Avanzó un 6,9%, según el Indec

La economía creció a toda velocidad en el segundo trimestre, pero el Gobierno admite que caerá a fin de año

Un restaurante lleno en Córdoba.

El PBI creció a toda velocidad, 6,9%, durante el segundo trimestre del año, en relación al mismo periodo de 2021, afectado por la segunda ola de Covid-19. Así acumula un alza del 6,5%, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). La actividad económica entre abril y junio de este año estuvo 1% por sobre la de enero-marzo. Sin embargo, el propio Gobierno en su proyecto de presupuesto 2023 prevé que 2022 cierre con un aumento del 4%, que implicaría una caída a fin de año, que dejaría incluso un arrastre negativo para el siguiente. De todos modos, el 4% implicaría que la economía argentina crezca dos años seguidos por primera vez desde 2010/11. El pronóstico del equipo del ministro de Economía, Sergio Massa, para 2023 es del 2%, con un repunte en la segunda mitad, cuando ocurran las elecciones presidenciales.

En el año electoral, Massa ajustará en subsidios, pero también en ambiente, turismo y género

En el año electoral, Massa ajustará en subsidios, pero también en ambiente, turismo y género

En el segundo trimestre de 2022, antes de las turbulencias por los cambios en el Palacio de Hacienda, la inversión se expandió 18,8%; las exportaciones, beneficiadas por el alza de cotizaciones de granos por la guerra de Ucrania, el 9,3% y las importaciones, también influidas por el impacto del conflicto bélico en el encarecimiento de la energía, saltaron el 23,1%. Entre los sectores que más crecieron figuran los hoteles y restaurantes, tras el piso de la pandemia, el 53,9%; la pesca, el 24,1%; la minería, el 15,5% y el transporte (léase, logística) y las comunicaciones, el 11,5%, tres rubros ganadores que dejó la nueva era tras el coronavirus. En cambio, la actividad agropecuaria, afectada por la sequía que deterioró la cosecha gruesa de soja y maíz, cayó 5,2%, mientras que los servicios sociales y de salud, pasada la pandemia, se expandieron sólo 1% y el rubro financiero, con un mercado de deuda en pesos que ya en junio se enturbió, apenas subió el 2%.

En su último reporte mensual, difundido la semana pasada, la consultora FocusEconomics relevó que bancos y otras firmas privadas de la Argentina y el resto del planeta prevén para este país un crecimiento del 3,3% en 2022 y del 0,5% para 2023. A su vez, la inflación cerraría este año en 91,1% y el próximo, en 84%. Para 2022, los más optimistas para el PBI son la firma británica EMFI Capital, con una previsión del 4,9%; Economist Intelligence Unit, del grupo de la revista The Economist, el 4,6% y la inglesa Capital Economics y la peruana Credicorp Capital coinciden en un 4,5%. Entre los más pesimistas están la empresa norteamericana FrontierView, con una proyección de sólo 1,4%, que implicaría un fuerte derrumbe de la economía que por ahora no se advierte; la Unión Industrial Argentina (UIA) prevé apenas el 2% y el banco francés Société Générale, 2,1%. Cerca del pronóstico promedio del 3,3% se ubican el español Santander, la consultora MAP, de Juan Pablo Ronderos; Equilibra, de Martín Rapetti y Diego Bossio; los norteamericanos JP Morgan y Goldman Sachs, el Galicia, Fitch Solutions y FMyA, de Fernando Marull. Más cerca del vaticino oficial del 4% están los bancos británicos Barclays y HSBC.

AR

Etiquetas
stats