerte, de casi 3.000 millones, del préstamo récord que el FMI entregó al gobierno de Mauricio Macri.

En el Ministerio de Economía explican que el perdón del punitorio se alcanzó porque la renegociación del pasivo sigue abierta. En la oposición reflexionan que al Club de París tampoco le convenía un default a fines del mes próximo, cuando vencía el pago de los US$ 2.400 millones, y por eso prefirió cobrar ahora una parte, disculpar el punitorio y seguir dialogando con la mira en que en 2022 el gobierno de Alberto Fernández logre un acuerdo con el FMI. Además, las naciones ricas, entre las que destacan Alemania y Japón como principales acreedoras de la Argentina, consiguieron que el pago de ahora fuera similar a lo que se le abonará también este año a China, unos 445 millones. Sucede que los integrantes del Club de París consideraban inequitativo que el gobierno de Fernández saldara sus deudas con el gigante asiático y no con ellos.

AR

Etiquetas