¿Dónde está Tehuel?

Marcha por Tehuel: "Los varones trans existimos"

Marcha en el Obelisco para pedir por la aparición con vida de Tehuel.

Un taxi indignado quiere pasar por el Obelisco más allá del grupo que sostiene banderas del orgullo trans, del orgullo LGBT+ y pancartas con la cara de Tehuel de la Torre, el joven de 22 años que desapareció el 11 de marzo. Alguien le explica: “Puede ser tu hijo, tu hija, hasta podés ser vos. ¡Hoy nos falta Tehuel!” El hombre insulta con todos los colores de las banderas y el grupo que está cortando avenida Corrientes aumenta la apuesta y canta: “Señor, señora, no sea indiferente, desaparecen pibes en la cara de la gente”, “¡Queremos a Tehuel con vida, vida, VI-DA!”. A comparación de otras marchas la convocatoria no es multitudinaria -unas cien personas- pero el grito de justicia se escucha fuerte y dos consignas son claras: que aparezca con vida y se le respete su identidad de varón trans.

“No es casualidad que haya pasado esto, la violencia que vivimos es todos los días”, dice a elDiarioAR Alejandro, que tiene 21 años y pertenece al Movimiento de Juventudes Trans. “Salgo de mi casa con miedo, más allá de la ropa que me ponga y por dónde me mueva, porque sé que si llego a cruzarme con la persona equivocada puedo recibir un golpe”. 

Para Alejandro la violencia que reciben los varones trans está invisibilizada pero es más común de lo que se conoce: “Tengo montón de amigos que intentaron suicidarse, o que caen en las adicciones como escape o están en situaciones muy precarias por cómo te rompe el mundo. Que te echen de tu casa a los 15 años es un impacto a tu calidad de vida que es inexplicable, por eso no es casualidad que pasen estas cosas, porque algunas vidas parecen importar menos que otras”.

El sábado la causa judicial que investiga “desaparición de persona” tuvo la novedad de un nuevo detenido: Oscar Alfredo Montes, un chatarrero amigo y vecino de Luis Alberto Ramos, el otro imputado al que Tehuel fue a ver el 11 de marzo. Ese día el joven fue de su casa en San Vicente hasta la casa de Ramos, en la localidad bonaerense de Alejandro Korn. La geolocalización del celular marca señales desde las 19 hasta las 0.30 en esa zona, pero de momento ninguno de los dos detenidos quiso declarar.

“En este caso nos une Tehuel, pero la violencia que vivimos es moneda corriente. El reclamo que traemos para es que nos vean y sepan que hay una comunidad a la que le importa”, dice Francisco, activista y locutor del programa TransPortando Ideas. “Nuestras desapariciones no frenaron cuando volvió la democracia y lo peor es que de la mayoría ni siquiera nos enteramos, sumado a la discriminación de los entornos cercanos que hace que veces ni nos busquen”.

Francisco tiene 22 años y pide que los medios de comunicación hablen en masculino cuando se refieran a Tehuel. Y que si alguien no sabe cómo referirse a varones trans, tenga el compromiso de informarse: “Muchas personas piensan que solo existen las mujeres trans y hay una falta de registro de nosotros y nuestros deseos. Tenemos una ley de identidad de género pero también se trata de tener la sensibilidad de escuchar, porque incluso dentro de la marginación que vivimos las personas trans a nosotros directamente nos hacen invisibles. Acá estamos, los varones trans existimos”.

En este caso nos une Tehuel, pero la violencia que vivimos es moneda corriente. El reclamo que traemos para es que nos vean y sepan que hay una comunidad a la que le importa

Francisco — activista y locutor del programa TransPortando Ideas

El viernes fue el cumpleaños 22 de Tehuel y su familia organizó una marcha en su localidad,  llevando antorchas, velas y pidiendo que aparezca. Como estaba transicionando no todo el mundo de su entorno sabía de su identidad -incluso algunos familiares se enteraron de que era varón trans a partir de su desaparición-, pero su novia y conviviente, que tiene un bajo perfil en los medios, no tenía dudas de cómo le gustaba que lo nombren. A tres semanas la  situación es distinta: quienes saben que se identificaba varón e igual deciden llamarlo en femenino ya no son inocentes, lo están violentando. El lenguaje puede aplastar y hacer que Tehuel desaparezca una y otra y otra vez.

La búsqueda

En los rastrillajes está participando el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU) del Ministerio de Seguridad de la Nación: “Desde el SIFEBU se transmitió la búsqueda a nivel nacional a través del Sistema SIFCOP, que permite retransmitir en tiempo real los casos de personas desaparecidas a todas las policías provinciales y fuerzas federales”, dijo a elDiarioAR Leticia Risco, coordinadora del organismo.

Además de apoyo en lo investigativo, Risco explicó que “se prestó colaboración en tareas de rastrillaje, con especialistas en este tipo de medidas, con canes especialmente adiestrados de PFA y con equipamiento de introspección geofísica (GEORADAR) de Gendarmería. Del equipo de Gabinete de Acompañamiento del SIFEBU se mantuvo contacto con familiares para ponernos a disposición e informar las acciones que lleva el Sistema”. También “se mantiene permanente contacto con las autoridades del Ministerio Público Fiscal a los efectos de colaborar para dar con el paradero”. 

Tehuel vestía una camisa de mangas cortas blanca, un camperón azul con detalles blancos, un pantalón gris, una gorra con visera gris y negra y zapatillas de color azul. Tiene contextura robusta, tez blanca, cabello corto de color oscuro y mide unos 1,56 metros. Se solicita que quien tenga alguna información se comunique con la UFI Descentralizada de San Vicente a cargo de Karina Guyot (0221-429-3015) o también escriban a perdes@mseg.gba.gov.ar.

MM

Etiquetas