Se agravan los incendios forestales en Córdoba: al menos 40 cabañas incendiadas

El fuego en Intiyaco, en Córdoba.

Con tres focos de focos de fuego incontrolables combatidos desde esta mañana en el límite entre los valles de Calamuchita y de Paravachasca –en el sudoeste-, comenzó la temporada de incendios forestales en la provincia de Córdoba. Este mediodía, la temperatura superaba los 35°C, la sequía y los fuertes vientos hacían muy dificultosa la tarea de unos 90 bomberos voluntarios que trabajan por tierra, además de los aviones hidrantes y los helicópteros del Plan Provincial de Manejo del Fuego.  

Los focos principales están en la zona de Potrero de Garay y San Clemente en el valle de Paravachasca, muy cerca del dique Los Molinos y a 70 kilómetros de esta Capital; y en Intiyaco y Villa Berna, en el valle de Calamuchita, a 110 kilómetros al sudeste de la ciudad de Córdoba. 

El intendente de Potrero de Garay, Gerardo Martínez le dijo a elDiarioAR que por prevención se habían evacuado unos 80 vecinos, ya que algunas viviendas habían sido afectadas por el fuego. Más de medio centenar de bomberos trabaja en esa zona, con apoyo aéreo.

A las 16, el director de Defensa Civil provincial Diego Concha informó que más de medio centenar de bomberos trabajaban en el foco iniciado en Intiyaco y que se extendió hasta Atos Pampa, al norte del valle de Calamuchita; y que ese fuego provocó otro foco incontrolable en la zona serrana que va desde Potrero de Garay hasta San Clemente, quemando unas 40 cabañas: “El número exacto aún no lo tenemos, está todo en evolución, activo, hay mucho humo”. Algunas de las cabañas incendiadas pertenecen al barrio privado Potrerillo, forestado con pinos, un árbol extraño a la zona y de mucha peligrosidad por su combustibilidad.

El gobernador Juan Schiaretti en su cuenta de Twitter advirtió: “En este momento, dos focos de incendios afectan a nuestra provincia. En Potrero de Garay estamos realizando la evacuación preventiva por riesgo de interface. Quiero pedirles a las familias afectadas que por favor colaboren con el personal del Equipo Equipo Técnico de Acción ante Catástrofes (ETAC), bomberos, policía y defensa civil que está trabajando en el lugar. Tenemos en marcha el Fondo Permanente para Atención de Situaciones de Desastre para afrontar todos los daños materiales y ambientales que puedan ocurrir. En estos momentos, lo importante es salvar vidas humanas”.

El gobernador, también tuiteó: “Los medios aéreos y terrestres, con los que cuenta la Provincia, están trabajando en el lugar para mitigar esta situación”.

El concejal Sergio Favot, ex intendente de Villa General Belgrano, e integrante de la ONG Foro de los Ríos aseguró a elDiarioAR: “La situación está complicada, tenemos el fuego detrás de la Villa y afectó a dos loteos, Potrerillo y El Cóndor. Hay gente que por la pandemia se había ido a vivir a esas cabañas, hacía teletrabajo; y esta mañana tuvo que salir con lo puesto. No salvaron nada. Y otra gente todavía está en esos predios, tratando de luchar contra el fuego. La situación es terrible”.

Favot agregó que “está anunciado un cambio de clima para la madrugada, un frente frío, que seguramente ayudará a paliar la situación. Hoy el fuego está avanzando, incontrolable, con más de 30°C de temperatura y ráfagas de mucha intensidad”.

Ayuda de la Nación

La Casa Rosada informó que “el Servicio Nacional de Manejo del Fuego aportará dos aviones de tipo Air Tractor AT 802 del SNMF y un helicóptero con helibalde del Ejército Argentino, los que se espera que lleguen hoy al aeródromo de Villa Rumipal”. También señaló la Nación que “un grupo de combatientes de la Brigada Nacional permanecerá a disposición para intervenir a solicitud”.

Desde el Gobierno de Córdoba están analizando cómo su pudieron haber originado ambos focos. Una versión indica que podría ser consecuencia de la caída de un cable de alta tensión; mientras que versiones dadas por los bomberos señalan que se trataría de un foco intencional, como la mayoría del fuego que arrasa el bosque nativo año a año: “Le han arrimado fuego, es intencional”, acusó Marcos Zangl, jefe de bomberos de Villa General Belgrano a los medios locales, sobre el incendio en Villa Berna e Intiyaco. Villa General Belgrano y estas otras dos localidades están a pocos kilómetros de distancia entre sí.

Zangl agregó que “el fuego se inició pasadas las 5; nace de la trepada del puente de Intiyaco y sube. Hay mucho viento norte en la zona, el fuego está descontrolado y las condiciones climáticas son terribles”. Cerca de las 17 el fuego era incontrolable debido a los fuertes vientos.

Por su parte, Diego Concha indicó que “en Intiyaco las llamas se iniciaron cerca de las 7 y se desplazaron rápidamente dotaciones de los cuarteles de bomberos voluntarios de la Regional 7 de Villa Berna, Villa General Belgrano, Yacanto, La Cumbrecita, Santa Rosa y Potrero de Garay; con apoyo de tres dotaciones del ETAC”.

Concha advirtió que “lamentablemente para hoy, el índice de peligrosidad incendio en todo el territorio provincial será extremo. En el lugar afectado, las condiciones meteorológicas no son de las mejores; la temperatura irá en aumento, con muy bajo porcentaje de humedad y fuerte viento norte”.

Todos los fuegos el fuego

Desde hace décadas, los incendios forestales son una constante en esta provincia. Investigadores del Instituto Gulich -una alianza estratégica entre la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE)- confirmaron que entre 1999 y 2017 se incendiaron 770.000 hectáreas de serranías. 

Pero sólo el año pasado, en plena pandemia y con la circulación restringida por el Covid-19, en los meses de sequía que van de marzo a octubre, se perdieron a manos incendios intencionales más de 350 mil hectáreas de bosque nativo. Desde el colectivo Córdoba Nuestra Tierra Lucha señalaron que “en los últimos 22 años se perdió un millón de hectáreas de bosque nativo. Para que se dimensione el ecocidio, el territorio arrasado es similar a 17 veces la superficie de la ciudad de Córdoba. Y ahora estamos de nuevo padeciendo el mismo ataque al ambiente. No es casual que hoy nos encontremos con tres focos independientes a una distancia de más de 20 kilómetros entre frente de fuego y frente de fuego; la teoría del cable de alta tensión no cierra por ningún lado. Incluso, los sectores afectados son loteos que ya habían sido arrasados por el fuego años anteriores”.

Hace casi un año, el 23 de agosto de 2020, cuando los incendios de bosque nativo asolaban Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti culpó al clima: “Cordobeses, el clima nos castiga por ser un año tan seco y con mucho viento. Estos factores están disparando importantes incendios en distintos puntos de nuestra provincia, por eso les pido a quienes estén ante esta situación, que hagan caso a las indicaciones de nuestros bomberos y defensa civil, que están haciendo un esfuerzo enorme”, tuiteó esa vez el mandatario cordobés.

Y en octubre, cuando el fuego arreciaba y el Gobierno provincial se negaba a pedir ayuda de la Nación; la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM) que dirige el biólogo Raúl Montenegro, denunció penalmente al gobernador “para que se lo investigue por haber demorado en forma injustificada el pedido de apoyo a otras jurisdicciones, lo cual impidió contar con Bomberos Voluntarios y tecnología suplementaria para apagar fuegos. A raíz de esa demora en declarar la emergencia Roja, durante buena parte de los 10 días en que solo actuó el Plan Provincial de Manejo del Fuego fue evidente que los incendios excedieron la heroica capacidad de trabajo de los Bomberos Voluntarios y la insuficiente disponibilidad de aviones hidrantes. Poco le importó al gobernador el agotamiento de los Bomberos Voluntarios y la atroz cantidad de hectáreas quemadas”.

GM

Etiquetas
stats