Caso Chocobar/Entrevista

Ivone Kukoc: “Nunca victimicé a mi hijo, él tendría que haber respondido por lo que hizo, pero Chocobar no lo permitió”

Ivone Kukoc, madre de Pablo (18). Chochabar le disparó mientas huía tras haber robado a un turista en La Boca.

“Lo único que les quise decir a los jueces es que Chocobar no le dio a Pablo la posibilidad de defenderse en un juicio. Nunca victimicé a mi hijo, pero siento que tendría que haber podido responder por lo que hizo y Chocobar no lo permitió. Si hubiera sido al revés, si él hubiera matado a un policía, ya estaría cumpliendo una condena a perpetua o lo habrían matado en la cárcel. La Justicia no es igual para nosotros los pobres”. Ivone Kukoc es la madre de Pablo, el joven acusado de robar y atacar a puñaladas a un turista estadounidense en La Boca en diciembre de 2017. Esa mañana, el policía Luis Chocobar mató con dos tiros por la espalda al joven de 18 años cuando este intentaba escapar. Mañana se conocerá el fallo e Ivone arrastra hace unos días una ansiedad que no la deja dormir bien. “Espero que la decisión de los jueces sea la que esperamos. En el juicio quedó claro que Chocobar no fue un héroe. Llegó después del ataque, no recuperó la cámara y salió a disparar detrás de Pablo con intención de matarlo, no entiendo cómo lo transformaron en héroe”, señala.

El día del robo y la muerte de Kukoc, el turista estadounidense Frank Joe Wolek caminaba a pocos metros de Caminito. El hombre, que hoy tiene 57 años, paseaba a pie con su cámara de fotos, cuando Kukoc y un menor de edad le arrebataron la cámara y lo apuñalaron. Tras el ataque, los dos salieron corriendo. El más chico logró escapar, pero Kukoc fue cruzado a tres cuadras por otros dos jóvenes en moto y por uno que iba a pie, que le sacaron la cámara para devolverla y golpearon en la cara a Kukoc. En ese momento, el policía Luis Chocobar, que estaba de civil, llegó corriendo y comenzó a disparar al aire. Kukoc salió corriendo. 

“Lo corrió disparándole, a pesar de que ya no tenía la cámara y que no tenía un arma en la mano. Le tiró varias veces por la espalda, lo que hizo es ilegal. Pablo venía corriendo para mi casa”, explica la madre. Las pericias muestran que Chocobar disparó al menos siete veces, dos de ellas fueron las que impactaron en Kukoc, una en el muslo izquierdo y otra, la que provocó la muerte, en la parte baja de la espalda. 

“La defensa de Chocobar tuvo que mentir para intentar salvarlo. Dijeron que Pablo, en un momento de la corrida que, por supuesto, no aparece en las cámaras de seguridad, se dio vuelta y quiso agredir a Chocobar, que tenía una pistola en la mano. Luego, dicen que producto de eso le dispara en la pierna e inventa que Pablo corrió 30 metros hasta que cayó. A Juan Pablo, ese balazo le destrozó el fémur y se desplomó. Eso lo dicen para simular que estaban cerca, pero Chocobar siempre lo corrió de lejos. Un perito del Cuerpo Médico Forense explicó en el juicio que era imposible que Pablo caminara un par de pasos más. Después, los defensores de Chocobar se encargaron de atacar al perito”, explica Ivone lo que ocurrió en las audiencias.  

Usted sigue sosteniendo que Pablo no apuñaló al turista.

El turista dice en una primera declaración que el que lo acuchilla es el de tez clara, que es el menor que acompañaba a Juan Pablo.

No lo declaró en el juicio, ahí dijo que no lo podía precisar, que sintió como golpes de puño. 

Mi hijo no toleraba la sangre, no podría haber hecho eso. Pablo se quedó con la cámara, el que lo acuchilló fue el otro.

Pero a Pablo le encontraron un cuchillo en el bolsillo. 

Yo lo revisé por completo cuando estaba tirado, no tenía nada en el pantalón. Eso apareció luego. Es un cuchillo al que no se le pudo encontrar sangre. 

Lo del cuchillo en el bolsillo, en realidad sostiene la versión de que no lo tenía en la mano, lo opuesto a lo que dice la defensa del policía. 

Eso es un invento, nunca hubo peligro para Chocobar, de eso no hay dudas.

A unos pocos metros de la esquina de Suárez e Irala, Kukoc se desplomó sobre el asfalto. En las imágenes incorporadas a la causa, se ve que Chocobar llega detrás y que a los pocos segundos aparecen varios patrulleros. “Pablo quedó tirado a pocos metros de mi casa. Cuando yo llego a su lado, me le acerco y me dice: ‘No me dejes, mamá, llevame a casa, no me dejes morir’. Le veía sangre en la espalda y los dos agujeros de las balas. Le rogaba a los policías que llamaran a la ambulancia. Me informaron que la primera disponible se llevó al turista, la siguiente al policía y recién, a la hora de estar tirado, llegó una para él. Y no me dejaron acompañarlo. Al llegar al Argerich pasó lo mismo. Otra hora estuvo en la camilla. Yo les protestaba y me decían que tenía consigna policial, que ellos sabían lo que tenía que hacer. 

¿Tuvo contacto con el turista atacado en todo este tiempo?

No, solo lo vi en el juicio y en la televisión. Recé mucho por él, para que sobreviviera. A veces siento que en esos días recé más por él que por Pablo. Cuando me dijeron lo mal que estaba mi hijo y que iba a quedar postrado, le pedí a Dios que se lo llevara. 

¿Qué sintió cuando vio a Chocobar en el juicio?

Fue raro, ahora lo vi distinto. Más flaco. Dijo que se había separado. No lo vi bien. Yo no quiero venganza. Quiero que pague por lo que hizo. Él me privó de ver de nuevo a mi hijo. Quizás debería ir a verlo a la cárcel, pero él me obligó a que lo vaya a visitar a un cementerio. 

Siempre dijo que quería que el ex presidente Macri también la hubiera recibido. 

Para mí fue una desilusión tremenda. Yo lo había votado, confiaba en él. De repente sentí que él dejaba de representar al Poder Ejecutivo y había juzgado y absuelto a Chocobar. Yo quise que me atendiera a mí también. Para que escuche mi verdad, entregué una carta, pero nunca me respondieron. 

Tanto Macri como su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich defendieron de manera pública el accionar de Chocobar. De hecho, ella firmó una resolución que autorizaba a los miembros de las fuerzas de seguridad a disparar contra quien "se fugue luego de haber causado, o de haber intentado causar, muertes o lesiones graves". Así entró en vigencia el  "Reglamento General para el Empleo de las armas de fuego por parte de los miembros de las Fuerzas Federales de Seguridad",  que cambió de manera drástica los criterios de precaución que hasta ese momento debían tener los miembros de las fuerzas de seguridad antes de disparar con sus armas. A esta modificación, se la denominó “Doctrina Chocobar”.

El juicio contra Chocobar y el menor que también atacó y robó al turista se lleva adelante en el Tribunal Oral de Menores 2 de Capital Federal. La fiscal Susana Pernas entendió que Chocobar es autor del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en exceso del cumplimiento del deber” y pidió tres años de prisión. La querella, en cambio, solicitó una pena de prisión perpetua y el delito que le imputa es “homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones”. Por otro lado, la fiscal pidió 18 años de prisión para el menor acusado. 

AM

Etiquetas
stats