Segunda ola

El arduo trabajo de los bioquímicos que se encargan de analizar los hisopados en un laboratorio bonaerense

Rosana Toro, jefa del Laboratorio de Salud Pública de La Plata.

En el Laboratorio de Salud Publica (LSP) de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, que integra la red nacional de diagnóstico de Covid-19, un equipo de profesionales de la salud se encarga, de lunes a sábado desde marzo de 2020, de analizar los hisopados correspondientes a la región "11": La Plata, Berisso, Ensenada, Dolores, Castelli y Magdalena, entre otras localidades. Comenzaron recibiendo 40 diagnósticos diarios y llegaron hasta los 400 en el periodo más delicado.

"Los que nos dedicamos a la virología hemos tenido este año y el anterior un trabajo muy arduo, pero felices de colaborar haciendo lo que nos gusta. Estamos viviendo algo inédito para la comunidad", indicó Rosana Toro, coordinadora del sector de bilogía molecular del LSP, en diálogo con elDiarioAR.

Toro recordó el momento en que fue convocada por parte de las autoridades de la Universidad de Exactas de La Plata para formar parte de un equipo de especialistas que pudieran dar respuesta a, en ese entonces, el nuevo SARS-CoV-2 que emergía en otros países y se aproximaba a la Argentina: "Ya nos habíamos especializado en la gripe A (H1N1) del año 2009, donde habíamos formado un grupo de influenza con los que trabajamos alrededor de 6 años. Luego nos convertimos en otra cosa y ahora volvimos a retomar incorporando bioquímicos y estudiantes avanzados de la carrera de Bioquímica y Tecnología. Armamos un grupo maravilloso de aproximadamente 17 personas".

El análisis de pruebas de diagnóstico Covid incluyó en un principio tres regiones distintas: la 10, 6 y 11. De trabajar sobre 40 testeos, pasaron a 450. "En un momento fue tan grande la demanda que era imposible trabajar en el laboratorio de manera manual. Nos quedamos con una sola región. Las últimas dos semanas se triplicó la cantidad de muestras. Ahora se implementó una estrategia de no hacer todos los diagnósticos con PCR sino realizar test rápido de antígenos. Así disminuyo la cantidad de muestras. Hoy tenemos 150 diarias", contó la bioquímica.

La especialista contó las consecuencias que puede traer la saturación de un laboratorio en este contexto de emergencia sanitaria. "La PCR es una técnica compleja que requiere de equipamiento especial y no todos los laboratorios lo pueden hacer. En La Plata lo tiene el Hospital San Juan de Dios, el Hospital Rossi, el Instituto Biológico de Exactas y de Veterinaria. Cuando estos lugares reciben las muestras, empiezan a demorarse las respuestas y los resultados. Retrasar el diagnóstico es realmente un problema por eso insistimos cuando hay que testearse o quedarse en casa".

"¿Los laboratorios estábamos preparados para esto?, evidentemente no", afirmó Toro, quien recordó que durante la influenza de la gripe A (H1N1) los únicos laboratorios que hacían diagnóstico molecular eran los Hospitales San Juan de Dios y Rossi: "Ahora llegó el 2020, la pandemia, y los únicos que seguían haciendo estos diagnósticos eran ellos". "¿Qué va a pasar ahora?", prosiguió. "Los laboratorios deberían estar equipados para que cada uno pueda tener este tipo de técnica que es habitual. Que los que tengan mayor cantidad de muestras puedan automatizarlas ya que todo se hace de forma manual y eso requiere muchas horas de personal trabajando, posible saturación y también posibilidad de equivocarse".

Estos dos años dejan muchos aprendizajes en el ámbito de la salud: si bien Toro resalta que "se trabajo y organizaron muy bien en los hospitales", aún "hay cosas que faltaron como lugares de testeos" ya que estos "se siguen haciendo en hospitales, lo que genera que estos se recarguen". Al día de hoy "hay médicos que se dedican a testear".

En el sector de bilogía molecular del LSP, son 11 las mujeres que formaron parte del equipo. "En bioquímica hay más estudiantes mujeres que hombres, es un ámbito donde las mujeres hemos trabajado habitualmente. No siempre llegamos a lugares de decisión pero eso ha ido cambiando. Hay muchas jefas de laboratorios, pero uno ha tenido que compatibilizar los lugares de trabajo.Tengo compañeras que tienen cargo de guardia y se hace difícil si tenés hijos chiquitos. También la maternidad en un año de pandemia donde los chicos estaban en la casa y la mujer tenia que salir a trabajar. Matrimonios donde el año pasado los dos han tenido que trabajar por ser esenciales y sin embargo tenían a los chicos en casa. Yo ya soy grande y tengo hijas grandes y tuve mucho apoyo en casa con mi marido que se encargó de un montón de cosas porque yo no podía".

AB.

Etiquetas
stats