El déficit fiscal primario de 2020 fue de 6,5%, menor al proyectado por el Gobierno y las consultoras

El Ministerio de Economía difundió los resultados fiscales de 2020

0

Marcado por los gastos extraordinarios generados por la pandemia de coronavirus, el año 2020 cerró con un déficit primario de 6,5% del PBI, por debajo del valor previsto en la ley de Presupuesto 2021, que lo ubicaba en torno al 8%, y algunos puntos menos que lo pronosticado por consultoras hace cinco meses. Se trata de un déficit primario de $1,74 billones, que escala a $2,2 billones si se contempla el pago de intereses de la deuda pública. Es decir, que el déficit financiero cerró el año pasado en 8,5% del PBI. 

Según el informe oficial de recaudación, publicado este miércoles por el Ministerio de Economía, el resultado final estuvo influido por una caída de ingresos equivalente al 0,7% del PBI y un aumento en los gastos del Estado del 3,5% del PBI para hacer frente a la pandemia. 

“Pese a que el gasto primario se aceleró debido a mayores transferencias corrientes y gastos de capital, su comportamiento interanual ha retomado a niveles registrados pre pandemia”, aseguraron fuentes oficiales. 

"El gran problema no es el déficit, algo que incrementó en todo los países del mundo por la pandemia y el desplome de la recaudación, sino la manera de financiarlo. Ahí la Argentina sí tuvo un problema, porque al no tener acceso a mercados de crédito gran parte se financió con emisión, con los $2 billones, equivalentes al 7% del PBI, que le dio el Banco Central al Tesoro. Más de 7 de cada 8 pesos que gastó el Estado fueron pesos nuevos", apuntó Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. 

Como punto positivo, destacó que la meta del 4,5% de déficit para este año "parece muy cumplible", aun con cierto resabio del efecto Covid-19. "Si se ajustan un poco tarifas y se eliminan algunos planes de emergencia, que es lo más probable, la situación fiscal va a mejorar", añadió. 

Si se lo compara con el año 2019, el déficit primario pasó de 0,7% del PBI en 2019 a 6,5% —es decir, subió 5,8 puntos porcentuales— y el salto del rojo fiscal fue de 3,5 puntos, al pasar del 5% al 8,5%.

El déficit primario de 6,3% resultó tres puntos inferior al promedio pronosticado por consultoras privadas, según un informe de la firma Latinfocus Consensus Forecast publicado en septiembre.

Los números de diciembre

Por otro lado, el registro publicado por el ministerio señaló que en el último mes de 2020 el ingreso creció 20,8%, mientras que el gasto avanzó 52,7%, lo que arrojó un resultado primario deficitario de $307.628 millones. Sin embargo, la recaudación creció en diciembre en términos reales por cuarto mes consecutivo.

Según se detalló, los derechos de exportaciones registraron una desaceleración producto del adelantamiento de ventas al exterior en el cuarto trimestre de 2019 y la baja de alícuotas anunciada en octubre de 2020 que afectaron los recursos tributarios del Sector Público Nacional. “Sin este efecto, los tributarios habrían crecido un 56% de manera interanual”, se explicó.  

El informe muestra una suba interanual de la recaudación del IVA de 61,6% en diciembre, del impuesto a las ganancias de 72,6% y del impuesto a los bienes personales, de 372,2%. Los aportes y contribuciones de la seguridad social, en cambio, se vieron afectados por las medidas de reducción de contribuciones patronales para las empresas en el marco del programa ATP.

Las rentas de propiedad también registraron una caída, de 26,3% interanual, explicada por una merma en las rentas de la Administración Nacional dela Seguridad Social como consecuencia de la suspensión de pagos de cuotas por créditos otorgados. A su vez, los recursos de capital mostraron una merma de 10,7% debido a que se dispuso discontinuar el financiamiento del Fondo de Garantía de Sustentabilidad para financiar el denominado programa de Reparación Histórica para los jubilados con sentencia judicial a favor, por lo general, con haberes más altos.

Por otro lado, el Estado registró en diciembre un gasto primario de $777.014 millones, 52,7% superior al mismo mes de 2019. “Si bien ha registrado cierta aceleración en el margen por el comportamiento de las transferencias corrientes al sector privado, público y gasto de capital, dicho guarismo interanual ha retomado a niveles registrados prepandemia”, insistió el informe. 

En particular, las transferencias corrientes registraron un incremento interanual de $153.010 millones (112,2% interanual), de los cuales $114.828 millones fueron percibidos por el sector privado. 

Los pagos en concepto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) ascendieron a $11.043 millones. Por su parte las asignaciones familiares aumentaron $22.326 millones, mientras que en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social se destacaron los aumentos del programa Alimentar (+$17.283 millones) y los montos destinados al programa Potenciar Trabajo y monotributo social (+$9.168 millones)

En materia de subsidios energéticos, sobresale el incremento en las erogaciones por asistencia financiera a Cammesa y al programa Plan Gas por $41.418 millones.

Las transferencias corrientes a provincias fueorn $40.405 millones, un incremento de $32.058 millones respecto a diciembre de 2019 (334%). Destacan mayores Aportes del Tesoro Nacional y convenios de asistencia financiera con provincias por $19.253 millones, compensados parcialmente por menores aportes de Anses para financiar cajas previsionales no transferidas

Por su parte, el gasto en inversión en capital (+$28.003 millones; 158% de aumento interanual) fue el concepto que, relativo a su tamaño, más incidió en la aceleración interanual del gasto primario. El Gobierno destacó el incremento de la inversión real directa destinada en gran parte a la Dirección Nacional de Vialidad, principalmente a la renovación del Ferrocarril Belgrano Cargas, Construcción y Pavimentación de las RN 19, RN 34 y RN 73 y los Centros Sanitarios Turísticos debido a la emergencia Covid-19.

MT

Etiquetas
stats