Una calima “extraordinaria” enrojece España: el polvo africano llega con el aire cálido y afecta a la salud

Unas personas trabajan en Aguadulce, Roquetas de Mar (Almería) bajo los efectos de la intensa calima que ha cubierto de polvo sahariano buena parte de España.

Raúl Rejón

Madrid/elDiario.es —

0

España vive un “extraordinario episodio de calima”. Extraordinario “en intensidad y persistencia porque se va a alargar hasta el miércoles”, explica el vocero de la Agencia Estatal de Meteorología Rubén del Campo. El polvo también llegará a Holanda y el noroeste de Alemania.

La calima es un fenómeno natural que consiste, básicamente, en la llegada de aire cargado de polvo sahariano. Una corriente cálida del sur transporta las micropartículas que se levantan en el norte de África y viajan, en este caso, hasta la península ibérica y Baleares. No son raras. Entre 2004 y 2009 hubo intrusiones en el 30% de días en el sureste y en un 18% en centro de la península. Suelen ser menos intensas y más habituales en verano.

La causa hay que buscarla en la borrasca Celia que “impulsa vientos intensos del Sahara muy cargados de polvo porque, allí, también se han registrado vientos fuertes que ha levantado ese polvo”, cuenta Del Campo.

Este episodio ha sido muy notable para la población porque el polvo ha viajado en niveles bajos de la atmósfera, a menos de cuatro kilómetros, lo que ha provocado que se dejara notar, apuntan en la AEMET. “En otras ocasiones, iba en niveles altos y no se nota tanto”.

Una vez en las ciudades, esas partículas caen en un proceso que se llama deposición seca, y crea esa capa de polvo que se ha visto en los coches, las aceras o el mobiliario urbano. Además, en esta ocasión se ha producido también deposición húmeda al levantarse polvo con la lluvia leve.

Previsión para todo el 15 de marzo y más

La previsión en el Ministerio de Transición Ecológica es que la calima afecte todo este martes a la península ibérica y las islas baleares. En el sureste, este y el centro, las concentraciones estimadas pueden ir de 5 a 500 microgramos por metro cúbico de aire. El umbral a partir del cual la Organización Mundial de la Salud considera que la calidad del aire es desfavorable está en los 45 microgramos de PM 10. La predicción prevé que en el norte y el noreste, la concentración vaya de 5 a 200 microgramos y en las Baleares de 5 a 25 microgramos por metro cúbico.

Son partículas sólidas

La calima está compuesta por polvo, es decir materia mineral, que llega desde África. Son “partículas sólidas extremadamente pequeñas, invisibles al ojo humano”, dicen en la Agencia Estatal de Meteorología. Aún así, son “suficientemente numerosas para darle al cielo una apariencia opalescente”. Es lo que ha ocurrido estas últimas horas y todavía se alargará este martes. La AEMET explica que el término calima se utiliza normalmente cuando se constata una visibilidad reducida y una humedad relativa del aire por debajo del 70%. “El grado de humedad es lo que la diferencia de la bruma que está compuesta principalmente por gotitas de agua”.

Las calimas en España se deben a la llegada de polvo sahariano. Así que el polvillo marrón que se ve depositado durante estas horas proviene de África. Minerales que componen el suelo polvoriento que viaja por el aire, en este caso, hasta la península y las Baleares.

Viajan con aire seco del sur y son más propias del verano peninsular

Estos episodios ocurren cuando entra una lengua de aire cálido y seco que proviene del sur, es decir, de la zona sahariana. En la península, su época más habitual son los meses de junio, julio y agosto ya que la estabilidad atmosférica favorece este fenómeno. De ahí que esta calima haya llamado la atención por su época, por estar casi adyacente a la borrasca Celia y por extenderse por amplias zonas.

Afecta a la salud: reducir la actividad al aire libre

La Organización Mundial de la Salud advierte de que la partículas en suspensión “son el contaminante que afecta a más personas”. No todas las partículas en suspensión (las PM10 o PM2,5) son polvo africano, pero sí es uno de sus componentes principales. Esos minerales pulverizados “son la fracción dominante de partículas en oriente próximo y el norte de África”, dice la Organización Meteorológica Mundial. Y es lo que está viajando con esa lengua de aire hasta España.

Las partículas más pequeñas pueden penetrar profundamente en los pulmones cuando se respira aire cargado de este contaminante. Los problemas de salud en el aparato respiratorio son directos y el riesgo para las personas con alguna patología previa como asma o insuficiencia respiratoria, mayores. Por eso la principal recomendación sanitaria cuando se producen episodios de alta concentración de partículas, como los de calima, es reducir las actividades al aire libre, en especial hacer deporte.  

RR

Etiquetas
stats