Nuevas condenas y repudios a la represión policial de Insfrán en Formosa

La Policía de Formosa reprimió una protesta contra nuevas restricciones

elDiarioAR

0

La violenta represión policial del gobierno de Gildo Insfrán contra manifestantes que protestaban por la vuelta a la fase 1 de la cuarentena en Formosa sumó nuevas condenas y repudios, desde la Iglesia hasta organismos internacionales de derechos humanos. En la capital provincial, los formoseños protestaron por la noche con bocinazos y cacerolazos.

"No puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales", señaló la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), en una carta enviada en la noche del viernes al obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, por los hechos que dejaron varios heridos y numerosos detenidos.

Los obispos apuntaron que "es preciso adoptar todas las medidas sanitarias que sean necesarias para combatir el Covid-19, dentro de la razonabilidad y conforme al contexto de su circulación, pero de ninguna manera puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales".

"Seguramente no faltarán caminos para que la Iglesia junto a otros sectores de la sociedad impulsen el diálogo y la amistad social que alejen definitivamente cualquier forma de prepotencia personal o institucional, propias de otros tiempos trágicos de nuestra Patria", indicó el texto.

La Gobernación de Formosa estableció el jueves que la capital volvía a fase 1 hasta el 18 de marzo, tras un nuevo brote de 17 contagios de coronavirus. La medida no cayó bien en amplios sectores de la población, especialmente en los comerciantes, ya que la restricción afectará las economías de sus locales. Luego de que los vecinos salieran a las calles, se produjeron enfrentamientos con la Policía, que reprimió a los manifestantes con balas de goma y gases lacrimógenos y dispuso vallados en inmediaciones de la Casa de Gobierno local. Varios manifestantes resultaron heridos por el accionar de los uniformados.

Por la noche, en la capital de Formosa se registraron bocinazos y cacerolazos, e incluso algunos comerciantes abrieron sus puertas, desafiando las medidas de restricción del Gobierno, según informó Infobae.

Entre los que reaccionaron a la represión estuvo también el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. "Me preocupan las graves denuncias de uso excesivo de la fuerza en Formosa", escribió en Twitter.

A la vez, Vivanco reaccionó al comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos, que repudió la represión, pero apuntó a los medios: "También preocupa el comunicado de la @SDHArgentina. Su aparente incapacidad para realizar un análisis despolitizado de la situación refuerza la urgencia de nombrar un Defensor del Pueblo independiente".

El organismo estatal salió el viernes a repudiar, mediante un comunicado, "la violencia ejercida por integrantes de la Policía provincial sobre los manifestantes que se concentraron frente a la Gobernación".

Pero agregó: "La permanente campaña de desprestigio llevada adelante por los medios hegemónicos de comunicación sobre el gobierno provincial, el constante boicot a las medidas sanitarias excepcionales para hacer frente a la pandemia, el uso político que algunos sectores de la oposición hacen de estos hechos, y la violencia desmedida de algunos manifestantes —que hoy incluso intentaron ingresar a la Casa de Gobierno provincial—, no justifican el uso desproporcionado de la fuerza policial en la represión de la protesta".

"Después de los hechos, la Secretaría de Derechos Humanos se mantuvo en comunicación con las autoridades provinciales y con organismos de derechos humanos locales para monitorear la situación de los heridos y los detenidos. El gobierno de Formosa se comprometió a iniciar investigaciones acerca del uso desmedido de la fuerza por efectivos de la policía provincial", culminó.

Ese mensaje fue retuiteado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien agregó: “El Estado debe garantizar la libre expresión pacífica de la ciudadanía. En momentos de angustia colectiva, tiene que primar la serenidad. La violencia nunca es el camino. Y mucho menos la violencia institucional”.

Según dijeron fuentes de Jefatura de Gabinete a elDiarioAR, Insfrán le anticipó a Cafiero que va a haber sanciones a los policías que participaron de la represión. El pedido de medidas contra los responsables de la violencia policial también partió del Ministerio de Seguridad a cargo de Sabrina Frederic, que a su vez expresó preocupación por lo ocurrido, de acuerdo con fuentes de esa cartera.

CB

Etiquetas
stats