Elecciones 2023 La interna opositora

JxC hizo catarsis luego de la tormenta en el PRO y pateó definiciones electorales para el 2023

El senador Cornejo y el gobernador Suárez, conectados al Zoom de los dirigentes de JxC

Un Zoom con sus principales dirigentes fue el primer encuentro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio luego de casi tres meses de sequía y tras la tormenta que se desató en el PRO por la disputa abierta entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. La coalición opositora juntó a sus figuras en un cónclave donde abundaron los buenos tratos y se evitó profundizar en la interna: se patearon las definiciones electorales ya para el 2023. 

Quizás el mayor consenso que hubo fue en criticar al kirchnerismo por partida doble: por la situación socioeconómica y por la jugada de Cristina Kirchner cuando quiso ganar una silla en el Consejo de la Magistratura, que fue rechazada este martes por la Corte Suprema. 

De la cita participaron los presidentes de los partidos accionistas, Bullrich (PRO), Gerardo Morales (UCR), Maximiliano Ferraro (CC) y Miguel Ángel Pichetto (Peronismo Republicano); el ex mandatario Mauricio Macri; el jefe de Gobierno porteño, Larreta; los senadores Luis Naidenoff, Humberto Schiavoni y Martín Lousteau; y los diputados María Eugenia Vidal, Mario Negri, Cristian Ritondo y Juan Manuel López, entre otros.

“La reunión fue monopolizada por Morales, Bullrich y Ferraro”, comentó a elDiarioAR uno de los participantes. También hablaron Larreta y los senadores cambiemitas. Aunque fue una incógnita hasta último momento, Macri finalmente se sumó al espacio virtual pero no habló, apenas saludó cuando ingresó. Y el jefe de gobierno porteño fue el último en aparecer. “​​Fue una buena y normal reunión”, consideró el dirigente consultado. “Fue todo muy cordial y con ánimo de unidad”, compartieron en otra tribu opositora.

Conscientes de que el calendario ya marca el final de año, pero sobre todo el comienzo del Mundial de Qatar, que tendrá toda la atención pública, la oposición evitó definirse sobre cómo ordenará su poblada interna de precandidatos: solo en el macrismo ya están anotados en la carrera presidencial Larreta, Bullrich y Vidal –no se sabe si el ex presidente buscará un “segundo tiempo”–, mientras en la UCR aparecen Morales y el neurólogo Facundo Manes, con ganas de cortar la centralidad histórico del PRO en la fuerza opositora. La semana pasada incluso Elisa Carrió dijo que se presentará si no hay una fórmula “honesta”. 

Reglas claras

En el sentido electoral, una de las discusiones que hubo fue la necesidad de tener “reglas claras”, apuntó un operador. Hoy la principal duda para JxC es qué hacer si finalmente el Frente de Todos avanza con la eliminación de las PASO, herramientas que la oposición utiliza desde su nacimiento. 

Ante la cantidad de precandidatos, el consentimiento general es que los postulantes se tienen que dirimir sí o sí en una interna, ya sea obligatoria –las PASO propiamente dichas– o voluntaria solo para su electorado –una especie de PAS–. “Los partidos nacionales integrantes de Juntos por el Cambio sumarán el compromiso de los distritos con esta metodología que garantiza pluralismo y transparencia”, ratificaron en un breve comunicado. Pero en la disputa que hay entre PRO y la UCR, no se definió si la estrategia será armar fórmulas mixtas, por ejemplo boletas ocupadas por Larreta y Morales, o Bullrich y Cornejo, potenciales binomios que hoy suenan en el bando opositor.

Más compleja es la situación en los distritos donde ni siquiera hay primarias obligatorias, como Córdoba, donde el frente opositor cree que tiene altas chances de quedarse con la gobernación en 2023, pero tiene a dos precandidatos: el senador Luis Juez y el diputado Rodrigo de Loredo. “Se hizo un análisis de las situaciones provinciales para fijar como principio general el tema de las PASO. Y donde no hay, que haya una interna abierta”, apuntó una de las fuentes. 

En ese punto hubo una intervención marcada del lilito Ferrado, que le pidió al resto de sus aliados “no hacerse los boludos”, porque entiende que en algunos distritos hay realidades complejas y en las reuniones no han participado los dirigentes locales. Morales y Bullrich tomaron nota y se acordó que todos los presidentes de distritos de los partidos participen en las reuniones. Es un tema que la mesa nacional ya discute desde hace al menos tres meses. 

También se intentó establecer “mecanismos de conversación” entre las distintas fuerzas para encarar la campaña, evitando así el fuego cruzado o peleas que escalen mediáticamente. Sin mencionarse, el caso del video filtrado en el que Bullrich amenaza a Felipe Miguel, jefe de gabinete de Larreta, fue ejemplificador. Durante la cumbre macrista que hubo por la mañana, ambas tribus internas designaron “mediadores” para limar asperezas puertas adentro. “Los trapitos sucios se lavan en casa”, graficó un vocero.

Acuerdos

Más allá de las diferencias electorales entre los socios, las fundaciones de los distintos partidos están trabajando desde hace tiempo en un programa de gobierno conjunto, con la intención de que sea adoptado por cualquiera de sus precandidatos en el caso de llegar a la Casa Rosada. El borrador final se dará a conocer ya en 2023. Es probable que en lo que resta del año haya un encuentro programático temático sobre energía.

En medio de un clima convulsionado –hace dos sábados generó también mucho ruido interno el paso de Larreta por un acto de la UCR en el que se criticó a Macri–, hubo coincidencias en la necesidad de valorar “la unidad y la cohesión”, y de “asumir responsabilidad política”, puntos que levantó el radical Naidenoff. “Se ratificó el compromiso con la cohesión y la coherencia que el espacio viene exhibiendo desde su conformación, más allá de las legítimas diferencias, lógicas de una coalición de partidos políticos”, señalaron en JxC en su comunicado.

“Ratificamos la unidad de Juntos por el Cambio. Este no es el momento de discutir candidatos”, resaltó Vidal luego del Zoom en declaraciones al canal TN. El mismo mensaje buscó transmitir el PRO luego del desayuno entre sus espadas políticas, donde hubo un intento de pacificar la disputa para “evitar tensiones innecesarias”.

Finalmente todos los dirigentes se plegaron en criticar al kirchnerismo por la crisis económica, marcada por una inflación anual de casi tres dígitos. Desde el macrismo acusaron a Sergio Massa de dejar “una bomba” para el próximo gobierno. Y además celebraron el fallo de la Corte Suprema, que desplazó a un senador kirchnerista del Consejo de la Magistratura y ordenó la restitución de Juez. 

Aunque simbólica, porque el mandato de los consejeros está a punto de vencer, JxC tomó la decisión judicial como una victoria. “En la Argentina, ya no hay lugar para la manipulación del kirchnerismo”, apuntó el senador radical Alfredo Cornejo, que se mostró participando de la reunión opositora junto al gobernador Rodolfo Suárez.

MC

Etiquetas
stats