Israel y sus flamantes socios árabes refuerzan su alianza regional en una histórica cumbre

Kibbutz Sde Boker (Israel).

EFE

Jerusalén —

1

Los jefes de la diplomacia de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin, Egipto, Marruecos, EEUU e Israel, sentados y posando todos juntos en el kibutz Sde Boker, en el sur de Israel. La foto habla por si misma y transmite el mensaje de unidad que caracterizó a la cumbre, que a partir de ahora se convertirá en un foro permanente.

El evento comenzó el domingo con una serie de encuentros bilaterales y continuó el lunes con una mesa redonda con los seis ministros participantes acompañados por sus respectivas delegaciones.

Frente común contra Irán

Si bien el contenido de esas conversaciones no trascendió, un portavoz de exteriores detalló a EFE que se centraron en asuntos regionales, el aumento de la cooperación y el avance en las negociaciones para reflotar el acuerdo nuclear con Irán, que preocupa a varios países participantes en la cumbre.

Recientemente, múltiples analistas han advertido sobre un creciente malestar entre algunos países de Oriente Medio y EEUU, no solo por sus diferencias en torno al acuerdo con Teherán sino también por lo que Washington ve como un respuesta demasiado blanda contra la ofensiva rusa contra Ucrania.

En este contexto, medios locales anticiparon que esta cumbre serviría para presentar una estrategia clara frente a Irán, algo a lo que hicieron alusión hoy varios de los ministros durante la conferencia de prensa que dio cierre al evento.

El primero en tomar la palabra fue Yair Lapid, ministro de Relaciones Exteriores israelí, que hizo referencia a la construcción conjunta de “una nueva arquitectura regional basada en el progreso, la tecnología, la tolerancia religiosa, la seguridad y la cooperación en inteligencia”. Según dijo, esta alianza otorgará “capacidades compartidas que intimiden y disuadan” a Irán y sus grupos satélite.

“Lo que los detendrá (a Irán y a esos grupos) no es la vacilación ni la conciliación, sino la determinación y la fuerza”, agregó.

Terminado el evento, un portavoz de Exteriores israelí informó a EFE que Lapid y su homólogo bareiní, Abdulatif bin Rashid, firmaron un acuerdo de cooperación, aunque no detalló si se trata o no de una colaboración en materia de Defensa.

Las declaraciones de los ministros árabes fueron menos explícitas en cuanto a la formación de un frente común ante Irán, pero destacaron la importancia de incrementar la cooperación para superar obstáculos y hacer frente a amenazas comunes.

Antony Blinken, secretario de estado de EEUU, país que fomentó la firma en 2020 de los Acuerdos de Abraham y la normalización de relaciones entre Israel y EAU, Baréin y Marruecos, habló de un “nuevo amanecer” en la región.

Aunque no hizo referencia directa al acuerdo nuclear con Irán, Blinken expresó la voluntad de trabajar juntos “para enfrentar los desafíos de seguridad en común y las amenazas, incluyendo las de Irán y sus satélites”.

La cuestión palestina, también presente

A diferencia de instancias similares en el pasado, los discursos del lunes hicieron múltiples alusiones a la necesidad de resolver el conflicto entre israelíes y palestinos, algo en lo que hicieron especial hincapié el titular de exteriores egipcio, Sameh Sukri, y el de Marruecos, Naser Burita.

“Estas conversaciones nos han dado la oportunidad de presentar visiones sobre cómo podemos progresar aún más en la obtención de nuestros objetivos comunes y de destacar la importancia del proceso de paz entre israelíes y palestinos”, apuntó Shukri, que al igual que varios de sus homólogos mostró su apoyo a la solución de dos Estados.

Tanto la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna en Cisjordania ocupada, como el movimiento islamista Hamás, que controla de facto la Franja de Gaza, expresaron su rechazo a esta cumbre, manteniendo la misma postura que han presentado desde la firma de los Acuerdos de Abraham.

“Las reuniones de normalización árabes (con Israel) sin poner fin a la ocupación israelí de Palestina son solo una ilusión, un espejismo y una recompensa gratuita para Israel”, señaló hoy Mohamed Shtayeh, primer ministro de la ANP.

El presidente de la ANP, Mahmud Abás, no realizó declaraciones públicas al respecto pero mantuvo hoy un encuentro en Ramala con el rey de Jordania, Abdalá II, que le transmitió que “la región no podrá disfrutar de seguridad y estabilidad sin una solución justa y completa al problema palestino”.

AGB

Etiquetas
stats