Los efectos de la crisis: 7 de cada 10 argentinos creen que van a ser más pobres en los próximos meses

"Ciencias Sociales en Tiempo Real" es una iniciativa de la Escuela IDAES/UNSAM en articulación con Programa PASCAL, la cual estudia la sociedad argentina contemporánea.

elDiarioAR


0

Un reciente relevamiento de la Escuela Interdisciplinaria de Altos Estudios Sociales (EIDAES) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) refleja como afecta la inflación en la vida diaria de los argentinos: El 69% de los encuestados cree que será más pobre en los próximos meses y que “bajará de clase social”, mientras que ocho de cada 10 personas aseguraron que no hablan de otra cosa en la familia y que tuvo que tomar ajustar los gastos para hacer frente al aumento de precios.

La caída del salario real: cómo opera la crisis y la inflación en el mercado laboral

La caída del salario real: cómo opera la crisis y la inflación en el mercado laboral

El informe, elaborado por Ariel Wilkis y Esteban Foulkes a partir de una encuesta sobre 800 casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires, analiza el efecto del alza de precios en las medidas de ajuste de las familias, el temor a que la profundización de la pérdida de poder adquisitivo lleve a un descenso de clase social, y las perspectivas económicas a futuro, entre otros temas.

 “La perspectiva de futuro es poco alentadora: la mayoría tiene incertidumbre sobre lo que va a pasar, pero certeza de su desclasamiento. Un 62% de las personas encuestadas respondió afirmativamente a la proposición 'no puedo pensar en el futuro'”, señaló el informe.

El estudio revela que el 83% de las personas encuestadas tuvo que tomar medidas de ajuste frente a la inflación. En ese sentido, el informe aporta que el 48% de las personas encuestadas aseguró que tuvieron que dejar de pagar cuentas, facturas o boletas, mientras que un 46% afirmó que tuvo que pedir dinero prestado.

A su vez, un 65% señaló estar de acuerdo con la afirmación de que “no hay tema más importante que la inflación”. Es así que el 82,6% afirmó que “habla mucho con su familia” sobre los aumentos de precios.

El ajuste en las economías familiares, la desorganización de la vida diaria y el temor al desclasamiento gobiernan de manera transversal la experiencia y el humor social frente a la inflación.

Escuela Interdisciplinaria de Altos Estudios Sociales / UNSAM

El informe destaca de que manera repercute la inflación en los bolsillos, en el orden cotidiano, en el tiempo dedicado a los vínculos y en las relaciones afectivas. El 78,6% siente que es muy difícil organizarse con los gastos diarios y el 70,7% admite tener que dedicar más tiempo que antes a la búsqueda de precios.

“La omnipresencialidad del fenómeno inflacionario hace que también sea un tópico que altera lo doméstico: el 82,6% siente que se habla mucho en familia sobre los aumentos de precios, 7 de cada 10 personas reconocen que la falta de dinero genera fricciones. La preocupación por el futuro de los precios alcanzaba al 83,8% de los argentinos”, precisó el relevamiento.

En otro tramo, agrega: “El ajuste en las economías familiares, la desorganización de la vida diaria y el temor al desclasamiento gobiernan de manera transversal la experiencia y el humor social frente a la inflación. En términos de demanda política se traduce en dos tendencias: un consenso social anti-inflacionario de corte fiscalista, instalado entre votantes opositores al gobierno del Frente de Todos, avanza sobre su propio electorado”.

Pero los investigadores también pudieron determinar de qué manera afectó en la población los cambios en el Gabinete:  “al mismo tiempo, el núcleo más leal de los votantes del oficialismo adhieren a un consenso social anti-inflacionario de corte distribucionista. Los primeros días de Sergio Massa frente al Ministerio de Economía transcurren buscando la fórmula mágica que resuelva la cuadratura del círculo en que se ha convertido la base social del Frente de Todos en el contexto de alta inflación”.

La perspectiva de futuro es poco alentadora: la mayoría tiene incertidumbre sobre lo que va a pasar, pero certeza de su desclasamiento.

Escuela Interdisciplinaria de Altos Estudios Sociales / UNSAM

De acuerdo con la investigación, “en un contexto de inflación creciente, todos pierden”. Sin embargo, “el tema es quién pierde más. Primero pierden los que ven afectado su poder adquisitivo. Trabajadores y jubilados ven cómo el ritmo del aumento de los precios es mayor y más veloz que los aumentos de los ingresos. Le siguen los más vulnerables: desempleados y jóvenes. Los ganadores, en cambio, se concentran para las personas encuestadas en dos actores: las empresas extranjeras y la oposición”.

Con información de agencia NA

Etiquetas
stats