Gira Europea / Escala Madrid

Alberto evita chocar con Cristina pero manda a corregir los “errores” de la vice

Alberto Fernández llegó este martes a Madrid. Lo recibió el embajador Ricardo Alfonsín

“No tenemos que pelearnos entre nosotros, tenemos que pelear con los otros”. Alberto Fernández no quiere entrar en el forcejeo personal con Cristina Kirchner, cree que es un error alimentar la disputa interna y que el espadeo público del Frente de Todos (FdT) beneficia a la oposición.

“No me voy a subir a ningún ring”, dijo el presidente en una charla con la comitiva que lo acompaña en su gira europea, que comenzará este martes en Madrid, con un encuentro en el mediodía español con el presidente Pedro Sánchez. En ese corro a 11.850 mil metros de altura, Fernández bajó el mensaje de que no escalar las tensiones en el oficialismo. “No tenemos que pelearnos entre nosotros, tenemos que pelear con los otros”, apuntó ante sus funcionarios.

Lo escuchó el staff que lo escolta en el viaje: el canciller Santiago Cafiero, el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, el secretario General Julio Vitobello, la secretaria de Relaciones Económicas Cecilia Todesca Bocco, el subscretario de Medios, Marcelo Martín, el director de Comunicación de la Cancillería, Javier Porta y la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti.

Confusiones

Pero la postura que expuso Fernández tiene, en la práctica, algunos “permitidos”. No quiere antagonizar con Cristina Kirchner pero cree necesario que los planteos “erróneos” que hizo la vicepresidente y hacen voceros del cristinismo, deben ser aclarados para “evitar confusiones”.

De hecho, en las rondas privadas, hace una objeción integral al diagnóstico que la vice sobre la situación económica argentina porque, según su lectura, hace un análisis donde atribuye todo a factores locales. “No parece tener una real dimensión del impacto que tiene y puede tener en el futuro la guerra de Ucrania. Esto nos puede llevar puesto a todos, en todo el mundo”, trasmite el presidente.

No es la única objeción. Antes de subir al Airbus 330 de Aerolíneas Argentinas, en un acto del Sindicato de Sanidad, Fernández traficó un reproche al afirmar que en su gobierno no se ocultan los problemas. La interpretación se nutre de elementos que circulan en el micromundo albertista y refieren a que en su discurso del Chaco, Cristina dio a entender que “tocó” los datos de inflación del 2015.

Más tarde, durante el vuelo elogió las declaraciones el ministro de Economía Martín Guzmán hizo en la radio Urbana Play –se grabaron el domingo pero se difundieron el lunes, temprano-, donde habló del voto negativo del cristinismo en el Congreso al acuerdo con el FMI. Según Guzmá, con picardía, los que rechazaron el acuerdo querían un default.

“Es necesario que salgan a aclarar las confusiones”, apuntó Fernández según contaron fuentes de la comitiva a los medios que cubren la gira, entre ellos elDiarioAR.

Lo mismo apuntó respecto a las aclaraciones que hizo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que explicó que “el diálogo” que contó Cristina durante su discurso en el Chaco “nunca existió”. Refiere a lo que la vice contó de que un “joven economista” –Hernán Letcher- se habría reunido con Kulfas para ir como secretario de Comercio Interior pero que el futuro ministro le dijo que no porque era el momento del diálogo.

“Matías contó, y fue muy claro, que eso nunca ocurrió. Que este economista lo fue a ver pero ya estaba la decisión de que en ese lugar vaya Paula Español, también vinculada al kirchnerismo. Que le propuso integrarse al equipo con ella, pero el economista rechazó la propuesta”, apuntó una fuente oficial sobre ese episodio.

El viernes, durante el discurso, Kulfas usó el chat de ministros para explicar lo mismo. El presidente, se aseguró a su lado, cree plenamente en la versión de su ministro. Con alguna ingenuidad, en el Gobierno entienden que la vice contó una situación que le trasmitieron erróneamente.

Hubo otra enmienda al discurso y fue la referida a que Fernández le ofreció la jefatura de Gabinete a Eduardo “Wado” De Pedro, y Cristina recomendó que no porque “no estaba listo” y que iba a ser más útil como ministro del Interior. “Alberto, antes de las PASO, le dijo a Santiago (Cafiero) que si ganaban, ese lugar sería para él”, contó un entornista en Casa Rosada antes de que la comitiva parta rumbo a Madrid.

Satisfacción

En el equipo de Fernández había satisfacción por el tono que usó Guzmán, que se mostró más intenso “y político” que en otras entrevistas, y que además se permitió hacer algo que en el FdT parece una herejía: poner en duda la gestión económica de la gestión Cristina.

Se marcaron dos puntos: que planteó que aquel plan no era “consistente en lo macroeconómico”, y que nadie estaba a su izquierda a la hora de renegociación la deuda. Fue un misil a Axel Kicillof a quien, según el ministro, le pedían desde Nación que negocie con más dureza con los acreedores privados.

La intervención de Guzmán encaja en una táctica que ensaya Fernández y consiste en que las “aclaraciones” y “defensas” del gobierno sean, sobre todo, a través de funcionarios. De ese modo, el presidente no tiene que intervenir en persona. La paradoja es que Cristina pretendió hacer lo mismo pero fue ella la que tuvo –o quiso– aparecer en escena.

Como contó elDiarioAR, Fernández data en un hecho puntual el malestar de los Kirchner: su discurso del 17 de noviembre en Plaza de Mayo donde planteó que la elección de candidatos del FdT, “del presidente al último concejal”, debía hacerse mediante primarias. El presidente reivindica ese mecanismo aunque, entiende, fue uno de los episodios que detonó el enfrentamiento con Cristina y Máximo.

Agenda externa

Fernández inicia este martes su cuarta gira por Europa desde que asumió como presidente. Comenzará en Madrid, España, con un encuentro con el presidente Pedro Sánchez en La Moncloa y por la tarde se verá con el rey Felipe. La segunda escala será Berlín, donde se verá con el canciller Olaf Scholz, mientras que aun sin precisiones sobre el día, tendrá un encuentro con Emmanuel Macrón, recientemente electo presidente de Francia.

El foco general tendrá que ver con la guerra en Ucrania, que expande sus efectos políticos y económicos por el mundo. Argentina es, como otras naciones, una de las afectadas directas por la crisis energética que comenzó a partir del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Pero, a su vez, observa como una oportunidad que Argentina pueda mejorar su posición como proveedor de alimentos y, más adelante, lo mismo respecto a gas licuado.

PI

Etiquetas
stats