El titular del BID cuestionó “la integridad y transparencia financiera” de la Argentina

Mauricio Claver-Carone es titular del BID desde mediados de 2020. Argentina proponía para el cargo a Gustavo Beliz.

elDiarioAR


1

Mientras la ministra de Economía Silvina Batakis se encuentra en Washington en busca de algo de aire frente a con funcionarios de la administración Biden, del FMI y el Banco Mundial, inversores de Wall Street y empresarios, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, el estadounidense Mauricio Claver-Carone, publicó en las últimas horas una columna de opinión en The Wall Street Journal, en la que explica los argumentos de su institución para demorar un préstamo “sin condiciones” para la Argentina por unos US$500 millones.

"Que la conozcan y la escuchen": objetivo de la gira express de Batakis por EEUU

"Que la conozcan y la escuchen": objetivo de la gira express de Batakis por EEUU

Para Claver-Carone, “corresponde a las instituciones multilaterales adoptar las normas más estrictas de integridad y transparencia financiera y ayudar a sus países miembros a hacerlo también”, al tiempo que menciona una nota sobre la llegada del avión iraní a la Argentina que disparó una investigación por posibles vínculos con el terrorismo, donde (de acuerdo al titular del BID) se mencionan “varias cuestiones relacionadas con uno de esos países, Argentina, que pide al Banco Interamericano de Desarrollo que apruebe un nuevo préstamo incondicional de USD 500 millones”.

“A diferencia del Fondo Monetario Internacional, cuyo mandato incluye el apoyo a las necesidades de liquidez de los países en crisis, la función principal del BID es promover el impacto del desarrollo a través de préstamos para proyectos específicos y asistencia técnica”, explica en su columna el funcionario que es el primero de origen estadounidense en conducir el Banco, cuya titularidad siempre estuvo en manos de representantes de América latina y el Caribe.

Claver-Carone, puesto en el cargo por el expresidente Donald Trump, también recordó que la entidad desembolsó “más de USD 2.500 millones desde finales de 2020 para mejorar la atención sanitaria, el acceso al agua potable y la infraestructura vial de Argentina, así como para apoyar a las poblaciones vulnerables”.

“El BID está deseando que Argentina cumpla los compromisos con el FMI para mejorar las condiciones macroeconómicas. Los compromisos, mucho más modestos que los exigidos a otros países, son clave para promover el crecimiento sostenible y garantizar que el BID pueda ofrecer a Argentina nueva financiación”, advirtió y agregó: “El éxito de Argentina es el éxito del BID, pero el tumultuoso historial financiero de Argentina afecta singularmente a los costos del banco. El BID debe proteger su capacidad de ayudar de forma fiable a todos sus 26 prestatarios, incluidos los países pequeños con pocos recursos”.

“Por mucho que el BID quiera aprobar nuevos fondos para Argentina, no puede dar el visto bueno a las solicitudes para hacerlo sin asegurarse prudentemente de que tiene un impacto en el desarrollo”, concluyó Claver-Carone.

En la reciente cumbre de las Américas desarrollada en la ciudad de Los Angeles, el presidente Alberto Fernández cuestionó públicamente tanto al titular del BID y como a su par de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. “Se ha utilizado a la OEA como un gendarme que facilitó un golpe de estado en Bolivia. Se han apropiado de la conducción del Banco Interamericano de Desarrollo que históricamente estuvo en manos latinoamericanas.”, consideró Fernández en aquella oportunidad.

Etiquetas
stats