EL NEGOCIO DE LAS ELÉCTRICAS

Citan a indagatoria al empresario Mindlin y exdirectivos de Edenor por supuesta evasión y fraude con facturas truchas

En 2017, Marcelo y Damián Mindlin celebraba 10 años de cotización de Edenor en New York.

0

El juez federal Emiliano Canicoba citó a declaración indagatoria a los empresarios Marcelo y Damián Mindlin y a otros doce exdirectivos de Edenor por presunta evasión y defraudación a través del uso de facturas falsas, de acuerdo al documento al que accedió elDiarioAR.

El magistrado de San Martín indagará también a otros cinco empresarios y ejecutivos que habrían colaborado en la supuesta maniobra aportando las facturas apócrifas, confirmó una fuente judicial con acceso directo al expediente.

La investigación judicial se inició en 2017, pero estas son las primeras citaciones a los responsables de Edenor y de sus proveedores. Hasta el momento, la causa sólo tiene procesada a una contadora que trabajaba para algunos de estos proveedores investigados, informó una fuente judicial y quien siempre negó las acusaciones.

Canicoba sostuvo en la citación que Edenor habría utilizado facturas truchas de algunos de sus proveedores de tareas de mantenimiento para evadir impuesto a las Ganancias por casi $73,4 millones y evitar también el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por más de $51,2 millones entre 2017 y 2018.

La denuncia fue presentada hace cinco años por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), como ya informó elDiarioAR en 2020. El organismo sostuvo entonces que la maniobra habría sido mucho mayor y que, entre 2015 y 2019, un grupo de pequeñas y medianas empresas que oficiaban como proveedores de tres eléctricas habrían presentado facturas truchas a Edenor, Edea y Edelap por servicios con supuestos sobreprecios.

Una de las hipótesis de la investigación es que este circuito serviría para evadir impuestos y fugar divisas del país, una acusación que han negado tanto Edenor como Edelap y Edea.

Algunos de estos proveedores de las eléctricas fueron ingresadas en el registro de firmas apócrifas de la AFIP, lo que para el fisco significa que estas sociedades anónimas emitieron facturación falsa y no tienen la capacidad de brindar los servicios que facturaron a Edenor, Edelap y Edea. Sin embargo, Edelap y Edea no serían más objeto de la investigación, según informó a este medio una fuente de ambas compañías.

Otros de estos proveedores investigados están catalogados por el fisco como “usinas mixtas” de facturas falsas, según el expediente. Se trataría de empresas reales, pero que además de prestar servicios de obras y mantenimiento, tienen otro nicho: facturar con sobreprecios o inflar costos para permitir “la evasión o fuga de divisas”, explicó uno de los investigadores del caso. 

En 2019, los investigadores de la AFIP buscaban establecer si parte del dinero negro que generaban estas proveedoras con las facturas apócrifas regresaba en negro al cliente, es decir a las eléctricas.

Las compañías niegan las acusaciones y apuntan a sus proveedores —principalmente, prestadoras de mantenimiento y obras— como los supuestos responsables de “inflar costos” a través de la facturación apócrifa, según consta en la causa. 

“Esta causa surge por compra de facturas apócrifas hecha por una sola de las más de 1.000 empresas contratistas que le brindaban servicios a Edenor y son ajenas a la misma dado que la responsabilidad legal y tributaria corresponde a cada una de ellas. Es de destacar que con Edenor no hubieron irregularidades y se encuentran absolutamente al día habiendo cumplido el total de sus obligaciones tributarias. Los ex directores de Edenor niegan rotundamente cualquier evasión impositiva por parte de la empresa y se han puesto a disposición del juez para colaborar con el proceso”, respondieron allegados a los ex directores de Edenor.

La vieja gestión de Edenor sostuvo en 2020 ante la consulta de este medio: “Todos nuestros proveedores también están sometidos a los mismos estándares de registro y auditoría que Edenor utiliza en todas sus operaciones. Estándares nacionales e internacionales exigidos como compañía que cotiza en Bolsa tanto en Argentina como en Nueva York”, agregó entonces Edenor. En febrero de 2020, luego de haber sido allanada por orden del juez de San Martín, dijo a Perfil que dio de baja a algunos de los proveedores investigados.

Edenor cambió de dueños a finales de 2020, cuando los empresarios Mindlin vendieron las acciones de Pampa Energía a los empresarios Daniel Vila, José Luis Manzano, Mauricio Filiberti y un grupo de inversores. Es la distribuidora de electricidad en el área metropolitana norte de Buenos Aires.

ED

Etiquetas
stats