Joaquín de la Torre: "Santilli y Vidal fueron responsables de cómo se manejó la cuarentena"

Joaquín de la Torre, de campaña en la Provincia

1

Joaquín de la Torre hubiera preferido evitar la PASO bonaerense de Juntos. ¿Cómo? Con un candidato de unidad entre el PRO, la UCR, los lilitos y los peronistas no alineados con el Frente de Todos. Exministro de Gobierno de María Eugenia Vidal, De la Torre se opuso a la mudanza del porteño Diego Santilli a la Provincia. Esa maniobra impulsada por Horacio Rodríguez Larreta lo decidió a sumarse a la boleta del radical Facundo Manes. “Ahora ya está, estamos compitiendo y cada uno hace lo mejor que puede”, se resigna el precandidato a senador provincial. De origen peronista, integra la mesa política de Manes y es uno de los principales armadores territoriales del espacio. El exintendente de San Miguel se corre de los lugares comunes de la campaña y opina sin casete sobre la “inoportuna” reaparición de Mauricio Macri, la “asfixia” que genera el larretismo en sus contrincantes y el peronismo “cooptado” por el kirchnerismo. 

Usted fue muy crítico de la mudanza de Santilli a la Provincia. ¿Le hubiera gustado alcanzar una lista de unidad con el PRO?

Al igual que Jorge Macri, pienso que la interna fue un error. Ahora ya está, estamos jugando y cada uno hace lo mejor que puede. Pero no porque esté mal la interna en sí. Yo estoy de acuerdo con usar las primarias. Pero frente a las circunstancias de la Argentina y los errores no forzados del Gobierno, lo ideal sería enfocar nuestra inteligencia en encontrar las capacidades para resolver los problemas del país. No se pudo evitar la interna, pero ya está.

¿Por qué destaca que son errores no forzados los del Gobierno? 

Las declaraciones de Sabina Frederic sobre la inseguridad son muy tristes. Otro caso es la defensa de Alberto a la docente. La foto del cumpleaños en Olivos fue muy mala. Son errores no provocados por la oposición. Cuando gobernás, elegís entre distintos males. Pero estos son errores no forzados. No es que evitaste un mal peor. Distinto es lo de Tolosa Paz, que fue a propósito. Ella quiso provocar lo que provocó.

¿Piensa que esos hechos influyen en el voto o terminan siendo meras anécdotas?

Una de las chicas que recorre José C Paz me contó que escuchó todo el día hablar sobre lo de Tolosa Paz. Influye en la conversación. Lo de Frederic es más de la grieta, del circulo chico.

¿La foto del cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos impactó o ya se diluyó?

La foto de Alberto pegó y pegó mucho. En las reuniones por los barrios pregunté y todos me dijeron que era un desastre. Una chica se puso a llorar. Percibo un gran desencanto con el Gobierno. Quizás no pierdan, pero van a ganar menos diputados. Al día siguiente de la elección veremos las lecturas. No será lineal. Si sacan 36 puntos, terminará siendo una derrota aunque ganen. Habrá que ver las otras provincias grandes, como Santa Fe y Entre Ríos. 

Usted es un peronista histórico. ¿Qué descubrió en su paso por el PRO y su actual convivencia con los radicales? 

También estuve en el Frente Renovador. Me fui y no volví del peronismo. Es una decisión tomada mientras el kirchnerismo lo tenga cooptado. Como ministro trabajé con muchos intendentes radicales que son grandes personas y políticos. Tengo una relación cercana y una mirada parecida. Eso me alentó a sumarme al espacio de Manes. Uno viene de una formación distinta y hace hincapié en determinadas cosas. Ellos, en otras. Eso puede generar diferencias pero no son tan importantes. Convivimos. El otro día hicimos una juntada en San Miguel y cantamos las dos marchas. Fue lindo. 

Y sobre su paso por el macrismo, ¿qué rescató?

El PRO está viviendo un proceso de crecimiento y aprendizaje. Los dirigentes que vienen más de la política, como Federico Pinedo y Jorge Macri, tienen una mirada más parecida a la mía. Esteban Bullrich también. El PRO ganó la Provincia en 2015, cuando no lo esperaba nadie. Y ahora está en proceso de entender porqué la rifó.

¿Por qué cree que el macrismo rifó la Provincia?

Se lo dije a la exgobernadora: su peor error fue no desdoblar la elección. No tengo dudas de que ella ganaba. Lo decían los números. Hasta lo decía en privado Cristina Kirchner.

¿No es una teoría un poco indulgente con Vidal? La derrota por 16 puntos debió encerrar malestar con su gestión.

Primero, María Eugenia sacó más votos cuando perdió que cuando ganó. La votó más gente. Lo que pasa es que en 2019 tenías el peronismo unificado. Segundo, Vidal no hizo todo lo que tenía que hacer, pero dejó a la provincia mejor de lo que la que recibió de Daniel Scioli. ¿Estuvo a la altura de las expectativas? Seguramente no. Vidal creó un mito. Lo digo en el buen sentido. La gente creyó que era Superman. Y uno es bien humano y ella estuvo solo cuatro años. Tercero, no hicimos todo lo que la gente esperaba y podríamos haber hecho, pero mejoramos la gestión de Scioli. Todo depende de cómo veas el vaso.

Pese a haber tomado un préstamo récord con el FMI, Macri se metió en el debate sobre el endeudamiento. ¿Qué mirada tiene sobre esa discusión? 

Tiene trampa el tema de la deuda. Lo explica con paciencia Hernán Lacunza. Cuando recibís un país con superávit, no hay que pedir deuda porque te sobra la plata. Cuando estás endeudado y con déficit, tenés que tomar deuda para paliar el déficit y pedalear. Cristina recibió un país con superávit y deuda renegociada. Lo entregó con deuda y déficit. Macri hizo lo mismo con Cristina, pero con menos déficit. Alberto endeuda más rápido. ¿Es toda responsabilidad de él? No. Pero si miramos a Macri desde un punto fijo a fijo, miremos todo así. Pero es una discusión chiquita y con trampa. Discutamos por qué los gobiernos se endeudan, por qué gastamos más de lo que entra. 

¿Qué aspectos lo alejan del FdT? ¿Esa cooptación del kirchnerismo que mencionaba?

No comparto lo ideológico ni lo metodológico con el kirchnerismo. Por lo mismo me quejo de la mudanza de Santilli me hubiera quejado por la de Axel Kicillof. No conoce la provincia y toma decisiones como si la conociera. En lo ideológico, la Argentina necesita una mirada más seria y responsable. La política no es la responsable de la crisis, sí los políticos. 

El macrismo, sin embargo, construyó parte de su identidad a partir de ir en contra de la política.

La política fue puteada por el PRO en su momento, como si se pudiera resolver la crisis sin política. En el 83, Alfonsín decía que con la democracia se come, se cura y se educa. No ocurrió. ¿Es culpa de la democracia? No, de los políticos. Acá es lo mismo. Hagámonos cargo, no matemos la herramienta, fuimos malos.

¿Esa postura fue un error del PRO?

Fue errado lo del PRO en putear a la política. Por hablar mal de los políticos hablaron mal de la política. La idea era: ponemos 20 CEOs y lo resolvemos. No es fácil. La política es un instrumento valioso.

¿Qué tipo de político es Manes?

Pasan los años y uno se entusiasma con cosas nuevas. Se podrá criticar el discurso de Facundo, pero es el que Argentina necesita en el mediano y largo plazo. Veremos si es eficaz en las elecciones. Y tampoco hay que subestimar a la gente. Es el discurso correcto. La Argentina necesita reconstruir su sistema educativo, acoplarlo a la modernidad. Los políticos te dicen: así no conseguís votos. Lo veremos. La gente se cansó de los políticos que nos llevaron al tacho. La explosión de Javier Milei es eso. Hay un lugar para Facundo, si bien no es un dirigente clásico. Tiene la seriedad del que cree en lo que dice, de su vida y su experiencia. Y yo lo comparto.

¿Le parece peligroso el ascenso de Javier Milei?

No, para nada. Podemos tener una mirada distinta claramente, pero entiendo la necesidad de expresar cosas distintas. Es lo que nos plantea la gente. No nos pide que sigamos igual porque nos estrolamos. El tipo usa ese espacio. Dice cosas bravas para generar atención. 

¿Los insultos y agresiones no son un límite que se cruza? 

No voy a justificar ese tipo de comentarios porque yo no lo hago. Pero a veces la posición medio asfixiante que tienen por redes y medios los contrincantes de Milei en la Ciudad da un poquito de bronca. Yo no lo justifico, ni uso esos términos. Pero hay una asfixia que se siente.

¿Se refiere a la denuncia de Manes respecto al uso de recursos del estado porteño en favor de los candidatos larretistas? 

Vamos a ver cuando termine la campaña con detenimiento. Por el enojo que generó esa frase de Facundo, calculo que no los usarán. Pero hablé con gente cercana a Milei y ellos sienten eso. 

¿Ustedes sienten ese uso de recursos estatales porteños en beneficio de Santilli? 

Me gusta hablar mal del referí cuando gané el partido. Dentro del vestuario puedo decir otra cosa. No me refiero a Larreta, sí a los transmisores de noticias. 

¿Hay una cobertura desigual a Santilli y a Manes de parte de los medios de comunicación? 

Tengo esa sensación, pero no voy plantear la cosa hasta que termine el partido. Soy ex jugador de rugby y me eduqué así. Hay temas que se hablan en privado y en el vestuario. Eso no quiere decir que las cosas no sucedan, a pesar de que uno no las denuncie. Pero no vale llorar. Si perdiste, tratá de mejorar. Si no la culpa siempre lo tienen los otros. Le pasa eso a la Argentina. Y les está pasando a Santilli y a Vidal.

¿En qué sentido les pasa eso a Santilli y Vidal?

Ellos decían lo mismo que el Gobierno durante la cuarentena. Fueron parte de esa política. Ahora parece que el único culpable es Alberto. Hacete cargo de las decisiones que tomaste. Vidal fue más prudente porque no se sacó fotos con Alberto. Santilli y Vidal fueron responsables de cómo se manejó la cuarentena, y eso tuvo consecuencias. Los chicos no fueron durante un año al colegio. 

Gerardo Morales le exigió a Martín Lousteau más acompañamiento a Manes en la Provincia. ¿Ustedes sienten esa falta de respaldo de Lousteau?

No. Martín nos acompañó. Estuvo en Tigre esta semana, en Lomas la semana pasada. Yo lo veo.

Pero a la vez Lousteau tiene un acuerdo con Larreta en la Ciudad

Esa posición es incómoda. Margarita Stolbizer también tiene un acuerdo en la Capital con Larreta. Pero los veo bien, poniendo, no veo que mezquinen nada.

¿Percibe la posibilidad de que haya mucho voto en blanco y ausentismo en la Provincia? 

Es una posibilidad, ojalá que no pase. Hay gente con mucha bronca y tiene razón. Esa bronca se puede transformar de dos maneras: en rebeldía o en apatía. Si es apatía, favorece a los que están, los que nos llevaron hasta acá. Queremos rebeldía, que la gente proteste con su voto. Es momento de demostrar su enojo. No ir a votar es una forma, pero no tiene efecto. 

¿Qué radiografía hace de la situación socio-económica en las zonas más pobres del Gran Buenos Aires?

Se juntó todo. La gente siente que tiene cada vez menos posibilidades de tener un trabajo formal. El segundo punto es la falta de esperanza. Y colmó el vaso ver que los chicos no fueron al colegio por un año. La escuela es la herramienta que permitía a los padres tener el cinturón apretado, a costo de que haya educación para sus hijos. Tolerar restricciones, comer menos asado, si veía que eso beneficiaba en el futuro de sus hijos. Esto sacó la esperanza. La realidad es mala desde hace mucho: no importa si desde hace 20 o 30 años. Si ves una luz, te bancás la mala. 

Pero hubo años de crecimiento y generación de empleo en una buena parte del ciclo kirchnerista. Cristina habla de los “años felices”. ¿Es una idealización?

Veníamos del 2001. Hubo dos presidentes que habían sido intendentes. Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Son los dos que trabajaron sobre el déficit y crearon superávit. Mucho de lo bueno que le tocó a Cristina tiene que ver con ese proceso. Cuando se fue Roberto Lavagna, había 4 por ciento de superávit. Ella usó ese superávit para dar bienestar. ¿Hubo bienestar? Sí, por el esfuerzo que hicieron los anteriores. Pero agarró Argentina en un lugar y la entregó peor. 

¿Qué le parece la reaparición de Macri, metiéndose de lleno en la campaña?

La virtud de los políticos tiene que ser la prudencia. ¿Qué es la prudencia? La correcta lectura de la realidad, para tomar las mejores decisiones. Y la aparición de Macri no es prudente. 

¿Pero Macri le suma o le resta a Santilli en la Provincia?

Ellos son los mejores hacedores de focus group, encuestas y análisis. Ellos lo tienen analizado, yo no lo sé.

¿Qué quiere decir que la presencia de Macri no es prudente?

Significa que no suma en este momento de la Argentina.

AF