Segmentación

Tarifas de luz y gas: en septiembre se hará una primera quita de subsidios de 20%, y la eliminación plena llegará en enero

La secretaria de Energía, Flavia Royón

El primer tramo de la quita de subsidios se aplicará en septiembre y será del 20% para los usuarios que queden dentro del segmento de “altos ingresos”. Luego vendrán otras dos quitas de 40%: una en noviembre y la otra en enero de 2023, por lo que este grupo de usuarios se quedará sin la ayuda estatal a comienzos del año próximo, según informó esta tarde la secretaria de Energía, Flavia Royón, en una conferencia de prensa desde el microcine del Ministerio de Economía. 

Luego de postergar el anuncio programado para la semana pasada, el Gobierno dio precisiones este martes sobre la implementación de la segmentación tarifaria. Para gas y electricidad combinará un criterio de ingresos de los usuarios y de nivel de consumo y para agua estará basada en el valor de la zona de residencia.

Según los cálculos oficiales, el ahorro fiscal estimado por la reorganización de los subsidios de electricidad y gas será de $47.500 millones para 2022 y de $450.000 millones para 2023, dado que el año próximo regirá de manera plena desde el inicio. “Es más de lo presupuestado inicialmente”, admitió Royón, cuando se estimaba que solo el 10% se iban a quedar sin subsidios. 

Royón admitió que “hay muchas inquietudes” sobre la segmentación, dado que es la primera vez que se hace en la Argentina. “Hemos tenido dificultades y estamos trabajando sobre todo en la colecta de datos”, dijo y aseguró que el registro sigue abierto para la actualización de la información. Le agradeció a “los 4 millones de argentinos no solicitaron el subsidio” y contribuyeron al “ahorro fiscal”. Por otra parte, informó que están trabajando en identificar a las personas que necesitan el apoyo del Estado y que por algún motivo no se inscribieron en el RASE, procedimiento que se realiza en conjunto con el Anses. 

En la presentación, se insistió que la segmentación fue pensada con un criterio de una distribución basada en la justicia social y equidad. “Hoy el 50% de la población de mayores ingresos recibe el 60% de los subsidios. En esta readecuación tratamos que el subsidio llegue a quien más lo necesita y que con el ahorro fiscal empecemos a hablar de las obras que necesita nuestro país para desarrollar su potencial energético”, sostuvo.

La funcionaria, que llegó desde Salta para sumarse a la gestión nacioanl, ratificó el esquema de segmentación en tres estratos definido por el exministro Martín Guzmán. Uno de ingresos altos (por encima del valor de 3,5 canastas básicas), otro de ingresos medios y otro de ingresos bajos, que cuentan con la tarifa social. 

Según explicó, a quienes le corresponda la eliminación del subsidio se les aplicará en tres etapas: 20% de quita en septiembre, 40% en noviembre y 40% en enero de 2023. Esto retrasa la aplicación respecto de las fechas originales y una suaviza el impacto inicial, dado que la quita llega después de la época de frío más intensos y da tiempo a regularizar la situación a quienes todavía no se anotaron en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) y necesitan mantener la ayuda estatal. 

El anuncio fue hecho bajo el nombre de “plan de tarifas justas y responsables”, una fraseología inaugurada por la nueva conducción en Economía. Royón se basó en el contexto internacional y la suba del precio de la energía a nivel global para lanzar el nuevo esquema.

“Necesitamos instalar la educación del uso racional y sustentable del recurso, por este contexto que estamos viviendo”, dijo. Además, señaló que la demanda creció 3,1% respecto del año pasado, debido a la recuperación de la actividad productiva. Ambas cosas generaron “que la Argentina haya tenido que gastar US$3.600 millones más para garantizar el abastecimiento con normalidad” del país.

GAS

Federico Bernal, subsecretario de Hidrocarburos, dio detalles sobre lo que sucederá con la tarifa del gas de red. Según apuntó, el promedio en todo el país y de toda la categoría de usuarios es de 97 metros cúbicos mensuales, pero mostró la amplia variación entre zonas. Por ejemplo, es mucho más elevado en las provincias patagónicas, donde el gas se destina mayormente a la calefacción, lo que se explica por las “particularidades climáticas”. 

“La cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y eficiencia de los equipos domésticos”, puntualizó Bernal. 

Según precisó, de acuerdo a los usuarios registrados hasta el momento, el 3% (categorizado dentro de “altos ingresos”)  sufrirá una quita total del subsidio, con un aumento final de 167% en el precio del gas, en tres etapas. “Dichos aumentos se aplican de manera gradual por bimestres a partir de septiembre (noviembre y enero posteriormente) implicando un aumento promedio cercano a los $500 por mes por escalón y $1.500 acumulado en los tres bimestres”, se detalló.

Para nivel medio (nivel 3), se decidió subsidiar un volumen equivalente al 70% del promedio entre los umbrales mínimos y máximos de consumo para cada categoría de usuario en cada subzona del país. El consumo que esté por encima de ese volumen, quedará fuera del subsidio. Bernal presentó cuadros en los que se detalla el volumen fijo subsidiado de m3 al año, para cada subzona y para cada una de las ocho categorías de usuario.  

“La medida de incrementos en PIST (precios del gas natural en Punto de Ingreso al Sistema de Transporte) para este segmento plantea tres aumentos con una aplicación gradual por bimestres a partir de septiembre implicando un aumento promedio cercano a los $165 por mes por escalón y $500 acumulado en los tres bimestres”, se precisó.

Quienes tienen tarifa social (nivel 2) mantendrán los subsidios y no sufrirán nuevos aumentos hacia adelante. 

ELECTRICIDAD 

Santiago Yanotti, secretario de Energía Eléctrica, dijo que al nivel 1 (altos ingresos) del 100% del subsidio que hoy tienen se les retira primero el 20%. A los que quedan dentro del segmento 2 (ingresos bajos) se les mantiene el subsidio. Los usuarios del nivel 3 (clase media) van a tener hasta los 400 kWh mensuales subsidiados. El promedio, sostuvo, es de menos de 300 kWh de consumo mensuales. 

El tope de consumo subsidiado se elevará a 550 kWh para las localidades que no cuenten con gas natural por redes.

Según precisó, los usuarios generales (comercios) tendrán el mismo esquema que el segmento de altos ingresos. “Con este esfuerzo el Gobierno se acerca al orden fiscal”, dijo. 

Yanotti no especificó cuál es el porcentaje de aumento final, pero dijo que en promedio la suba mensual en las boletas será de $800.

AGUA

Malena Galmarini, sentada a la izquierda de Royón, mostró ejemplos de facturas de edificios y zonas más pudientes del AMBA (el edificio Kavanagh de Retiro, el edificio Chateau Libertador de Núñez y una vivienda “de casi una manzana” de San Isidro) para argumentar la necesidad de impulsar un esquema “más justo”. 

Señaló que los 250.000 hogares que ya tienen tarifa social no van a tener aumentos. Asimismo, se abrirá un “Registro para el mantenimiento del subsidio” para que los usuarios y usuarias que consideren que lo necesitan soliciten mantenerlo, independientemente del lugar en el que vivan. De ser otorgada la petición, se los asmiliará al esquema del segmento “bajo”. 

Para el resto, AYSA definió que habrá una segmentación geográfica; diferente a la segmentación basada en ingresos y consumo que impulsa el Gobierno Nacional. Para esto, se dividirá la zona que abarca AYSA --la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 26 partidos del conurbano-- en zonas de valor alto, valor medio y valor bajo.

Se parte de un escenario en el que todas las boletas tienen un 60% de subsidio. Este porcentaje se modificará del siguiente modo, dependiendo de la zona donde esté localizado el usuario, ya sea un hogar o un baldío. 

-Zona de valor alto (representan al 15% de los usuarios): se quedan con 0% subsidio a partir de noviembre de 2022. Así, una factura promedio de $841 tendrá una escalada repentina de $1.260, lo que la llevará al orden de los $2.100. 

-Zona de valor medio (el 27% de los usuarios): se le reduce el subsidio al 40% en noviembre, a 20% en enero y se quedan sin subsidio a partir de marzo de 2023. 

-Zona de valor bajo (49% de los usuarios): se le reduce el subsidios a 45% en noviembre, a 30% en enero y se quedan con 15% a partir de marzo. Es decir, no se les elimina por completo la ayuda estatal.  

Para los usuarios no residencial (9% del total de usuarios), sin importar zona, se les bajará el subsidio al 40% a partir de noviembre, al 20% en enero de 2023 y a 0% a partir de marzo del año próximo.

Segmentación de Tarifas

DT

Etiquetas
stats