Las importaciones subieron 53% en mayo a un valor récord, sobre todo por la energía, pero también por bienes de consumo y autos

Toyota Etios, uno de los autos importados que más se venden en la Argentina.

Cristina Fernández de Kirchner habla de un festival de importaciones, pero es un fenómeno que hay analizar en detalles. En mayo se batió un récord mensual de compras externas al alcanzar los US$ 7.870 millones, según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Pero la marca histórica tiene más que ver con los ingresos de energía, que crecieron 226,7%, en especial porque su precio se elevó 115,5% por la guerra de Ucrania, aunque también aumentaron las cantidades 51,3% por el crecimiento económico y el sobrestockeo de gasoil. En cambio, las importaciones de bienes de consumo y autos suben en menor proporción, aunque por encima del ritmo de expansión del PBI: 23,3% y 24,8%, respectivamente. A ese tipo de compras apuntará el Gobierno a la hora de controlar la salida de divisas.

Los ingresos de maquinarias se incrementaron 40%; los de piezas para esos bienes de capital, un 36,9% y los de insumos para la producción, 36%. Se trata de importaciones que, al igual que la energía, resultan imprescindibles para el crecimiento y la producción, dos elementos que el Ejecutivo quiere sostener.

Las exportaciones también crecen, pero menos: 20,7%, a US$ 8.226 millones. El aumento obedece a la suba de precios (+22%), también por el conflicto bélico, pero en este caso vinculado a los alimentos. Por el contrario, cayó 1% la cantidad exportada, sobre todo las ventas externas de productos primarios (-4%) y energía (-27,3%).

El saldo comercial continúa siendo positivo, unos US$ 356 millones, pero resulta un 78% menor al de mayo de 2021

El saldo comercial continúa siendo positivo, unos US$ 356 millones, pero resulta un 78% menor al de mayo de 2021. Una vez que pase la cosecha gruesa (la de maíz y soja) y de continuar en alza las importaciones, la Argentina pasaría a sufrir un déficit comercial en los próximos meses.

El nuevo ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, deberá poner el foco en las importaciones de ciertos bienes de consumo cuya importación subió fuerte en mayo: las de carne (66%), que ha provocado ya la queja de los productores porcinos nacionales; pescados (57%); frutas (48%); productos de perfumería, tocador y cosmética (18%); cauchos y sus manufacturas, incluidos neumáticos (40%); pasta de madera, papel y cartón (42%), lo que también generó protestas de los industriales locales; materiales textiles y sus manufacturas (40%); y perlas, piedras preciosas y bisutería (175%).

AR

Etiquetas
stats