El aborto legal llega al Senado: la Cámara Alta define si lo convierte en ley

Se viene otra vigilia a la espera de que el Senado defina si la IVE es legal.

0

El año, este año larguísimo, no ha terminado: todavía falta que el Senado defina si legaliza la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), iniciativa que obtuvo su primera media sanción en la Cámara de Diputados el 11 de diciembre. Se prevé que la sesión empiece este martes a las 16, con una duración estimada de entre 12 y 17 horas. Se vislumbra también un final abierto, aunque, según el recuento de los votos previstos, tendiente a la aprobación.

El proyecto propone legalizar la IVE hasta la semana 14 de gestación con la obligación de que el procedimiento se garantice en 10 días, sea a través de la salud pública, las obras sociales o las prepagas. A la vez, autoriza que todos los profesionales de salud de una institución sean objetores de conciencia, pero bajo la premisa de que se debe derivar a la persona que decide abortar sin demoras a un centro donde le garanticen el derecho.

En 2018, por única vez, la legalización del aborto llegó al recinto: Diputados votó a favor pero Senado rechazó la iniciativa. Esta vez el proyecto llegó al Congreso de la mano del Poder Ejecutivo: había sido una promesa electoral de Alberto Fernández, que se efectivizó recién a mediados de noviembre, cuando estaba por cumplir su primer año de mandato.

La secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, fue la coordinadora de la preparación del texto que se debatirá este martes. Según estimó, en la Argentina hay entre 370.000 y 520.000 abortos clandestinos cada año. La Red de Acceso al Aborto Seguro (REDAAS) sostiene que, en promedio, son 450.000 interrupciones voluntarias del embarazo anuales. La decisión que se tomará en el Senado sacará o no de la clandestinidad y la inseguridad esos procedimientos.

En diálogo con elDiarioAR, la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, ponderó la importancia de que el proyecto haya llegado de la mano del Ejecutivo: "Hay un gobierno que tracciona", describió, aunque matizó: "No somos triunfalistas pero somos optimistas". También en conversación con este diario, Ibarra aseguró: "Yo soy razonablemente optimista. Creo que vamos a ganar, que va a salir. Pero hasta no tener los votos contados no voy a estar tranquila".

Según el "poroteo" -es decir, el recuento de los votos previstos- que llevó a cabo elDiarioAR, habría 32 senadores a favor de la iniciativa, 32 en contra, y 6 legisladores cuya postura aún no es pública. La consulta a fuentes directas y del entorno de esos seis senadores permitirían vislumbrar que, en mayoría, se inclinarán hacia el voto a favor o la abstención más que hacia el voto negativo, lo que implicaría que el proyecto resulte aprobado.

A la vez, dos senadores previsiblemente en contra de la iniciativa no votarán: Carlos Menem, por su agravado estado de salud, y José Alperovich, de licencia desde que fue denunciado por abuso sexual por una sobrina que trabajó como asesora suya.

En la misma sesión, el Senado debatirá si convierte en ley el llamado Plan de los Mil Días, también enviado por el Ejecutivo. Se propone acompañar a través de recursos económicos las maternidades deseadas de quienes precisen asistencia económica durante el embarazo y los tres primeros años de ese hijo. En Diputados el proyecto recibió 196 votos a favor, ninguno en contra y 5 abstenciones.

Aunque es la primera vez que la legalización de la IVE llega con el impulso de Presidencia, se trata de un reclamo histórico de las organizaciones de mujeres: la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que nuclea a más de 600 de esos colectivos, ya presentó su proyecto de legalización de la IVE ocho veces ante el Congreso.

La Campaña, junto a organizaciones de izquierda y peronistas, será una de las protagonistas en la vigilia que se extenderá en la Plaza de los Dos Congresos hasta que los senadores voten. Quienes están a favor de la legalización del aborto esperarán del lado norte -hacia la Avenida Corrientes- y quienes están en contra, hacia la avenida Belgrano. Allí también habrá vigilia, pero a favor de que el aborto no salga de la clandestinidad.

En caso de que la votación en el recinto resulte empatada, la vicepresidenta de la Nación -en su calidad de presidenta de la Cámara Alta- deberá definir el resultado: como hizo en 2018 como senadora, Cristina Fernández votaría a favor. Se trata de una iniciativa que no impulsó durante sus ocho años a cargo del Poder Ejecutivo.

La Plaza de los Dos Congresos ya está convertida en el escenario de ese debate: las vallas que la dividen en dos ya están instaladas, el tránsito que rodea al Palacio Legislativo ya está cortado, las pantallas están montadas y los baños químicos, puestos en fila. Ya hay carteles que alientan la legalización o la rechazan. Es que en la calle el debate ya empezó. Hace tiempo.

BJ

Etiquetas
stats