PRESUNTAS NEGOCIACIONES INCOMPATIBLES

Parques Eólicos: declaró Mariano Macri ante el juez y dijo que no tiene pruebas contra su hermano

Macri, durante su presidencia, en la inauguración de un parque eólico en la provincia de Chubut. Investigan si su gobierno favoreció a las empresas de su familia.

Mariano Macri, hermano del expresidente Mauricio Macri, declaró este martes ante el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi en la causa en la que se investiga si el gobierno de Cambiemos benefició a empresas del Grupo Macri en la compra-venta de seis parques eólicos, confirmó a elDiarioAR una fuente judicial con acceso directo a la causa. 

El juez Martínez De Giorgi pidió que se investigue a Gianfranco Macri por presunta evasión impositiva

El juez Martínez De Giorgi pidió que se investigue a Gianfranco Macri por presunta evasión impositiva

El empresario estaba citado a pedido del diputado Rodolfo Tailhade (Frente de Todos) a raíz de las declaraciones que realizó en el libro Hermano, del periodista Santiago O’Donnell. En una breve audiencia vía zoom, que promedió los 15 minutos, Mariano Macri sostuvo que los dichos reflejados en la publicación fueron “comentarios, cosas que escuchaba, pero que de ninguna manera son pruebas”, según reconstruyó una fuente del caso.

“Como Presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados”, había dicho Mariano Macri en diálogo con el autor del libro. “En el caso de los parques eólicos, Gianfranco -que actualmente es la cabeza visible de las empresas de la familia Sideco y Socma- hizo de testaferro de Mauricio”, agregó en las entrevistas con O’Donnell.

Durante 2016, mientras Macri promocionaba la inversión en energías renovables y la transparencia en los procesos públicos, la empresa insignia de su familia, Sideco, armó una estrategia para entrar en el negocio sin pasar por licitaciones públicas. Sideco adquirió seis parques eólicos en la provincia de Chubut y en Miramar, provincia de Buenos Aires, en nombre de otras compañías (Usir Argentina, Sideli y Sidsel. Los compró a la empresa española Isolux por US$25,8 millones y los revendió meses después por US$ 95 millones, según la investigación publicada por Perfil en 2018. 

El juzgado buscaba interrogar a Mariano Macri en torno a sus dichos en el libro y solicitarle cualquier otra información y documentación relacionada con el caso, sostuvo una fuente judicial con acceso directo al expediente. El empresario sostuvo ante el juzgado que no podía declarar contra Mauricio y Gianfranco Macri porque “no sabe nada, ya que desde antes de 2013 no recibe información” sobre el funcionamiento del grupo de empresas familiares por lo que “no está en condiciones de aportar ninguna prueba”, agregó la fuente con acceso al expediente.

La causa

El expresidente no está imputado en esta causa. Hasta el momento, la investigación se centra en los funcionarios del área de Energía de su gobierno, quienes podrían haber incurrido en presuntas negociaciones incompatibles para favorecer a las compañías de la entonces familia presidencial, según el expediente. Ninguno ha sido indagado aún. 

Uno de los puntos centrales del caso gira en torno a los últimos dos parques adquiridos por Sideco. Isolux había sido denunciada por el gobierno de Cambiemos por maniobras de corrupción en una usina de Río Turbio, Santa Cruz, y estaba sumida en una profunda crisis financiera a nivel mundial. La empresa española anunció que se retiraba de la Argentina en octubre de 2016 y que vendía sus cuatro parques eólicos a dos compañías: Sidsel y Sideli. Poco después, el 25 de noviembre de 2016, Isolux volvió a ganar dos licitaciones más de parques eólicos (Miramar y Loma Blanca VI) con el gobierno de Cambiemos, a pesar de que el Ejecutivo sabía que la empresa no podía construirlos ni invertir en el país. Esos contratos, luego, fueron adquiridos por Sideco. La compra-venta de proyectos entre privados está habilitado por el sistema.

Sospechas sobre la maniobra

Según los registros oficiales, Mariano Payaslián, el contador de Sideco, había creado la firma Parque Eólico Miramar SA en marzo de 2016, ocho meses antes de que la licitación quedara en manos de la crítica Isolux y decidiera vender ese parque a Sideco. Gianfranco y sus socios incluso dotaron a la sociedad de una torre de medición de viento y contratos de usufructo sobre terrenos. 

La firma Parque Eólico Lomas Blanca VI SA fue inscripta por Isolux el 16 de junio de 2016, según los registros públicos. El contrato le fue adjudicado a la española cinco meses después.

Como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados.

En la causa ya declaró otro testigo vinculado al caso, Esteban Nofal, también a raíz de los dichos de Mariano Macri en el libro. “En el tema de las empresas de energía alternativa, tuve información por parte de Esteban Nofal, un amigo que se vinculó con ellos a partir de la representación de mi hermana y también porque me llevaba cosas a mí”, afirmó el empresario en declaraciones a O’Donnell. Según Mariano Macri, Nofal “hizo una intermediación en la compraventa de uno de los parques eólicos del grupo y se supone que ganó una comisión jugosa”.

Ante el juzgado de Martínez De Giorgi, Nofal declaró como testigo que efectivamente intervino como intermediario entre el Grupo Macri y la empresa china Goldwind, que adquirió la mayor parte de los proyectos de parques eólicos a la familia del expresidente, confirmó una fuente directa del expediente a elDiarioAR

Sin embargo, Nofal negó ante la Justicia haberle dicho a Mariano Macri que la Casa Rosada había interferido en las negociaciones entre Isolux y Sideco para “apretar” a la empresa española a vender sus inversiones por mucho menos dinero del que costaban, afirmó la misma fuente. 

Todas las operaciones vinculadas con los parques eólicos en las que participó la empresa Socma fueron informadas, controladas y aprobadas por muchas autoridades gubernamentales.

Las declaraciones de Mariano Macri en el libro publicado a fines de 2020 forman parte de unas 17 horas de grabación de los encuentros entre el periodista y el empresario durante seis meses, según contó O’Donnell, y se dieron en el marco de una disputa legal entre los hermanos Macri. El empresario inició una demanda en la Justicia Comercial para acceder a los libros de la comisión fiscalizadora de Socma, de la que es propietario en un 20%, ante sospechas por el manejo de la compañía por parte de su hermano Gianfranco.

Ante la publicación del libro, Mariano Macri también entró en litigio con el periodista e incluso logró que la jueza nacional en lo civil Marta Gastaldi le exigiera al autor las grabaciones de las entrevistas como paso previo a un juicio por daños y perjuicios.

Sobre las declaraciones de Mariano en el libro Hermano, una fuente cercana a la familia Macri desmintió al empresario: “No es cierto lo que dice”, sostuvo. “Todas las operaciones vinculadas con los parques eólicos en las que participó la empresa Socma fueron informadas, controladas y aprobadas por muchas autoridades gubernamentales”, agregó.

El expresidente dijo en una entrevista con Jonatan Viale que su hermano había decidido “canalizar sus broncas de manera equivocada” y aseguró que Mariano había sostenido “todas cosas falsas”.

ED

Etiquetas