LA EMPRESA DE LOS MACRI

Correo: abren una nueva causa penal por el presunto fraude a los acreedores

La compañía de la familia del expresidente Macri necesita el apoyo de sus acreedores pero se abrió un frente penal que pone el proceso en riesgo.

La Justicia penal abrió un nuevo expediente sobre el caso Correo Argentino SA, que gira en torno a un presunto fraude a los acreedores de la compañía de la familia Macri, según los dictámenes a los que accedió elDiarioAR

El banco salvador de los Macri está en bancarrota y Correo quedó al borde de la quiebra

El banco salvador de los Macri está en bancarrota y Correo quedó al borde de la quiebra

La causa, que podría complicar el futuro judicial de Correo y de los representantes de la empresa, se originó en las últimas semanas, tras la denuncia de un abogado que durante los años 2000 trabajó para el estudio jurídico de Abraham Yeduda Kozak, un penalista reconocido en Córdoba por la lucha estudiantil en los agitados años 60. 

El denunciante, quien dialogó con este medio pero pidió que se reservara su nombre, figura como apoderado de 23 acreedores de Correo que vienen aceptando las últimas ofertas de la compañía y colaboran así para evitar la quiebra. Sin embargo, el abogado asegura que nunca fue apoderado de ninguno de ellos. Su testimonio, que consta en un escrito publicado en el sitio web del Poder Judicial, llamó la atención de la fiscal general Gabriela Boquin, quien ya venía investigando a este mismo estudio jurídico. 

La denuncia

El relato de este abogado encaja con las sospechas de Boquin sobre una supuesta maniobra montada por tres bufetes que estuvieron de los dos lados del mostrador: durante años, sus abogados integraban el directorio de la empresa de los Macri y al mismo tiempo representaban a los acreedores en la negociación por las deudas de Correo, un escenario que sólo podía beneficiar a Correo y que podría constituir un supuesto fraude, según dos dictámenes de la fiscal de 2019 y 2021. 

Uno de esos tres estudios sospechados es el de Kozak. Los otros dos son el Estudio Tonelli (fundado por el diputado Pablo Tonelli, de Juntos por el Cambio) y el de Jaime Kleidermacher, abogado de Correo. 

La compañía de los Macri necesitaba juntar una mayoría de acreedores para salvarse de la quiebra. En 2007, presentó ante la Justicia las conformidades de unas 360 personas y empresas a las que la compañía les debía dinero y que aceptaban la oferta de Correo para saldar sus deudas. Las 360 personas y empresas aparecían representadas por apoderados, todos abogados de estos tres estudios jurídicos.

La fiscal sostiene que los apoderados, en realidad, estarían trabajando para inclinar la balanza a favor de Correo y contra la conveniencia del resto de los acreedores del concurso. El 61% de esas conformidades bajo sospecha tiene como apoderados a abogados del estudio de Kozak, según surge de dos dictámenes de la fiscal. Algunos de ellos fundaron un nuevo estudio, tras la muerte de su jefe, y ocupan las mismas oficinas sobre la calle Tucumán al 1.600. 

La nueva causa penal tramita en el juzgado nacional de Laura Bruniard y en la fiscalía 11. Como primera medida, tras la denuncia del abogado, el fiscal Daniel Togni solicitó una pericia caligráfica para analizar si su firma podría haber sido falsificada en los documentos del concurso de Correo. 

El denunciante se presentó en los tribunales el 14 de abril último, luego de haber leído su nombre en un artículo de Página/12 sobre este grupo de abogados apuntados por la fiscal Boquin. Afirmó en un escrito “desconocer participación personal alguna ni carácter de apoderado ni en ninguna otra forma” en el concurso de Correo, es decir, que nunca ofició como apoderado de acreedores. 

Socma, principal accionista de Correo, respondió ante la consulta de elDiarioAR: “Todas las firmas están certificadas ante escribano, así que si firmó, la firma es de él”. En la compañía de los Macri niegan una relación con el abogado Kozak, a pesar de que fue director de Correo durante tres años, entre 2004 y 2007 (según consta en las actas de la compañía y en el expediente). “No hay conocimiento acerca de esa persona y por lo tanto no hay información al respecto”, afirmaron.

Un outsider

Kozak falleció el 11 de agosto de 2007, a los 68, y catorce años más tarde, su nombre terminó involucrado en un supuesto fraude para salvar de la quiebra a Correo. ¿Por qué lo desconocen en Socma?

Fue dos veces presidente de la Federación Universitaria en Córdoba; defendió a presos políticos, fue perseguido por la Triple A y la intervención en la provincia durante 1974; cayó preso, pasó un año en la cárcel de Devoto y tras un decreto de Isabel Perón partió hacia el exilio en Venezuela, en diciembre de 1975. Así surge de los testimonios de un familiar directo, tres de sus colaboradores, dos dirigentes radicales y artículos y publicaciones.

Regresó a Argentina con la vuelta de la democracia, fundó su estudio jurídico en Buenos Aires, trabajó para el radicalismo durante el gobierno de Fernando De La Rúa y en 2004 se convirtió en director de Correo Argentino SA, la compañía de los Macri. 

La relación de Kozak con la familia Macri surgió en Venezuela, durante su exilio, cuando el abogado trabajó para la Fiat en Venezuela, según confirmaron dos abogados que trabajaron con él. Un familiar directo de Kozak desconoció que el abogado hubiera tenido un nexo con la automotriz durante su exilio. También dijeron que nunca lo vieron con los Macri ni lo escucharon referirse a la familia del expresidente.

A finales de los ‘60, Franco Macri se asoció a la italiana Fiat y fundó Impresit Sideco, que más tarde sería Socma (Sociedades Macri). “Abraham Kozak fue ejecutivo de la Fiat en Venezuela. Tenía aproximadamente 40 años en aquel entonces. No ejerció el derecho sino que se encargó del departamento de compras internacionales y trámites de importación”, explicó Julián Afonzo, especialista en temas automotrices y editor en Caracas. Llegó “referido por Fiat Argentina”, agregó Afonzo.

En su entorno familiar más directo, una de las personas más cercanas a Kozak, que además lo acompañó en el exilio, negó que el abogado haya participado de cualquier fraude o delito. La persona consultada aseguró que Kozak “fue un hombre recto”. Negó conocer a los clientes del abogado o haberlo visto alguna vez con los Macri o hablar de ellos.

“Firmamos lo que Kozak nos pedía. Muchos de nosotros no sabemos ni qué firmamos ni de qué acreedores éramos apoderados ni si eran acreedores reales. Tenían que juntar conformidades para evitar la quiebra de Correo”, contó uno de los exabogados del estudio de Kozak ante la consulta telefónica. Él también figura como apoderado de acreedores de Correo. 

Otros dos de sus colegas del bufete ratificaron su versión: la dinámica en el estudio con respecto al caso Correo era “firmar lo que pedían”. Uno de los tres abogados consultados dijo haberse enterado por este medio que había sido apoderado de Correo durante los años 2000. Si la investigación por presunto fraude avanza, todos podrían terminar declarando ante la Justicia.

Abraham Kozak fue ejecutivo de la Fiat en Venezuela. Tenía aproximadamente 40 años en aquel entonces. No ejerció el derecho sino que se encargó del departamento de compras internacionales y trámites de importación.

Julián Afonzo Especialista en temas automotrices y editor en Caracas.

“Kozak era penalista, no manejaba casos de concursos y quiebras. Terminó en Correo por su relación con los Macri”, afirmó. “Era un hombre con muchos contactos en la política por su trayectoria. Muy cercano a Ramón Mestre y a los radicales”, contó el excolaborador de Kozak. Ramón Mestre hijo no respondió los llamados y consultas de este medio, pero Kozak fue asesor de su padre durante la intervención en Corriente de 1999, según las publicaciones de ese año y ratificaron dos dirigentes del radicalismo.  

La pista de los abogados

Los abogados señalados por la fiscal Boquin como partícipes de esta presunta maniobra de fraude a favor de los Macri están nucleados en tres bufetes. El primero es el Estudio Tonelli, fundado por el diputado Tonelli, aliado del expresidente Macri, y dirigido actualmente por su hermano Alejandro. Este estudio tiene tres abogados “de los dos lados del mostrador”: representaban a 54 acreedores y al mismo tiempo estaban en el directorio de Correo.

Voceros de Tonelli no respondieron la consulta de este medio, pero en el pasado han negado la comisión de delitos para favorecer a Correo.

El segundo estudio señalado es de Kleidermacher, abogado de Correo en los tribunales comerciales. Cuatro abogados vinculados a su estudio aparecen como apoderados de 86 acreedores. El letrado ha negado vínculos con esos abogados o cualquier irregularidad para defraudar a los acreedores de Correo. 

El tercer bufete es el de Kozak. No sólo él fue director de Correo sino que otros tres abogados de su estudio figuran con distintos cargos en la compañía (directores, apoderados y encargado de asuntos jurídicos) entre 2005 y 2012. Al mismo tiempo, esos tres abogados y otros cinco letrados del estudio Kozak aparecen en el expediente como apoderados de 220 acreedores. Uno de ellos es quien presentó la denuncia en abril desconociendo haber sido apoderado de acreedores de Correo.

Este año, la empresa de los Macri debió presentar nuevamente estas conformidades para salvarse de la quiebra y la jueza Marta Cirulli, del fuero comercial, debe determinar si son válidas y cumplen con la ley. Los acreedores que representaban los abogados de Kozak siguen figurando en la lista, según el documento que presentó la compañía en el juzgado comercial (los documentos son públicos y pueden consultarse en la página web del Poder Judicial).

ED

Etiquetas
stats