denuncia

Sobre la controversia con su empleada doméstica: "No le ofrecí un trabajo, le di opciones"

Arminda Banda Oxa, ex empleada doméstica de Donda.

En enero, Victoria Donda fue denunciada por ofrecer un cargo a su empleada doméstica, Arminda Banda Oxa, de 62 años. En los audios que se difundieron, Donda le habla de “un plan”. En ese momento, ella negó que el reclamo de la mujer fuera cierto o, al menos, como se planteaba. La imputaron por “presunta comisión de los delitos de administración fraudulenta y malversación de fondos públicos”. Se iniciaron dos causas en su contra: una en el fuero penal y otra en el laboral. El presidente Alberto Fernández la ratificó en el cargo por otros 180 días, que deberían renovarse la semana próxima.

Yo lo que te estoy diciendo es que por ahí podemos anotarte en un plan, en algo podemos anotarte. Necesito que vos me digas eso, si renuncias, porque hay que darte de baja para poder anotarte en un plan", dice Donda en uno de los audios. En otro: "Después igual se puede pagar para que saques la jubilación. Pero yo también necesito resolver eso y entiendo también que vos necesites la plata. En los planes están cobrando más o menos unos 10 mil pesos, y la contraprestación puede ser cerca de tu casa”. No se difundieron los audios que la empleada doméstica le envió a ella.

En una entrevista posterior a la divulgación de esa conversación privada, la empleada dijo que trabajó varios años “en negro”, que tampoco estaba registrada de manera correcta, que no le pagaban ni aguinaldo ni vacaciones. Y que no sólo se ocupaba de las tareas de la casa, sino que “paseaba al perro” y hacía de “cadete”. La denuncia contra Donda tiene un impacto simbólico y ético, que se agrava por el cargo que ocupa: es la titular Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

¿Podrías explicar qué pasó con tu empleada doméstica?

Arminda es una mujer que era amiga de mi familia de crianza y que trabajó para mi mamá mucho tiempo, hasta que falleció, en 2009. Trabajó cuatro años en mi casa. Los últimos años hacía cada vez menos horas. Tampoco venía todos los días. Es una mujer en situación de vulnerabilidad. 

¿Qué es “en situación de vulnerabilidad”?

Vulnerabilidad de derechos: vivía lejos, un familiar suyo estaba en una situación de salud muy difícil… La quise ayudar y la verdad es que quiero pensar que por su situación lo malinterpretó.

El tema es que mucha gente "lo malinterpretó".

Lo que hicieron los medios fue difundir el mensaje que yo mandé, no el mensaje que ella me mandó. Le dije “tenés muchas posibilidades: esta, esta y esta; no te angusties, si vos te querés jubilar te vas a poder jubilar; si te querés ir de acá vas a tener tu indemnización”. Hay que dejar claro que los derechos de los trabajadores son irrenunciables.

¿Qué le ofreciste puntualmente?

Le dije lo que se escucha en el mensaje. No propuse más que eso.

Ella dice que tiene años de trabajo registrados, en blanco, y otro tiempo en negro…

No registrados.

Claro, en negro.

No: no registrados. Hay que cambiar eso de “en negro”, “en blanco”... (N. de la R.: Donda corrige por tratarse de formas discriminatorias.)

Bien, asegura que hay años de trabajo no registrados.

No está registrada porque no estuvo en casa. En una carta documento le dije que si necesita algo, estoy. Simplemente porque estuvo en un momento muy difícil de mi vida: la muerte de mi mamá de crianza.

El presidente dijo que quisieron hacerte “un daño”. ¿Qué decís?

Cualquier persona que evalúe de dónde sale un abogado laboralista, que da charlas en embajadas, dos abogados penalistas que además se ofrecen a representar a personas en contra mío, dos peritos informáticos y un escribano, cualquiera que evalúe ese costo se da cuenta de que viene de algún lado. La verdad es que no quiero entrar en detalles porque es una causa que espero cerrar este año. Lo que pretendo también es demostrar que en una campaña de odio tan grande, si no tenés nada que esconder te lo inventan. Me parece que también hay una parte de la sociedad que se tiene que dar cuenta de que los que estamos expuestos también nos exponemos a que nos inventen cosas.

¿Arminda paseaba al perro o hacía cadetería?

No voy a contestar eso.

¿Volverías a ofrecerle a una persona un trabajo en el organismo que dirigís?

Eh… a ver. Otra vez: yo no le ofrecí un trabajo, le di opciones. Hoy recibo currículums de muchas personas y los derivo a cada área para que los evalúe. A mi me llamó una señora  con la que estoy agradecida y a la que conozco mucho, llorando, por un problema familiar y me dijo “no puedo ir más a trabajar”. Y yo le dije: “No hay problema, vos tenés derecho a esto, esto y esto, y podés seguir trabajando”. Es eso. El Potenciar es un plan que está en la Web. Si das con los requisitos, entrás. No lo manejo yo. Vos me preguntás si volvería a hacer eso, no voy a decir ni sí ni no. Prefiero no contestar esa pregunta.

elDiarioAR se contactó con Osvaldo Barsanti, el abogado que acompaña a Arminda en la parte laboral de la denuncia. Dijo que ya tiene lista la demanda para presentar en el Tribunal de Trabajo Doméstico, que sólo resta la firma de su representada a quien no pudo ver por el confinamiento. “Hay prueba suficiente para demostrar el periodo en negro, de 2007 a 2016, y el subregistro de 2016 en adelante”, agregó. Según Barsanti, Arminda sigue trabajando como empleada doméstica en la casa de “un ejecutivo que fue quien la impulsó a hacer la demanda cuando tomó conocimiento de su situación”.

VDM

Etiquetas
stats