Salta: liberan a la médica que había sido detenida tras practicar un aborto legal

Tras la detención de la profesional, rápidamente se organizaron pañuelazos en Tartagal y la ciudad de Salta.

Tras más de siete horas de detención, la Justicia de la Provincia de Salta determinó en la tarde de este viernes que debía liberarse a la médica del Hospital Juan Perón de Tartagal que había sido detenida tras practicar allí un aborto legal. La información fue confirmada a elDiarioAR por Cristian Villagra, su abogado, que también corroboró que la profesional sigue imputada penalmente. Hacia el mediodía, tanto en Salta como en distintos lugares del país, se habían organizado pañuelazos para exigir que la profesional recuperara su libertad: "Ahora, ahora, resulta indispensable, liberen a la médica, el Estado es responsable" cantaban las manifestantes.

"Perdoná el ruido de fondo, es que ahora mismo estamos en el punto más alto del pañuelazo", dijo en medio de la manifestación Verónica Cuevas, referente de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir de Salta. "Esta mañana detuvieron a nuestra compañera, única médica no objetora de conciencia de Tartagal y todos los pueblos del norte de nuestra provincia. La denuncian por homicidio pero lo que llevó a cabo fue una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) bajo la causal de salud integral", describió.

"En los últimos días de agosto la médica llevó a cabo una ILE en un caso de una persona mayor de edad, de 21 años, que tenía 22 semanas de gestación. Aunque el procedimiento sólo necesita de la firma de un médico, aquí intervino un equipo psicosocial que acompañó a la persona, una consejería. Alguien del Hospital Juan Perón filtró la información sobre el procedimiento a la familia de esta chica, y esa familia hizo una denuncia por homicidio. La fiscalía ordenó la detención por esa denuncia que hizo la familia, no la persona gestante que, por otro lado, debió realizar el procedimiento sin el acompañamiento de sus familiares, por lo que suponemos que ahora mismo debe estar bajo cierta coerción o presión", sostuvo Cuevas.

Rambert Ríos es el abogado que representa a la tía de la persona gestante que se presentó en el Hospital Juan Perón. "La chica fue con intenciones de practicarse un aborto pero al estar ahí y ver su estado de gravidez, de 22 semanas y 2 días, desiste del procedimiento y le pide a la médica que desista de la práctica. Aún así, se le indujo un parto, la bebé nació con vida y apareció en una bolsa de basura como residuo patológico. En la causa consta el testimonio de la enfermera que encontró el feto", aseguró. Este viernes, la joven de 21 años que se había presentado para llevar a cabo el aborto, debía declarar ante la Justicia: "No está en condiciones de hacerlo. Intenta hablar y llora, está de duelo. Suponemos que declarará martes o miércoles", sumó Ríos.

Según el letrado, la médica está imputada por el inciso 2 del artículo 85 del Código Penal, que implica llevar a cabo un aborto con el consentimiento de la persona gestante pero más allá de la semana 14, que es la instancia límite para llevar a cabo una Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). "Pasado ese tiempo para que sea una ILE tiene que mediar alguna causal y acá no había ninguna causal", describió el abogado, en contradicción con lo asegurado desde la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. En efecto, la imputación por parte del Ministerio Público Fiscal sí prevé que se obró con el consentimiento de la persona gestante: ese delito implica una pena excarcelable que va de los tres meses al año de prisión.

JR

Etiquetas