EL ATENTADO A CFK

Los detenidos rondaban el domicilio de Cristina desde al menos un mes antes del intento de homicidio

El traslado de Sabag Montiel, el martes 6 de septiembre, antes de ser indagado por segunda vez.

0

Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte frecuentaron las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner desde los primeros días de agosto, informó a elDiarioAR una fuente con acceso a la causa por el intento de homicidio de la expresidenta.

A cinco días del atentado, la Policía Federal ordenó traslados y refuerzos en la custodia de la vicepresidenta

A cinco días del atentado, la Policía Federal ordenó traslados y refuerzos en la custodia de la vicepresidenta

Los investigadores ubicaron los teléfonos celulares de los dos detenidos por el atentado del jueves 1° de septiembre impactando en la antena de telefonía más cercana al departamento de la calle Juncal, en el barrio porteño de Recoleta. 

Para esas fechas, la militancia y seguidores de Fernández de Kirchner aún no estaban manifestándose en la zona y ni siquiera se conocía el pedido de pena de doce años de prisión en su contra por presunta corrupción en la obra pública de Santa Cruz.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) cruzó la ubicación de los teléfonos con mensajes y cruces de llamadas entre los imputados por “querer darle muerte” a la funcionaria, y lograron identificar a ambos en lo que presumen que podría haber sido parte de las tareas de inteligencia previa al atentado, explicó la fuente a este medio.

La presencia de Sabag Montiel y Uliarte en las inmediaciones al domicilio de Fernández de Kirchner se dio “con repetición” durante esas fechas y posteriores, agregó la persona consultada. 

Los investigadores continúan cruzando datos y ubicaciones de los teléfonos del entorno de la pareja para intentar determinar si contaron con la colaboración de su entorno. Eso incluye a los cinco vendedores de algodones de azúcar que trabajaban con Uliarte y Sabag Montiel. La hipótesis de que actuaron en el marco de una organización poco sofisticada pero organización al fin, y con la seguridad de que el hecho fue con premeditación es la línea más fuerte hasta el momento pero aún resta confirmarlo, explicó la fuente a elDiarioAR.

Aún no se determinó si los carros y palos de algodones de azúcar o copos de nieve que se detectaron en las inmediaciones al domicilio de CFK son realmente los que utilizaban Uliarte y sus socios, agregó la persona consultada que sigue constantemente las novedades de los hallazgos de los investigadores de la PSA y la Policía Federal. Esta última fuerza fue apartada de las pericias telefónicas e informáticas y de la custodia de los detenidos pero aún continúa realizando algunas tareas para la jueza federal María Eugenia Capuchetti.

En las últimas horas, Sabag Montiel ya había sido identificado muy cerca de la vicepresidenta el domingo 28 de agosto por la noche, a escasos metros de la exmandataria y observándola saludar a los militantes y seguidores que se manifestaban en la puerta de su domicilio tras el pedido de condena del fiscal Diego Luciani en el juicio por el caso Vialidad. Fue cuatro días antes del intento de homicidio.

Uliarte

Fernando Sabag Montiel y Brenda Elizabeth Uliarte quedaron imputados en la investigación caratulada como “homicidio en tentativa” por “haber intentado dar muerte a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner” y “haber contado para ello con la planificación y acuerdo previo entre ambos”, según confirmó una fuente directa del expediente. Son los hechos por los cuales fueron indagados el martes último. 

Los investigadores buscan reunir la mayor cantidad de pruebas posibles para confirmar la presunta participación de Uliarte en la planificación y ejecución del atentado. Durante la madrugada del jueves, la jueza ordenó un allanamiento en la casa de un exnovio de Uliarte en la localidad de San Miguel. 

El hombre se comunicó con la Justicia para informar que la detenida había buscado refugio en su casa el jueves 1° de septiembre, tras el atentado. Pasó la noche y partió alrededor de las 5 AM del viernes. Pero antes, Uliarte dejó una bolsa y un paraguas.

La PSA secuestró este jueves ambos objetos y los investigadores ya confirmaron que son los objetos que tenía consigo cuando estaba cerca del domicilio de Fernández de Kirchner, momentos posteriores a que Sabag Montiel le apuntara con el arma y gatillara a centímetros de su cara.  

El martes, cuando Sabag Montiel fue indagado por segunda vez se negó a declarar pero dijo a la jueza y al fiscal Carlos Rívolo: “Brenda no tuvo nada que ver y yo tampoco”, informaron dos fuentes directas de la causa.

A su vez, Uliarte también se negó a declarar pero respondió preguntas de su defensor oficial, Gustavo Kollman. Dijo que no tuvo nada que ver con el intento de homicidio ni con su planificación; que fue hasta la casa de la vicepresidenta el jueves 1° de septiembre para acompañar a su novio; y agregó que lo que hizo Sabag Montiel le pareció “aberrante”, agregó una de las fuentes consultadas.

La PSA realizará pericias sobre la bolsa en busca de rastros de pólvora. De encontrarlos, la fiscalía podría sostener que Uliarte transportó el arma en la bolsa hasta el lugar del hecho luego de que la pistola Bersa fuera disparada a modo de prueba, antes del intento de homicidio. Las pericias balísticas determinaron que el arma había sido disparada recientemente porque se hallaron restos de pólvora.

ED

stats