Denuncian que Córdoba redujo 33% las partidas alimentarias entre 2016 y 2020

Entre los años 2016 y 2020, el Gobierno de Córdoba redujo en términos reales un 33% las partidas presupuestarias para alimentar a los niños a través del Programa de Asistencia Integral de Córdoba.

“Entre los años 2016 y 2020, el Gobierno de Córdoba redujo en términos reales un 33% las partidas presupuestarias para alimentar a los niños a través del Programa de Asistencia Integral de Córdoba (PAICOR)”, reveló un informe de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de Córdoba que se presentó ayer a la tarde.

Según el estudio “Infancias y nutrición: ajuste presupuestario del PAICOR en la Provincia de Córdoba”, el PAICOR es el principal programa social que se implementa en esta provincia mediterránea y le da de comer a 270 mil niños y adolescentes, llevándose el 40% del presupuesto destinado a Promoción y Asistencia Social. Paradójicamente, este plan de asistencia depende de la Secretaría General de la Gobernación y no del Ministerio de Desarrollo Social. Además, la APDH reveló que “el Presupuesto destinado al PAICOR, equivale al 86% del gasto total del Ministerio de Desarrollo Social”. 

Este recorte tiene impacto directo en la población, dado que el último relevamiento del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) reveló que el 46,6% de los habitantes del Gran Córdoba son pobres, niveles que superan a algunos sectores del Conurbano bonaerense.

Alfredo Schclarek Curutchet, doctor en Economía y uno de los autores del informe de la APDH Córdoba le dijo a elDiarioAR que “en 2016 el Estado cordobés destinaba $ 24.052 por niño y en 2020 esa cifra bajó a $ 16.218 en términos reales y con los índices de inflación incluidos. Lo más grave que detectamos es que este ajuste se dio durante un período donde la pobreza aumentó fuertemente: el indicador de pobreza en niños de 0 a 14 años fue del 45,8% en 2016 y trepó a 57,7% en 2020. Hoy uno de cada dos niños cordobeses vive en la pobreza. El Estado cordobés en vez de desfinanciar al PAICOR debería haberlo reforzado, hizo todo lo contrario”.

El economista de la APDH Córdoba detalló que “el ajuste en el PAICOR tampoco se puede explicar totalmente por lo sucedido en 2016, cuando se decidió descentralizar el programa en los municipios. El PAICOR sigue estando centralizado a nivel provincial en las grandes ciudades, en especial en la Capital, donde se encuentra aproximadamente la mitad de los niños que reciben esta asistencia alimentaria”. Y agregó: “El gasto total en alimentos del PAICOR cayó casi 8% entre 2016 y 2020; mientras que la cantidad de beneficiarios del programa subió 37%, de 197.000 chicas y chicos en 2016, hasta 270.000 en 2020. Lógicamente este ajuste en el PAICOR significa peor calidad nutricional en la comida que se le dan a las y los niños cordobeses más humildes: menos carnes, verduras y frutas, y más harinas, carbohidratos y alimentos ultra-procesados”.

La cifra de 270 mil niños y adolescentes que hasta 2020 recibían alimentos es aproximadamente la mitad de los chicos que asisten a las escuelas públicas cordobesas. En 2021, la cifra de beneficiaros al PAICOR trepó hasta 310 mil niñas, niños y adolescentes, producto de la crisis por la pandemia de Covid-19.

El informe de APDH Córdoba señala que “entre los años 2016 y 2017 y entre 2018 y 2019 lo que vemos es que aumentó fuertemente la pobreza y principalmente la pobreza en niños. Este aumento de pobreza se tradujo en el aumento de la demanda de chicos escolarizados que asisten al PAICOR Coincidentemente en esos períodos se produjo el ajuste en las partidas presupuestarias del PAICOR”. 

Otro dato que se desprende del estudio “Infancias y nutrición: ajuste presupuestario del PAICOR en la Provincia de Córdoba”, es que en pandemia, durante 2020, “el presupuesto alimentario a través del PAICOR sufrió un ajuste del 10%, cuando debería haberse fortalecido la ayuda social a esas familias, por la paralización de la economía”.

Desde Angeloz

Cuando el radical Eduardo Angeloz se convirtió en el primer gobernador democrático en diciembre de 1983, decidió poner en marcha el Programa de Asistencia Integral de Córdoba (PAICOR) con el que buscaba darle un plato de comida a miles de niños cordobeses. Argentina venía de una dictadura cívico militar, donde la deuda externa había pasado en siete años de US$ 7.000 millones a US$ 45.000 y las políticas económicas de José Alfredo Martínez de Hoz habían pulverizado a las clases medias y bajas.

Juliana Huergo, nutricionista, investigadora del CONICET y doctora en Estudios Sociales sobre América latina, quien ayer participó de la presentación del informe “Infancias y nutrición: ajuste presupuestario del PAICOR en la Provincia de Córdoba”, opinó que “previamente al PAICOR existían las cantinas base en determinadas escuelas de barrios segregados de la ciudad, y también en algunas localidades y reparticiones del interior. En estas cantinas base se brindaba un plato de comida, un vaso de leche y estaba a cargo de una nutricionista. En esta época de transición a la democracia, en un contexto de una fuerte crisis económica y social, y en el marco de un perfil epidemiológico que en aquel entonces preocupaba, distinto al de hoy, que tenía que ver con la desnutrición en términos de bajo peso, de baja talla y anemia, esta cantina base no daba abasto para poder garantizar la alimentación en el marco de una gran demanda. En este cruce entre la educación y la alimentación, en 1983 se empieza a pensar el PAICOR como un programa transitorio, de emergencia, que inicialmente iba a tener una duración de ocho meses hasta que se reactivara la economía y las familias pudieran por sus propios medios garantizar las  necesidades de todos sus integrantes”.

Sin embargo, el PAICOR, que iba a tener una duración de menos de un año, hace 37 años que está en marcha. En 2014, cuando se cumplieron tres décadas de la puesta en marcha de este programa asistencial alimentario escolar, el entonces gobernador José de la Sota homenajeó al radical Eduardo Angeloz por la creación del programa. Y en 2017, a instancias del gobernador Juan Schiaretti, fue rebautizado “PAICOR  Eduardo Angeloz”. En el homenaje, el entonces legislador kirchnerista del bloque Córdoba Podemos, Martín Fresneda reivindicó la figura del ex gobernador radical por la creación del PAICOR: “Es bueno que se reconozca desde el bloque de la mayoría, incluso desde el Poder Ejecutivo, que el programa PAICOR es una política de Estado que viene de una gestión anterior y que hay que sostenerla”. 

Schclarek Curutchet advirtió que “la baja de la calidad alimentaria también produce un déficit atencional en el alumno, un chico mal comido no puede atender lo mismo que un chico con una alimentación saludable, si sumamos harinas y ultra-procesados y bajamos la ingesta de carnes, verduras y una dieta saludable, tenemos una baja nutricional que también impacta en la adquisición de saberes. Tenemos un mantel corto, donde el menor presupuesto y la mayor cantidad de beneficiarios repercute en su desempeño escolar. Y esta diferencia en la adquisición de saberes pondrá a este chico, en su etapa adulta en una posición inferior a la hora de lograr un trabajo, con salarios inferiores; entonces es una rueda de la que es difícil de salir”.

Respondió la Provincia

Tras la difusión del estudio de la APDH Córdoba, desde el Gobierno provincial emitieron un comunicado que sostiene que “ni PAICOR ni ningún otro programa social de la Provincia ha sufrido ajuste presupuestario alguno. Más aún, en estos últimos años, a la par del deterioro de las condiciones sociales de buena parte de la población de nuestro país, el Gobierno de la Provincia de Córdoba reforzó la atención a todos los grupos sociales que resultaron más afectados, tanto por los desaciertos económicos de los últimos gobiernos federales, como producto de la pandemia desatada por el virus COVID-19”.

Y agrega: “Particularmente en PAICOR, se han ido incorporando mejores y mayores prestaciones tanto en la cantidad de beneficiarios como en la calidad nutricional de sus prestaciones. Asimismo, se desarrollaron numerosas acciones tendientes a mejorar la gestión integral del programa, particularmente sus procesos de aprovisionamiento y calidad”.

El comunicado de la Secretaría General del Gobierno de Córdoba avanza y asegura que “es de destacar que el informe contiene datos erróneos y técnicamente mal procesados, como los parámetros utilizados para llevar los montos anuales a valores constantes que no son adecuados, ya que, por ejemplo, el servicio de racionamiento en cocido (+ del 50% del gasto) se actualiza ponderando 50% alimentos y 50% mano de obra. Analizar un programa alimentario únicamente considerando la evolución de sus erogaciones y beneficiarios es inadmisible. Hacerlo para un programa que se desarrolla íntegramente en las escuelas, partiendo del año en que lamentablemente estuvieron impedidas de abrir por la situación sanitaria, es absurdo”. 

Debatir en público

Desde APDH Córdoba ratificaron “las conclusiones, los datos y método de análisis empleados en nuestro informe ”Infancias y nutrición: ajuste presupuestario del PAICOR en la Provincia de Córdoba“, y rechazamos de este modo las críticas recibidas por parte del Gobierno provincial. Además, invitamos al Gobierno de la Provincia de Córdoba a debatir públicamente los datos y el método de análisis empleado en nuestro informe en la fecha y lugar que éste disponga”.  

El organismo defensor de los DD.HH. aclara que “los datos utilizados son datos oficiales provistos por las Cuentas de Inversión publicados por el Ministerio de Finanzas de la Provincia y la Dirección General de Estadística y Censos de la Provincia de Córdoba”; y advierte que “ahora mismo, miles de niñas y niños cordobeses sufren las consecuencias y privaciones de su situación de pobreza. Es una obligación del Estado provincial proveer de una alimentación adecuada para respetar sus derechos humanos. Nuestro informe pone en duda si el Estado provincial realmente está cumpliendo su obligación y es por ello que lo exhortamos a priorizar y fortalecer el PAICOR, no ajustarlo”.

GM

Etiquetas
stats