El Gobierno niega que el FMI haya rechazado bajar los sobrecargos

Sede del FMI en Washington

elDiarioAR

0

El Gobierno negó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya rechazado bajar los sobrecargos aplicados a los países que tomaron deuda con el organismo por niveles muy superiores a su cuota, tal como había pedido Argentina. Fuentes de Economía desmintieron a elDiarioAR una información en ese sentido publicada este lunes por la agencia Bloomberg. "No tiene sustento ni fuentes mínimamente identificables", dijeron.

De acuerdo con esa versión, en una reunión informal celebrada en septiembre el directorio había rechazado la propuesta de debatir un alivio temporal de los sobrecargos.

El presidente Alberto Fernández le había solicitado este año a Kristalina Georgieva la reducción de las sobretasas sobre el crédito de U$S 44.000 millones que la Argentina recibió en forma de préstamo en 2018, una propuesta que la directora gerente del FMI se había comprometido a analizar.

El Gobierno argentino pretende alcanzar con el FMI un acuerdo de facilidades extendidas, con menores tasas de interés y plazos de pago de mínimo 10 años, para refinanciar las deudas contraídas con el organismo a partir del acuerdo de auxilio financiero sellado durante el Gobierno de Mauricio Macri.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, advirtió en mayo a Argentina que las sobretasas que el organismo cobra en créditos a largo plazo permiten que el Fondo siga siendo prestamista de última instancia en tiempos de crisis y a prestar ayuda a países que no tienen acceso a los mercados de capital.

Los sobrecargos son una figura de intereses adicionales que el Fondo aplica a algunos préstamos en función de su cantidad y el plazo de reembolso. En concreto, suponen una tasa extra de entre el 2% y el 3% que se aplica sobre el interés mínimo del 1,05%.

Según fija su estatuto, el Fondo cobra una tasa de 200 puntos básicos, o 2 puntos porcentuales, sobre los préstamos pendientes por encima del 187,5% de la cuota de un país, aumentando a 300 puntos básicos si un crédito permanece por encima de ese porcentaje después de tres años, lo cual implicaría a la Argentina un costo extra de unos US$ 900 millones al año si se mantuvieran estas condiciones, de acuerdo con cálculos del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán.

Además de la Argentina, otros países que integran el G-24, como México, India, China, Brasil, Sudáfrica y Colombia, se manifestaron este año a favor de que el FMI elimine o reduzca "significativamente" las sobretasas que cobra en los créditos extraordinarios.

“En el contexto de la pandemia, una suspensión inmediata de los recargos, mientras se revisan las políticas, ayudaría a los países a recuperarse y debería ser considerado”, afirmó Guzmán sobre este tema luego de la primera reunión del año de Ministros de Finanzas del G-24, que tuvo lugar en abril de 2021.

CB

Etiquetas
stats