Efecto carne: la tensión con Perotti anticipa la pulseada por los candidatos del PJ

Omar Perotti con Daniel Scioli, el viernes pasado

"Menos mal que no me llamaron". La frase que Omar Perotti dijo cuando estalló el expediente Vicentin, con un anuncio sorpresivo el lunes 8 de junio de 2020 a media tarde en Casa Rosada, mereció una remake cuando este lunes, al atardecer, el gobierno de Alberto Fernández anunció la suspensión por 30 días de la exportación de todos los cortes de carne vacuna.

Ni aquella vez ni esta, el gobernador de Santa Fe estuvo en la cocina de las medidas que tomó Nación aunque las dos tuvieron un alto impacto sobre su provincia y adicionalmente, aunque Perotti es uno uno de los jefes territoriales de buen diálogo con el presidente. Figura, incluso, entre los que nutren la entidad por momentos abstracta de "gobernadores del PJ" como scrum de contrapeso político en el Frente de Todos (FdT).

"Se cortó solo", dijo, como contracara, una fuente de Casa Rosada sobre los tuits de Perotti en contra de la suspensión de las exportación de carne. Hubo reacciones y malestar, un clima picante en el FdT santafesino que salieron a amortiguar el ministro Agustín Rossi y los suyos, y un ruido acumulado que suele vincular a Perotti con el cordobés Juan Schiaretti, una relación de largo aliento, en la que el cordobés fue un sponsor clave del santafesino en 2019.

Cristina Kirchner pone especial énfasis en las mayorías en el Senado, su zona de operaciones. Para Fernández la preocupación principal es la Cámara de Diputados donde el FdT está a más de diez votos del quórum.

"Estuvo muy presionado por los frigoríficos y le habla a su mercado", asumió un operador nacional que dijo que la decisión de Fernández es encapsular el episodio y evitar que se convierta en una crisis política interna. "Ellos deberían entender que es menos dañino un hilo de Twitter que una pueblada en la provincia. ¿Se dan cuenta lo que podría pasar si Omar sale a bancar la medida? Se incendia la provincia", explicó un entornista de Perotti.

Algo de eso traducen en Casa Rosada. saben que el "mercado" de Perotti se nutre, en gran medida, del sector del campo y que le debe hablar a ese universo. La tensión puso sobre la mesa un fenómeno propio del FdT en provincias que registran alta hostilidad al kirchnerismo. En la matemática electoral de Alberto Fernández, Santa Fe y Entre Ríos figuran como provincias en disputa. En la cuenta general, pueden ser clave a la hora de traducir un resultado nacional.

Paritaria

De fondo, aunque hay un factor económico y sectorial, lo que late en el episodio Perotti, es un anticipo de la paritaria interna del Frente de Todos sobre la definición de las candidaturas de este año, cierre de listas que quedará para julio con la redefinición del cronograma electoral que trata el Congreso.

En Santa Fe, el panperonismo renueva dos bancas en el Senado: la cristinista María de los Ángeles Sacnun y el perottista Roberto Mirabella. Ambos quieren volver y sus promotores quieren que así sea. La discusión, como no está claro el resultado, es el orden: quien encabece la boleta tiene, a priori, asegurado el lugar mientras el segundo está en zona gris porque la elección santafesina suele repartirse en tercios, con cierta paridad.

En la baraja aparece, además, la hipótesis de que Rossi se convierta en un candidato que sobrevuele las tribus. En Santa Fe ponen peros. "Perotti va a jugar a fondo en la elección, que va a ser entendida como un plebiscito de la gestión. Pero seguramente va a estar más comprometido si el principal candidato es suyo", dicen a elDiarioAR en el entorno del gobernador. Traducción: si no encabeza la tira mayor, la del Senado, quizá Perotti se involucre menos.

Ese debate está latente y, según dicen en la provincia, se resolverá en un mano a mano entre Perotti y Cristina Kirchner quien, por otro lado, pone especial énfasis en mantener las mayorías en el Senado, su territorio de operaciones. Aunque para Fernández la preocupación principal es la Cámara de Diputados, donde el FdT está a más de diez votos del quórum, que logra subsanar a medias con acuerdos con bloque silvestres que, a su vez, se pueden reducir si las legislativas de este año son, como se presume, muy polarizadas.

En el armado de las boletas del 2019, la actual vice se concentró en las listas del Senado y en este turno esa variable parece repetirse. Se le atribuye, por caso, haber intervenido para frenar un proyecto de megaminería en Chubut por el efecto negativo de esa medida. Pero a su vez, Perotti quiere que el tope de la lista sea propio, por la identidad del referente del Senado con el gobernador.

En Santa Fe hablan de una instancia de resolución entre Cristina y Perotti, una vía de diálogo que se exploró en el Senado cuando ambos ocuparon banca pero que en los últimos meses estuvo poco -o nada- transitada.

PI

Etiquetas
stats