El mapa de las peleas opositoras

Jineteada y la Mona Jimenez: Larreta lleva su extravagante campaña a Córdoba, mientras arden las internas de JxC

Larreta, Avogadro y la Mona Jimenez, a mitad del año pasado, cuando la Ciudad le armó un show al cuartetero en el Obelisco.

Del surf, a la jineteada. De los Beatles, a la Mona Jimenez. Horacio Rodríguez Larreta sumará este fin de semana más postales a su álbum de campaña extravagante que comenzó días atrás en Mar del Plata, cuando no temió al ridículo intentando hacer equilibrio en una tabla de surf o posando como un beatle junto a Gerardo Morales, Martín Lousteau y Diego Santilli. Entre el folklore del festival de Jesús María y un show con el líder del cuarteto, el jefe de gobierno porteño hará escala hoy en Córdoba, una de las provincias donde este verano arde la interna de Juntos por el Cambio.

Una filtración que deja a Larreta con la brújula dañada y, a Bullrich, expectante

Una filtración que deja a Larreta con la brújula dañada y, a Bullrich, expectante

El distrito mediterráneo no es el único donde el arco opositor no logra ponerse de acuerdo sobre cómo disputar las elecciones locales, más allá de la discutida estrategia nacional: también hay peleas con final incierto en Tucumán, Neuquén, Río Negro y Mendoza. Una crisis de armado nacional que escaló esta semana por el caso de la provincia cordillerana: allí el PRO quiere desafiar al radicalismo gobernante.

Ayer Larreta visitó La Pampa, que tendrá internas –llamadas PAS, porque no son obligatorias para los electores– pero acordada. En Santa Rosa, el alcalde se mostró con el diputado nacional Martín Maquieyra, cabeza de la fórmula macrista que se enfrentará el 12 de febrero contra los radicales Martín Berhongaray y Patricia Testa. 

Juntó a la tropa amarilla para darle volumen a una campaña donde el favorito es el peronismo, con el gobernador Sergio Ziliotto buscando la reelección. El mandatario del Frente de Todos es uno de los que impulsa el pedido de juicio político a la Corte Suprema.

Córdoba, entre Juez, De Loredo y la Mona 

Larreta se va a quedar en Córdoba hasta el domingo. Buscará aprovechar todo el color de la temporada de verano en una mini gira de precampaña, aunque ya avisó el martes en la radio Mitre local: “No hablo de candidatura, pero mi decisión no depende de otros dirigentes”. 

Hoy estará en el festival nacional de Doma y Folklore, en una noche coronada por el popular Chaqueño Palavecino. El sábado hará una recorrida por la turística Carlos Paz y se meterá al río. Y el domingo se mostrará con la Mona Jimenez, que cierra su show Bum-Bum en el Estadio Kempes de la ciudad capital, con el sorteo de una casa entre el público por el festejo de su 72 cumpleaños. Con el cuartetero son viejos conocidos: el alcalde le organizó el año pasado un show gratuito en las inmediaciones del Obelisco porteño.

Detrás de esa construcción de un candidato “descontracturado”, que el equipo de comunicación de la Ciudad comenzó a desplegar a fondo este 2023, Larreta no podrá esquivar la interna caliente que hay en la provincia mediterránea. En Córdoba el universo cambiemita está polarizada entre el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo de Loredo.

Ambos quieren ser candidatos a gobernador en un distrito donde la oposición tiene una oportunidad histórica: Juan Schiaretti no puede ser reelecto y ya no está José Manuel de la Sota. El peronismo local, entonces, está casi obligado a apostar como sucesor al intendente de la capital, Martín Llaryora

Pero la estrategia de JxC tiene un escollo clave: no existen las PASO en Córdoba. Todo depende de la negociación entre los dirigentes, que tienen distinto peso. Juez tejió alianzas fuertes con el PRO, pero es dueño de su propio sello, el Frente Cívico. De Loredo es de la UCR, pero responde a la línea disidente Evolución Radical, referenciado en Martín Lousteau. 

El dilema está en el aire, y hay expectativa para ver con qué cordobeses se fotografía Larreta este fin de semana. “Juez es quien supuestamente más mide en las encuestas, pero no podemos someterlo a que se meta a una interna voluntaria, que sea para los afiliados e independientes, porque el radicalismo tiene más historia y afiliados, y también está la amenaza de que el peronismo mueva sus militantes para cagarte”, planteó ante elDiarioAR un dirigente del armado nacional de Larreta. “Lo primero que tienen que hacer es ponerse de acuerdo con qué reglas jugar. Pero ellos tienen sus egos”, cuestionó una voz importante en la mesa nacional de JxC.

Otro doblez complejiza el panorama cordobés: Mauricio Macri se reunió a fines del año pasado con Llaryora, en lo que trascendió como un pacto entre el PRO y Schiaretti para acomodar fichas. “Se reunió con mi enemigo”, acusó Juez sobre el ex presidente. Las derivadas de ese cónclave serían que el actual intendente y el senador disputen una “elección limpia” –está el recuerdo de la denunciada elección de 2007–, mientras el peronismo se mediría en la ciudad con De Loredo –que podría recuperar el bastión histórico de la UCR–. 

El partido amarillo, por su lado, dejaría jugar, esperando que el lanzamiento de Schiaretti de esta semana con Juan Manuel Urtubey le sume un condimento extra a esa especulación. El cálculo es que, a nivel nacional, los votos que conseguiría el cordobés en su provincia los pierde la oposición. En un eventual ballotage entre el FdT y JxC, el actual mandatario nunca se inclinaría por el kirchnerismo. “Hay una conversación macro con Schiaretti, que es que Rodrigo vaya a la ciudad y Llaryora a la provincia. A Horacio eso lo puede levantar”, aventuró una fuente larretista.

Mendoza, la disputa UCR-PRO al pie de la cordillera

La pelea interna por Mendoza asomó el martes luego de que Morales, durante el Zoom de la mesa nacional de JxC, exigiera directamente a sus socios del PRO que “pongan orden”. En la provincia cordillerana gobierna el radicalismo con Rodolfo Suarez, y quiere sucederlo su jefe, el senador y ex mandatario Alfredo Cornejo. Pero el desafío lo plantea el macrista Omar de Marchi, diputado nacional y armador nacional de Larreta.

“Horacio tiene un rol de no romper, pero es consciente de que son situaciones complejas. Con que se haga el boludo, es suficiente”, apuntaron cerca del jefe de gobierno sobre cómo recogió el guante que tiró Morales. Larreta pocas horas después habló personalmente con De Marchi.

“Si somos en serio federales, no vamos a bancar una orden de Buenos Aires”, acotaron en el larretismo mendocino. El diputado está decidido a ser candidato por fuera del frente Cambia Mendoza, que asegura que solo sirvió para ganar las elecciones. “El frente se fue deshilachando. Todo está encaminado a no darle continuidad como existió hasta ahora”, aseguró otra fuente consultada. El plazo para que se anoten las fórmulas es el 12 de abril. Las elecciones son el 11 de junio.

La disputa pone en tensión también la estructura nacional de JxC. Mientras Larreta coquetea con una fórmula mixta con el jujeño, el senador radical se muestra en sintonía con Patricia Bullrich. La jugada de la UCR, a su vez, es criticada por sus socios amarillos: recuerda que si Cornejo llega a gobernador, su suplente en la banca de la Cámara alta es, curiosamente, Suárez. “Cornejo es un kirchnersito, se pone loco si no controla todo”, lo graficó un rival interno. El senador cuestionó ayer en Clarín a Morales y Larreta por sus vínculos personales con Sergio Massa.

Tucumán, Neuquén, Río Negro

En provincias como Neuquén, Río Negro y Tucumán también “hay tensiones”, como admitió un conocedor del mapa nacional de JxC. En el terruño del MPN (Movimiento Popular Neuquino), por el PRO está anotado el diputado Rolando Figueroa, un ex oficialista local. En frente tiene a Pablo Cervi, del riñón de Lousteau, apoyado por la UCR y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que quieren una interna a partir de los padrones de afiliados a los partidos socios de JxC.

“Si al Rolo lo mandas a una interna con un padrón con el radicalismo o el PRO lo haces pelota, porque él tiene su propio capital político en el MPN”, explicó una fuente. La situación es parecida a la cordobesa y la pelea está abierta.

En Río Negro, el frente opositor quedó al borde de la ruptura, por el lanzamiento del macrista ​​Aníbal Tortoriello como candidato por parte del PRO, la CC y parte del radicalismo. Como contraataque, la UCR que responde al comité nacional haría su juego propio y la semana próxima podría haber definiciones. El 31 de enero es el cierre de listas y las elecciones son el 16 de abril, según fijo la peronista Arabela Carreras, alfil de Alberto Weretilneck, quien buscará volver a la gobernación.

En Tucumán el quiebre del frente opositor lo protagonizan el radical Roberto Sánchez y el macrista Germán Alfaro. Allí Morales no se pone de acuerdo con sus socios Larreta y Bullrich. De fondo ven la intención clara de Juan Manzur de volver a ser gobernador con su latiguillo papal-electoral “Juan XXIII”.

“Hay 24 provincias y hay 24 realidades distintas, y eso marca escenario distintos”, analizó un armador del plan nacional de Larreta, para explicar las tensiones en los distintos distritos. El desafío, según admitió, seguirá abierto: “Es difícil imponer un formato general a todas las provincias. Todo será cuestión de tiempo”. Lejos de preocuparse, por ahora el alcalde disfrutará del verano cordobés.

MC

Etiquetas
stats