El Gobierno defendió las medidas sobre la carne, pero los ruralistas no están conformes

Los ruralistas fueron a Casa rosada a escuchar las propuestas del Gobierno.

elDiarioAR

0

Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina, se mostró este miércoles disconforme tras la reunión del Gobierno con entidades ganaderas en la que se anunció la reapertura gradual de exportaciones de carne vacuna, rebajas de hasta 45% en los precios de cortes populares y un plan ganadero.

Carne: anuncian la reapertura gradual de exportaciones, rebajas de hasta 45% en los precios de cortes populares y un plan ganadero

Carne: anuncian la reapertura gradual de exportaciones, rebajas de hasta 45% en los precios de cortes populares y un plan ganadero

"Estuve ayer en la reunión y no escuché ningún acuerdo; escuché una decisión del Gobierno de hacer una reapertura parcial mediante DNU. Desde la producción no estamos conformes", aseguró Pino en declaraciones a El Destape Radio. Y agregó: "No estamos de acuerdo porque somos defensores del libre comercio, que las cosas tengan su normal desenvolvimiento, como siempre ha ocurrido; que el Gobierno tome estas decisiones, buscando una solución a un problema que ellos detectan, que es el precio de la carne, no es la manera".

Según el titular de la Rural, "le expresamos al Presidente que nos gustaría estar presentes en todas las mesas donde se discuta la realidad agropecuaria, porque somos representantes de los productores", al tiempo que detalló que el asado "no es un producto que se venda en todos lados de la misma manera; no soy quién para decir qué es caro y qué es barato, pero lo que sé, porque ando por la calle todos los días, es que lo que está flaco es el bolsillo de los argentinos. La plata no nos rinde porque estamos luchando con un 40 o 50 por ciento de inflación y eso se siente, no solo en la carne, sino en todos los productos", concluyó.

Ya en las últimas horas, Pino había manifestado desde la red social Twitter: "Creemos que “fue una reunión larga y amable pero fuimos a recibir un paquete con el moño puesto, sin posibilidad de cambiar el regalo. Le reclamamos al Presidente que nunca fuimos invitados a las reuniones donde se tomaron las decisiones”.

En el mismo sentido, Luis Miguel Etchevehere, exministro de Agroindustria del Gobierno de Juntos por el Cambio, calificó las medidas como "malas" ya que, argumentó, "nos hipoteca el futuro y solo beneficia a todos nuestros competidores; van a descorchar los brasileros, chilenos, australianos, no pueden creer el regalo que les acaba de hacer Alberto Fernández y la banda de irresponsables. Acaban de regalar 1.300 millones de dólares a los competidores. No hacen más que romper lo que funciona bien", reclamó.

En cambio, el ministro de desarrollo Productivo, Matías Kulfas, consideró que este mes con suspensión de exportaciones “sirvió para poder ordenar el funcionamiento del sector" y sostuvo que en el último año hubo “un aumento desmedido, injustificable, del precio de la carne; y necesitábamos frenar con prácticas especulativas que habían distorsionado el mercado".

En declaraciones a Futurock, el funcionario remarcó que el aumento de los precios “tenía que ver con aprovechar una diferencia cambiaria y no con el negocio de la carne en sí”, al tiempo que explicó que el plan presentado este martes por el Gobierno “tiene dos aristas: cuidar el bolsillo de los consumidores, garantizando carne a precios accesibles, y generar un plan ganadero, porque la solución en definitiva será aumentar la producción. No podemos permitir que el aumento de exportaciones sea en perjuicio de los consumidores argentinos", expresó. Según Kulfas, su cartera viene “trabajando con el Consejo Agroindustrial, donde todas las entidades están representadas; todos estaban en conocimiento de los principios que hemos planteado para el plan ganadero. Después, lo que hicimos fue tomar medidas; estamos abiertos al diálogo, pero siempre sobre la base de priorizar los hogares argentinos", sentenció.

Por su parte, Luis Basterra, ministro de Agricultura de la Nación, dijo que el país “hace treinta años que tiene los mismos indicadores de productividad, y eso hace que la oferta de carne haya oscilado dentro de márgenes que no han generado un aumento, con una población que crece y con una demanda creciente en el mundo". Y explicó: "Lo que se comunicó ayer fueron medidas de corto plazo, para mejorar la disponibilidad de carne en la mesa de los argentinos; y por otro lado, en función de la necesidad de articular instancias de Gobierno con los sectores productivos, para lograr niveles de producción y productividad mayores a los actuales".

En declaraciones a radio Continental, el funcionario argumentó que hubo planes provinciales “exitosos, que han aumentado la producción ganadera” y justificó que parte de la solución “está en el incremento de la oferta".

Asimismo, Basterra destacó que el sentido de restringir las exportaciones de algunos cortes “tiene que ver con cubrir consumos que en Argentina son culturalmente masivos. Una medida suspensiva, como la que se aplicó, no tiene resultados inmediatos; en ganadería la variación de precios y producciones tienen otras velocidades. Lo que hicimos fue parar la pelota para sentarnos a conversar y generar alternativas. Si se estabilizan los precios habrá apertura total de la exportación", concluyó.

IG

Etiquetas