Femicidio en Rojas

"No apto para prestar servicio": el dictamen psiquiátrico sobre el asesino de Úrsula

Matías Ezequiel Martínez

Matías Ezequiel Martínez, el uniformado acusado de asesinar de al menos 15 puñaladas a Úrsula Bahillo, ingresó a la Policía bonaerense en septiembre de 2015, luego de un curso de formación express de cinco meses, uno más de 40 mil jóvenes que se incorporaron en esos años y que, por sus trajes color azul francia, fueron apodados "pitufos".

Rojas, un pueblo que hizo silencio para despedir a Úrsula

Rojas, un pueblo que hizo silencio para despedir a Úrsula

En servicio, Martínez tuvo varios traslados por problemas de integración y conflictos con sus compañeros, acumuló sumarios por desobediencia y falta de respeto a sus superiores y, según el detalle que reconstruyó elDIarioAR de fuentes oficiales, fue objeto de varias denuncias por violencia de género. Por una de ellas, desde el 8 de septiembre del 2020 está con "carpeta psiquiátrica".

El legajo interno de Martínez, oficial de 25 años, es un compendio de elementos críticos, una sumatoria de problemas que llevó a una junta médica de la Bonaerense a dictaminar que era "no apto para prestar servicio". Por eso, ordenaron que se le quiten el arma reglamentaria y el uniforme. Quedó sin tareas efectivas aunque, por un mecanismo jurídico habitual en la fuerza, continuó cobrando su salario.

"Nunca debió ser policía", confió a este medio un funcionario del Ministerio de Seguridad bonaerense, la cartera que conduce Sergio Berni.

Aunque se le inició un sumario y una investigación interna, Martínez no llegó a ser sancionado

En el dossier policial que registra la "historia" de Martínez como uniformado, la primera una denuncia por violencia de género está datada en 2017 y fue realizada por una mujer que, por entonces. era su pareja. Aparece, además, un registro de desobediencia, el inicio de un sumario por falta de respeto hacia una oficial superior.

Aunque avanzó la una investigación, Martínez no llegó a ser sancionado. El procedimiento de Asuntos Internos establece que el auditor investiga y luego cita al involucrado para que haga su descargo. Ese proceso comenzó en junio: Asuntos Internos recomendó una suspensión por 60 días, pero -cuando concluyó esa instancia, en septiembre del 2020 y se le cursó una citación para que comparezca- Martínez había solicitado "carpeta psiquiátrica", en el marco de una denuncia de ataque sexual radicada en la justicia de Mercedes.

El jueves, circuló la versión de que Martínez había sido exonerado en 2018 y reincorporado en el 2020. El dato surgió de la nómina de policías exonerados que es de acceso público y figura figura en el sitio de Ministerio de Seguridad bonaerense. Allí figura un Matías Ezequiel Martínez como expulsado en 2018 por "violencia policial". Ante la consulta de elDiarioAr, la información fue desmentida por la cartera que indicó que se trata de un homónimo que se desempeñó en la comisaria Segunda de La Matanza este.

En los últimos meses figura un hecho relevante en el legado del uniformado: la acusación sobre una presunta agresión sexual a una menor de edad, causa que está en proceso en la Justicia ordinaria y que se encontraba a punto de presentar novedades, tras una serie de medidas de prueba del Ministerio Fiscal.

En paralelo, Martínez tenía una citación pautada para el 17 de febrero por una causa de denuncias radicada por Úrsula mientras que otro expediente -por agresión a Belén Miranda, una expareja- tenía fecha de inicio de juicio oral para el 18 abril.

"No fue protegido por la fuerza: tenía una relación difícil con los superiores y con sus compañeros, por eso fue trasladado en varias ocasiones", indicó una fuente de Seguridad bonaerense y citó que, antes de su último destino (en San Nicolás), estuvo en Rojas y Pergamino.

En Seguridad compilan, además, algunos de los episodios ocurridos en los días previos al crimen de Úrsula, dos denuncias realizadas en el mes de enero y otra efectuada en febrero, tal como Úrsula le contó en un contacto de WhatsApp a Belén Miranda. Hubo, además, un pedido desesperado de la madre el sábado previo al asesinato en la comisaría de la Mujer de Rojas. La causa debía derivarse al Juez de Faltas que, según la información oficial, no estaba de guardia el fin de semana, por lo que debía repetirse el día lunes.

Úrsula Bahillo no tuvo lunes.

PI

Esta nota fue republicada el viernes 12 a las 15.12 con precisiones sobre la confusión en torno a un homónimo de Martínez que fue sido exonerado en 2018: La información oficial recogida por elDiarioAR refleja que se trata de dos personas distintas. Los detalles en la siguiente imagen.

Etiquetas