EL JUICIO CONTRA LA VICEPRESIDENTA

“El alegato de acusación se mantiene inalterable”, sostienen en la fiscalía tras las críticas de Cristina

El fiscal Diego Luciani encabezó el alegato durante nueve audiencias en agosto último. Lo acompañó su colega Sergio Mola.

1

“Mentiras”, “mala praxis”, construcción de una “fábula” y de una “fantasía”, prevaricato, desconocimiento del Derecho. Son algunas de las réplicas de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y de su defensa al alegato de la fiscalía en el juicio oral y público por el caso Vialidad.

El abogado de Cristina dijo que la empresa de los Macri tenía el mismo nivel de incumplimiento que las de Lázaro Báez

El abogado de Cristina dijo que la empresa de los Macri tenía el mismo nivel de incumplimiento que las de Lázaro Báez

En un debate que ha girado en torno a “verdades” y “mentiras”, una fuente allegada a la fiscalía que encabeza Diego Luciani dijo a elDiarioAR que “el alegato de la fiscalía se mantiene inalterable e incólume” y que el Ministerio Público Fiscal no ha podido ser contradecido con argumentos válidos. 

“Se asistió a una tergiversación del alegato de los fiscales y de las pruebas documentales y testimoniales del juicio, que la defensa expuso de forma parcializada y segmentadas”, como cuando refirió que los fiscales habían sostenido que todo lo actuado por los gobiernos kirchneristas eran acciones de una asociación ilícita, agregó la fuente consultada ante las críticas de los abogados de la vicepresidenta y de la propia funcionaria. 

La defensa de Fernández de Kirchner, que alegó alrededor de 20 horas durante tres audiencias (lunes, martes y este viernes), sostuvo que los fiscales Luciani y Sergio Mola fueron los que tergiversaron las pruebas y solicitó al Tribunal Oral Federal número 2 que “saque testimonio” de esas supuestas “mentiras” que la fiscalía sostuvo como verdades durante su alegato, es decir, planteó formalmente a los jueces que denuncien penalmente a ambos fiscales por la comisión de un presunto delito: actuación infiel a sus funciones.

Los alegatos de la fiscalía y la defensa han girado durante decenas de horas en torno a aspectos jurídicos, de Derecho administrativo, vericuetos del funcionamiento de la Administración pública, la ley de Presupuesto, los procesos de licitaciones públicas, las reglas y normas del Estado y las competencias de los funcionarios públicos. Un compendio teórico que para la fiscalía fue utilizado en la práctica como herramienta del delito. Para la defensa, en cambio, garantizó la legalidad de los actos cuestionados porque la práctica no se alejó de la teoría. El intento de dilucidar quién miente y quién dice la verdad refleja la complejidad del juicio. Serán los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu quienes deberán establecer en su sentencia quién mintió.

A pesar de la acusación a los fiscales de haber cometido un delito (prevaricato), ni la vicepresidenta ni sus abogados solicitaron este viernes la nulidad del alegato de la fiscalía, lo que habría implicado la apertura de un nuevo capítulo en el juicio, en el que los fiscales deben responder a las críticas y supuestas mentiras y exponerlas en una audiencia pública. La expresidenta enfrenta un pedido de sentencia de doce años de prisión e inhabilitación perpetua.

La estrategia de defensa se centró en dos ejes centrales que Fernández de Kirchner planteó en su exposición de poco más de una hora este viernes: primero, desmentir la existencia de una supuesta asociación ilícita creada para defraudar al Estado a través de la adjudicación ilegal de obras viales al empresario Lázaro Báez, socio y amigo de su familia; segundo, establecer que además, no tuvo como presidenta competencia para tomar las decisiones que terminaron favoreciendo al empresario Báez en la adjudicación de obra pública.

La vicepresidenta pudo alegar en su propia defensa por ser abogada y expuso como tal en un tramo de su alegato:dijo que la causa Vialidad es anticonstitucional, antirrepublicana y antifederal.

ED

Etiquetas
stats