A pesar de la presión que genera en las cuentas, el Gobierno mantendrá la ayuda para alrededor de 10.000 empresas

El gabinete económico se reunió en el Salón Norte de la Casa Rosada

“La ayuda se va a mantener el tiempo que sea necesario”, dijo ayer el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, al finalizar la reunión semanal del gabinete económico. Se refería al Programa de Recuperación Productiva (Repro II) que actualmente alcanza a alrededor de 10.000 firmas y 290.000 trabajadores. El ministro insistió en que las medidas se sostendrán, aun cuando esto genera una gran presión en las cuentas del Estado, que en febrero dejaron atrás el balance positivo mostrado por primera vez en enero y volvieron a arrojar un déficit primario de $76.000 millones.  

“Siempre hemos dicho que las herramientas de asistencia iban a continuar y se iban a ir adaptando a la situación de desarrollo que tenga la actividad”, sostuvo Moroni, luego de abandonar el Salón Norte de la Casa Rosada en el que se reunieron, encabezados por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, los distintos referentes de la gestión económica del Gobierno. 

Según detalló, el programa Repro II alcanza a alrededor de 10.000 empresas y 290.000 trabajadores, divididos en tres grupos. Dentro de este número se encuentran los “sectores no críticos”, que sin embargo siguen afectados de algún modo por la pandemia y explican a alrededor de 70.000 trabajadores incluidos en el programa. 

Por otro lado están los “sectores críticos”, entre los que se cuentan los espectáculos públicos, el turismo y la gastronomía, donde se enmarcan algo más de 110.000 trabajadores que cobran parte de su salario vía Repro. En tercer lugar Moroni identificó a un sector “muy estresado, que hoy es más necesario que nunca, que es el de la salud”, donde hay 100.000 trabajadores cubiertos. 

Los tres sectores reciben distintos volúmenes de subsidios. Para los no críticos el complemento es de $9.000; para los críticos, $12.000 y para el sector de la salud, $18.000. De acuerdo con el ministro, el sistema está “funcionando bien” y la transferencia se realizan los días 9 y 10 de cada mes. 

Por otro lado, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Cultura oficializaron este miércoles mediante una resolución en el Boletín el pago de Repro II para trabajadores y las trabajadoras de las industrias culturales, de $6.000 por cada relación laboral activa.

El Repro II se constituyó este año en la herramienta que reemplazó al Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que fue durante el 2020 la que canalizó las transferencias directas a las empresas para pagar salarios. En este proceso, el Gobierno también ajustó los requisitos para la inscripción, con el objetivo de focalizar la ayuda y comenzar a reducir el gran gasto volcado al alivio del Covid-19.

Para inscribirse las firmas deben acreditar una variación en la facturación interanual negativa en el mes previo a la solicitud del beneficio. Sólo están exceptuadas de este requisito las empresas del sector hotelero y agencias de viajes que hayan participado en el programa PreVaje, así como los empleadores y empleadoras del sector salud que estén incluidos en la nómina elaborada por el Ministerio de Salud y la Superintendencia del Servicio de la Salud. Además, luego de acreditar ese punto en la preselección, el Gobierno avanza con la evaluación mediante otros criterios como el endeudamiento de la empresa, su liquidez y la variación de las importaciones. 

Aun así, los gastos vinculados a las medidas de alivio continuaron presionando en las cuentas. Según un informe publicado ayer por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), durante febrero los programas instrumentados en el marco de la pandemia por Covid-19 implicaron erogaciones por alrededor de $21.437 millones, sin los cuales el gasto primario hubiera presentado una expansión en términos reales de 9,6% interanual y no de 14,4%.  

De acuerdo con el informe oficial, que toma la base devengado para estimar la ejecución del gasto, el déficit primario alcanzó los $76.128 millones en febrero, lo que significó una marcha atrás respecto del superávit de enero, el primero registrado en doce meses, cuando hubo un excedente de $138.448 millones.

El detalle muestra que las partidas destinadas a atender la emergencia sanitaria por la Covid-19 sumaron $21.437 millones en febrero. La mitad de esa cifra se explica por un remanente de 2020 de $10.296 millones correspondiente al pago del salario complementario, en el marco del ATP. El resto fue compra y traslado de vacuna ($5.675 millones) y el Repro II ($5.012 millones).

DT

Etiquetas