Informe

Tinelli, crónica íntima de otra caída anunciada: deja San Lorenzo entre magros resultados deportivos, crisis institucional y debacle económica

Marcelo Tinelli

Marcelo Tinelli renunció ayer a la presidencia de San Lorenzo. Anunció su decisión a través de sus redes sociales. El conductor había llegado la vida política del club hace diez años, en 2012, en plena crisis. El escenario que deja es muy parecido al de entonces

Marcelo Tinelli renunció a la presidencia de San Lorenzo

Marcelo Tinelli renunció a la presidencia de San Lorenzo

Entre 2006 y 2009, Tinelli integró el Consejo de Fútbol y fue presidente del Departamento de Marketing de San Lorenzo. También era parte de un grupo inversor que acercaba jugadores. En 2012, San Lorenzo estaba endeudado y a pesar de que era de los clubes que más ingresos tuvo en la primera década del 2000, con 74 millones de dólares, en 2012 registraba un pasivo corriente de 162.931.331 millones de pesos. En ese año caótico, el equipo de Boedo era dirigido por Ricardo Caruso Lombardi, y venía de salvarse del descenso directo y de ganar la promoción ante Instituto de Córdoba.  

La negativa de Tinelli de no involucrarse en política duró poco. Tras la renuncia del presidente Carlos Abdo en 2012, el club quedó acéfalo y Tinelli orquestó una Comisión de Transición que duró unos meses. En ese lapso, convocaron a elecciones para terminar el año de mandato que le quedaba a Abdo. Matías Lammens, un abogado de 32 años que manejaba una distribuidora de vinos, fue elegido presidente provisorio. Hoy, diez años después, Lammens es ministro de Turismo y Deportes de la Nación. 

El futuro se mostraba prometedor: Tinelli era un exitosos hombre de los medios y, en condición de vocal primero del club, garantizaba ingresos y contactos. Con la conformación de la Comisión de Transición se decidió que haya elecciones anticipadas. La lista San Lorenzo Siglo XXI, que tenía como presidente a Lammens y vicepresidente a Tinelli, se impuso en las elecciones con más del 80% de los votos

El mismo día en que se hicieron cargo del club llegó un embargo de un ex jugador de hockey de la institución. “Qué lindo debut en San Lorenzo! Llegamos y Trivisonno nos mandó un embargo! Gracias por su amor al club! Y tiene la concesión del bar! Es joda”, tuiteó Tinelli. Pero el conductor era optimista: decía que el club era importante no sólo por el fútbol, sino por el costado social de la institución. “Tenemos junto a Matías la gran obligación de sacar a San Lorenzo de este mal momento”, dijo en conferencia de prensa.

Una de las pocas alegrías de ese caótico 2012 fue el 15 de noviembre. La Legislatura porteña votó la Ley de Restitución Histórica que le devolvería a San Lorenzo las tierras del barrio de Boedo, donde estaba ubicado el Viejo Gasómetro, estadio que fue obligado a vender ante las presiones del brigadier general Osvaldo Andrés Cacciatore, intendente porteño durante el último gobierno militar. Luego, la empresa Carrefour adquirió el terreno para construir su primer hipermercado de la Argentina. Al año siguiente, San Lorenzo salió campeón del torneo local.

Tinelli nunca dejó de lado su carrera televisiva. ShowMatch siempre fue su prioridad. La primera licencia no oficial que solicitó como vicepresidente fue en 2014, luego de un partido en que San Lorenzo empató con Independiente del Valle y complicó su clasificación en la Copa Libertadores. En su cuenta de Twitter, el conductor dijo que no podía “estar full time”.

Con Tinelli de licencia, el Ciclón ganó por primera vez la Libertadores. Edgardo “Patón” Bauza era el entrenador. Ese título lo habilitó a competir en el Mundial de Clubes y enfrentar al Real Madrid. Luego, en 2015 San Lorenzo le ganó la Supercopa a Boca.

Carlos Canissa, periodista de elplateista.com, dice que la relación entre Tinelli y Lammens empezó a ser cada vez más tirante: “Lammens empieza a crecer en dimensión política, en gestión del club y eso genera grandes problemas de ego. Después de esos problemas empezamos a ver en San Lorenzo una grieta, una división de la gente, los que estaban detrás de Matías y los que estaban detrás de Marcelo. Y se iban tirando piedras”.

Con los campeonatos, con Matías Lammens como la cara visible de esos logros, la relación empezó a ser diferente. “En el 2014 a San Lorenzo le costó mucho ganar esa Libertadores, sobre todo en la fase de grupos. Tinelli en un momento decide alejarse del día a día con aquella licencia no oficial. Con la Copa ganada, Tinelli vuelve para no perderse el festejo. Y eso nunca se le perdonó”, agrega Canissa.

No sólo en el fútbol se daba lo bueno. En 2015, tras gestiones de Tinelli, el básquet consiguió una plaza para jugar la Liga Nacional después de 30 años. Era un equipo de figuras y arrancó una racha imparable: cinco Ligas Nacionales consecutivas, un Súper 4, dos Supercopas LNB, dos Ligas de las Américas como anfitrión en las finales y el Súper 20. San Lorenzo logró un hito: ser el primer equipo argentino en jugar contra uno de la NBA. Fue contra el Toronto Raptors en 2016. Y mientras se repartía entre la tele, el fútbol y el básquet, llegó el segundo pedido de licencia de Tinelli, en 2017 por un pico de estrés. “Después de muchos años, siento la necesidad de alejarme del mundo del fútbol por un tiempo”, dijo.

No estaba ligado al fútbol sólo por San Lorenzo, porque en paralelo tenía otras ambiciones. En 2014 fue designado director de comunicaciones de la AFA. En 2015 fue candidato a presidente de la AFA y enfrentó a Luis Segura, elección bochornosa en la que empató por 38-38 en la que votaron 75 asambleístas. En 2017 fue elegido presidente de la Comisión de Selecciones Nacionales del fútbol argentino. Tinelli quería estar en todos lados pero a la hora de elegir su prioridad era la televisión.

Aunque siempre se quejó de su falta de tiempo, en diciembre de 2019, se presentó como candidato a presidente del club de Boedo. Con Matías Lammens abocado a su vida política, Tinelli integró la fórmula junto a Horacio Arreceygor y la dupla se impuso por el 80% de los votos. El dato curioso es que uno de los vocales de la lista ganadora era Fabián Scoltore -hincha de River- mano derecha y socio del conductor, conocido por aparecer en ShowMatch y por sus vínculos con la política. En marzo del año siguiente, Tinelli también asumió como nuevo presidente de la Superliga Argentina de Fútbol. El mundo azulgrana se preguntaba si podría afrontar un mandato entero.

El tercer pedido de licencia, ahora en condición de presidente, fue en el año pasado y cuando San Lorenzo no la pasaba bien. Otra vez por Twitter, Tinelli dijo que la vuelta al programa le consumían entre diez y doce horas de trabajo por día y eso iba a impedirle dedicarse al club. Según los hinchas, el presidente eludía la responsabilidad política que nació con su triunfo electoral. En 2016 San Lorenzo había modificado su estatuto y Tinelli sería el primer presidente en tener un mandato de cuatro años en vez de tres.

César Francis, candidato a presidente por la agrupación Volver a San Lorenzo -que hoy es el único vocal opositor- dice que la crisis arrancó en 2015: “El problema en el que está sumergido San Lorenzo es el corolario y consecuencia de muchos años de errores en la gestión, de liviandad, de falta de rigor, de incompetencia, ineficacia. Una falta de compromiso”. 

El gobierno que encabezaba Tinelli fue perdiendo credibilidad y confianza. Las deudas retratan el presente de San Lorenzo, que es el club argentino con mayor monto de cheques rechazados. No consigue sponsor para la camiseta y adoptó un modus operandi: rotar proveedores y no pagarle a nadie. El club tiene juicio de tres empresas de seguridad que prestaban servicio en la ciudad deportiva.

Ahora que las noches gloriosas quedaron lejos, ahora que no se habla de la construcción del nuevo estadio, ahora que el club vive una nueva crisis, algunos datos cobran peso: desde la salida de Bauza, el DT campeón de América, San Lorenzo comenzó una crisis futbolística y por la dirección técnica -sumados los interinatos- pasaron doce entrenadores.

Muchos jugadores de San Lorenzo tenían contrato anual de entre 800 mil dólares o un millón de dólares, cuando había jugadores juveniles que el contrato era de 20 mil dólares anuales. Vos podes tener dos o tres jugadores que ganen eso pero San Lorenzo tenía 10 o 15 jugadores que ganaban entre 700 o un millón de dólares. El caso de (Fernando) Monetti con un sueldo de figura y estaba colgado”, dice Matías Plescia, hincha e integrante de Volver a San Lorenzo. 

Además, Plescia que brindó detalles económicos oficiales en su cuenta de Twitter detalló que al 30 de junio de 2020 se gastó en el plantel profesional de fútbol se gastó 37.000.000 de dólares. “Tuvimos 37 figuras en la temporada 2019/2020? Y se planificó ese gasto aún sin torneos internacionales”, amplió. Hasta esa fecha, San Lorenzo tenía un pasivo corriente (para cancelar antes de los 12 meses) de 2.878.065.008 de pesos.

Por otro lado, Prescia dijo que a los socios les mintieron con la construcción del nuevo estadio, que nunca fue prioridad de esta gestión. “De todo el predio de Avenida La Plata hoy San Lorenzo tiene posibilidad de utilizar el 39%. Por el 61% restante, Carrefour tiene derecho a usarlo hasta que San Lorenzo construya las cocheras. Entonces decirle al socio que San Lorenzo recuperó Avenida La Plata es relativo”, explicó. 

A la lista de las malas decisiones en la gestión de jugadores se suma lo que ocurrió con los hermanos Ángel y Oscar Romero: San Lorenzo invirtió cuatro millones de dólares por los futbolistas que luego se fueron en condición de libres, sin dejar ingresos. Otro caso fue el del delantero Franco Di Santo, quien quedó libre por la duda que el club mantenía con él.

Durante la gestión Tinelli se invirtió demasiado en jugadores que no rindieron lo que se esperaba. Además hubo sanciones, como la que aplicó la FIFA, luego del reclamo de Palestino de Chile por la falta de pago (dos millones de dolares) del pase del defensor Paulo Díaz. En el básquet también comenzaron los problemas: el Ciclón fue inhabilitado de jugar los torneos internacionales de clubes de la FIBA, a raíz de incumplimientos económicos. La medida fue adoptada por el Tribunal Arbitrario de Baloncesto (BAT) implica que San Lorenzo perdió su lugar en la Champions League.

Entre quienes reclaman dinero a la institución, figura Silvio Santander, ex entrenador de básquet, quien posteó el mes pasado en su cuenta de Twitter: “A casi 10 meses del título, sigo esperando cobrar. Si alguien encuentra al Sr @cuervotinelli por favor que le avise, ya pasó de falta de respeto y se acerca a una estafa más”. La respuesta de Tinelli fue publicar una foto del acuerdo de pago de la rescisión de contrato: “Le recuerdo Sr Santander, que usted, en la rescisión que hizo con el club durante mi licencia, firmó un acuerdo del cobro de la deuda en 3 cuotas de $700 mil. Según lo que me dicen que en @SanLorenzo, cobró 2 cuotas y se le debe la tercera cuota, la cual va a cobrar a la brevedad”. La fecha de la tercera cuota de pago era en octubre de 2021.

La prioridad de Tinelli siempre fue la televisión y ahí tampoco la pasó bien. “La Academia” de ShowMatch tuvo el peor año en las mediciones de rating con constantes cambios de horario. Con el presidente de licencia, el año pasado fue una de las peores campañas de la historia de San Lorenzo, que terminó en el puesto 21. Los hinchas saben que el promedio no es bueno en vistas al próximo año. En el Nuevo Gasómetro se empezó a oír el conocido: “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”.

Un presente poco prometedor

A pesar de que los hinchas esperan que la catástrofe termine, el presente no augura lo mejor. Este año San Lorenzo no tiene participación en competencias internacionales, lo que implica que habrá menos ingresos. Hace unas semanas fue eliminado de la Copa Argentina: perdió por penales con Racing de Córdoba, equipo del Federal A. Luego de la eliminación renunció el entrenador, Pedro Troglio. A la dimisión del director técnico, se sumaron las de Mauro Cetto, manager futbolístico; José Di Leo, a cargo del Departamento de Fútbol; y Sebastián Echave, jefe de scouting.

Tinelli volvió a ser el centro de las críticas luego de que San Lorenzo perdiera por primera vez en su historia con Patronato. Un grupo de hinchas fue hasta el palco oficial e insultó a la dirigencia y reclamaron elecciones anticipadas. Hace unos días, Tinelli había anunciado vía redes sociales que iba a tomarse unos días para decidir qué hacer. Ayer renunció por Instagram y Twitter, sin dar la cara a quienes lo votaron y a doce días de que se realice la próxima asamblea de socios en San Lorenzo.

ADE/VDM

Etiquetas
stats