Con la promesa oficial de un bono, los piqueteros levantan los cortes previstos para el fin de semana largo

Los piqueteros opositores acamparon la semana pasada en la 9 de Julio. Ahora levantaron sus cortes programados en la previa al feriado largo.

Con la amenaza latente de que una serie de cortes en rutas y accesos a CABA afecte la circulación del turismo durante el fin de semana largo, el Gobierno se reunió esta tarde con dirigentes de la Unidad Piquetera, el espacio que reúne a organizaciones sociales opositoras, como el Polo Obrero (PO), Barrios de Pie y MST Teresa Vive.

La cumbre con las agrupaciones que encabezó el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, terminó con un principio de acuerdo, según supo elDiarioAR, por lo que se diluyó la posibilidad concreta de que haya manifestaciones en los próximos días. 

La Unidad Piquetera había llegado a la reunión luego de su acampe de tres días en la avenida 9 de Julio, en el que reclamaron la ampliación del plan Potenciar Trabajo, así como mejoras en las partidas alimentarias y la entrega de herramientas de trabajo. A cambio, se llevaron la promesa oficial de que habrá un bono de fin de año, además del refuerzo para los sectores más vulnerables que está a la firma del Gobierno, luego de que Sergio Massa cerrara con cierto éxito la recaudación del llamado dólar-soja.

“Evaluamos que es un paso adelante, y en este marco suspendemos las acciones anunciadas para esta semana”, expresó en un comunicado la Unidad Piquetera, tras la reunión en la que también participaron funcionarios de la Secretaría de Políticas Alimentarias, a cargo de Laura Alonso; la secretaria de Economía Social, de Emilio Pérsico –también jefe del Movimiento Evita–, y la Secretaria de Asistencia Crítica, de Gustavo Aguilera.

Los piqueteros habían adelantado que iban a cortar las principales vías de acceso y salida a la Capital Federal, lo que hubiera afectado gravemente el turismo en tiempos de crisis económica: el mapa de cortes contemplaba los puentes Saavedra, La Noria, Pueyrredón, La Boca y Nicolás Avellaneda, y las autopistas Panamericana, Del Oeste, Ricchieri, Buenos Aires-La Plata y General Paz, a la altura de Rivadavia.

“Avanzamos en la resolución de los refuerzos alimentarios, y en la provisión de insumos y herramientas para los espacios productivos. Siguen pendientes nuestros reclamos de aumento y apertura de los programas”, expuso el grupo de organizaciones opositoras al Gobierno. Zabaleta ya anunció en reiteradas oportunidades que no habrá ampliación del Potenciar Trabajo, y de hecho se está llevando a cabo una auditoría para dimensionar exactamente su alcance.

“Luego del acampe de tres días realizado la semana pasada, en la que hemos logrado hacer visible nuestros reclamos y necesidades, estaremos en alerta para que los compromisos asumidos se concreten”, manifestaron los piqueteros.

La cumbre en Desarrollo Social se extendió por unas cuatro horas, con un cuarto intermedio. Desde que comenzó su gestión, Zabaleta ya recibió una docena de veces a los piqueteros. La de hoy podría haber sido una de sus últimas reuniones, dado que trascendió la semana pasada que estaría buscando volver a ocupar su cargo como intendente de Hurlingham, distrito manejado hoy por La Cámpora. 

Por ahora, el funcionario no hizo ninguna jugada pública en ese sentido y la atención del ministerio está en articular el bono a unos 2 millones de personas en situación de indigencia, como parte del acuerdo político cerrado entre Massa y Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTE). Se trataría de un ingreso de 50 mil pesos en tres cuotas hasta fin de año, que pagará directamente la Anses a quienes no sean beneficiarios de ningún plan social o prestación por desempleo.

Sobre el bono para los 1,3 millones de beneficiarios del Potenciar Trabajo –que hoy cobran unos 25 mil pesos, la mitad del salario mínimo– sí tendrá que hacerse cargo Zabaleta, cuyas partidas en el ministerio están agotadas, como ya publicó elDiarioAR semanas atrás. Hasta diciembre próximo, Desarrollo Social necesita el rescate de Economía y de la readecuación presupuestaria por $150 mil millones. El año pasado el refuerzo a modo de “medio aguinaldo” fue de 8 mil pesos. En esta oportunidad, dada la inflación, superaría con creces los 10 mil, pero aún se desconocen los detalles.

MC

Etiquetas
stats