A cuánto cotizó el tipo de cambio

El dólar contado con liquidación subió a $ 227 y el blue, a 210

Dólares en efectivo.

El dólar financiero continuó subiendo este viernes. El contado con liquidación (CCL), que se consigue triangulando con bonos y acciones para girar divisas al exterior, se encareció 3,6%, hasta los $ 227,61. El dólar MEP (Mercado Electrónico de Pagos), que también se obtiene con la compraventa de títulos públicos pero en el mercado local, se elevó 1,6%, a $ 220,95. El blue, o ilegal, subió apenas 0,9%, a $ 210. El oficial mayorista, 0,1%, a $ 121,79.

El dólar paralelo y el riesgo país se dispararon tras fuertes ventas de bonos por parte de la Anses

El dólar paralelo y el riesgo país se dispararon tras fuertes ventas de bonos por parte de la Anses

El malestar en el mercado cambiario comenzó con la masiva venta de bonos en pesos ajustados por CER (índice similar a la inflación) que comenzó este miércoles. Los inversores que salieron de esos títulos se dolarizaron. Pero el origen de la corrida contra los bonos no estuvo en el sector privado sino en el público.

Fuentes con acceso privilegiado al mercado explicaron que el miércoles Enarsa, que preside el cristinista Agustín Gerez, pidió al Banco Nación, que encabeza el albertista Eduardo Hecker, que desarmara posiciones por $ 10.000 millones en un fondo común de inversión llamado Pellegrini porque necesitaba el dinero para pagar importaciones de gas. El Pellegrini tenía fuertes inversiones en títulos en pesos con CER y los liquidó en un mercado donde el sector privado no los quería porque consideraban desde hace tiempo que ofrecían una rentabilidad negativa en términos reales (ajustados por inflación). A esa presión vendedora se sumó la de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), que dirige la cristinista Fernanda Raverta, pero cuyo Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) comanda el massista Lisandro Cleri. La Anses salió a ofrecer bonos en pesos con CER por $ 2.000 millones para hacerse de liquidez y poder participar en la próxima colocación de deuda que hará el ministro de Economía, Martín Guzmán. Como hay fondos de inversión que tienen orden de vender cuando un título cae mucho, entonces también se sumaron a la ola para quitarse de encima esos títulos. Fue la tormenta perfecta. En el mercado desestiman las especulaciones de golpe contra Guzmán, pero atribuyen las ventas a la impericia de las mesas de dinero de Enarsa, el Banco Nación y el FGS. Ayer y hoy, tanto la Anses como el Banco Central y otros organismos públicos intentaron revertir la caída de los bonos y salieron a comprarlos. El riesgo país, que refleja el valor de la deuda en dólares, bajó este viernes un 0,3%, a un aún elevado nivel de 2.044 puntos básicos.

Fuentes de la Anses se ocuparon hoy de aclarar que “lo que hizo es arbitraje de bonos, como cualquier fondo de inversión, pero sin nunca desprenderse de la tenencia en bonos CER, lo que implica vender un bono y comprar otro por el mismo monto”. Claro, un día vendieron y los otros dos días compraron.

También en Enarsa buscaron explicar su comportamiento y negaron las versiones que circularon por un mercado donde las operaciones son anónimas. “La posición financiera de Enarsa en el Fondo Pellegrini tiene bajos niveles de deuda CER. El rescate de la posición financiera es una actividad habitual de Enarsa en el marco de los pagos y/o administración de los gastos en importación de energía. Y no rescatamos ninguna posición vinculada a fondos a bonos CER. La posición rescatada fue en Fondo Renta Fija T+1 por 7.000 millones de pesos”, señalaron en la empresa que preside Gerez.

AR

Etiquetas
stats