COPA DE LA LIGA

Vélez es el primer clasificado, Boca sigue de racha y San Lorenzo le ganó a River un partidazo

Con gloes de Federico Mancuello y Matías De Los Santos (foto), Vélez le ganó a Lanús y se convirtió en el primer clasificado a segunda fase en su grupo.

0

Cuando todavía resuenan los ecos de la edición anterior (después de todo terminó hace tres meses) esta semana volvió la Copa Libertadores. Debutaron Argentinos Juniors, Boca, Defensa y Justicia, Racing, River y Vélez. La resolución de la fase de grupos coincidirá con la semana anterior a la final de la Super Liga, pautada para el 30 de mayo. Al mismo tiempo, también volvió la Sudamericana, donde hay una cantidad importante de equipos argentinos: Arsenal, Newell’s, Rosario Central, San Lorenzo y Talleres de Córdoba. Hay que ver cómo funciona esta competición doble, con planteles que apuestan a rotar, en el contexto de la pandemia, con jugadores y técnicos afectados.  

Hasta hace muy poco la continuidad de Miguel Ángel Russo como técnico de Boca se ponía en duda. La sobre-representación de Boca en los medios deportivos no permite averiguar cuánto hay de cierto y cuánto de exageración en la novela semanal que protagoniza el Club, pero aquella eliminación contra Santos funcionó como un microscopio que ahora sólo podía observar los errores de Russo, agigantados. El equipo no pudo salir de ese partido traumático por un tiempo.

Después de las turbulencias, hubo tres victorias seguidas, la última ante Huracán, de visitante, el sábado por la tarde. El eje del equipo pasó a estar conformado por Agustín Almendra, Alan Varela y Cristian Medina, tres pibes del club: el primero de ellos apareció como titular después de una etapa en la que pensó abandonar el fútbol. Como contra Atlético Tucumán, Franco Soldano, criticado por su condición de “falso 9” literal, hizo el segundo consecutivo. El restante, para el 2 a 0, fue de Gonzalo Maroni. Huracán no jugó mal, le tuvo la pelota durante algunos tramos, de hecho complicó a Boca, sobre todo a partir de la voluntad creativa de Norberto Briasco, sin embargo la victoria es justa. Da la sensación de que Boca necesita creer en este presente juvenil, inesperado hasta hace muy poco, para dejar de distraerse en las derrotas del pasado y en los refuerzos del futuro.  

La fecha del sábado se completó con el partido entre Unión, de local, ante Independiente. Antes habían ganado Godoy Cruz y Patronato (1 a 0 a Central Córdoba y Sarmiento respectivamente). Argentinos y Banfield empataron 1 a 1. Lo ocurrido en Santa Fe se trató de un 0 a 0 cerrado, con ausencia de un equipo que dominara el partido, más bien el partido, como un ente autárquico, dominó a los equipos y los condenó al meme paródico de sábado por la noche. Independiente sufre muchas bajas, entre ellas las de Julio César Falcioni, y todavía aguanta entre los cuatro punteros. Unión sólo perdió 2 partidos, incluso le ganó a Boca, pero empató 6. Si queda por fuera de los clasificados es uno de los equipos que, sin Libertadores ni Sudamericana ni Promoción, no tendrá competición a corto plazo.

Vélez venía de perder, de local, ante el Flamengo. Ni el horario infrecuente (domingo a las 11 de la mañana) ni el primer gol de Lanús repercutió en su continuo ritual de resurrección. Ganó 2 a 1 y es, además del puntero inobjetable del grupo B con 25 puntos, el primer clasificado. Arsenal, por su parte, le ganó 1 a 0 a Defensa y Justicia -gran partido de Brian Farioli- y dejó a Aldosivi como último solo del grupo A con 8 puntos.

Si el oscilante Racing de Juan Antonio Pizzi no jugó su mejor partido desde que empezó el ciclo, pega en el palo. Y entra. Colón tiene jugadas automatizadas, circuitos que parecen indiferentes a la presencia del rival, pero Racing, tal vez porque sabía que un triunfo era indispensable para proyectar un mañana (el empate ante Rentistas de Uruguay no dejó una gran imagen), fue al frente y dominó. Un gol de cabeza del Pulga Rodríguez (con el sello de su repentismo determinante) era inmerecido por lo que el empate de Ignacio Piatti fue justo. En el segundo tiempo el partido se desdibujó pero mantuvo la intensidad. Racing lo ganó, como contra Independiente, en tiempo de descuento. El gol de Juan José Cáceres, acusado de off side, implica una discusión filosófica sobre la posición de Darío Cvitanich. Colón sigue siendo un equipo serio pero ahora está arriba por lo hecho en la primera mitad de la Copa.   

El clásico -River, en el Monumental, contra San Lorenzo- se recordará como el día que se equivocó Enzo Pérez. Peinó hacia atrás sin saber que Nicolás “Uvita” Fernández merodeaba al área. El delantero definió con distinción ante Franco Armani, que minutos antes le había desviado un mano a mano. Sin embargo, y a pesar de que la actuación de los de Diego Dabove era buena (un caso similar al Racing de Pizzi), a los pocos minutos, la figura era Sebastián Torrico y San Lorenzo sólo conseguía tirar la pelota al córner (River tuvo 10 en el primer tiempo).  

En el complemento todo seguía en la misma sintonía pero a los 12’, una pérdida de Agustín Palavecino que encontró al equipo, como siempre, tirado al ataque, permitió que San Lorenzo, con un control estratégico descomunal de Uvita y buen desborde de Ángel Romero, llegara al 2 a 0 a través de Jalil Elías. A partir del descuento de Federico Girotti, River pudo empatarlo pero en algunas ocasiones no estuvo fino, en otras se lo impidió el travesaño y en varias Torrico fue una muralla. River perdió la oportunidad de igualar a Colón y, además, Racing y San Lorenzo lo alcanzaron en el segundo puesto, con 18 puntos cada uno. 

No se “mataron” el Pincha y los Canallas, como cantaba el Indio Solari en una vieja canción, pero Estudiantes le ganó 1 a 0 a Rosario Central con gol de Martín Cauteruccio y superó a River en el Grupo A. Talleres, con un 3 a 2 ante Atlético Tucumán -y un hat-trick de Michael Santos- alcanzó en puntos a Boca y quedó tercero en el B. Faltan dos fechas, y los equipos que pelean no se sacaron diferencias claras, pero si la primera fase terminara así, en Cuartos de Final habría Superclásico.  

Etiquetas