La carne vacuna se encareció 5,9% en mayo, entre el cepo exportador y la protesta del campo

La carne vacuna aumentó 5,9% en mayo.

La carne vacuna aumentó 5,9% en mayo, el mes en que el Gobierno aplicó desde el día 20 una suspensión temporaria de las exportaciones a casi todo el mundo, con excepción de algunas cuotas de calidad a la Unión Europea, Estados Unidos y Colombia. También desde el 20 de mayo hasta el 2 de junio rigió un cese de comercialización de ganado como protesta de la Mesa de Enlace contra el cepo exportador. Esta tarde se celebrará una reunión en la Casa Rosada entre funcionarios y empresarios del sector frigorífico en un intento por llegar a un acuerdo que asegure más toneladas a precio rebajado en el mercado interno, cupos para las ventas externas y un plan ganadero. Los productores de la Mesa de Enlace amenazan con volver a la protesta si la próxima semana se prorroga la suspensión de envíos al exterior.

Entre el nuevo round Cristina-Guzmán y el día en que Google, Apple, Facebook y Amazon pagarán impuestos

Entre el nuevo round Cristina-Guzmán y el día en que Google, Apple, Facebook y Amazon pagarán impuestos

El incremento del 5,9% fue registrado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que dirige Hernán Letcher, que acaba de dejar el Gobierno al renunciar al cargo de presidente de la Comisión Nacional de Comercio Exterior. Lo que más se encareció fueron los cortes económicos (7,8%), como osobuco, tortuguita y picada común, y no los caros (5,3%). El pollo subió mucho menos: 1,7%. En los últimos 12 meses, se elevó 58,8%, frente al 92,6% del asado, el 84,6% del vacío y el 80,2% del matambre, los cortes bovinos que más aumentaron en un promedio que dio 76,6%.

El CEPA enumera cuatro motivos del alza. El primero, el aumento de las exportaciones por la mayor demanda de China, que no demanda sólo cortes de calidad sin hueso como Europa y Estados Unidos sino toda la vaca, incluso lo que antes prácticamente sólo se comía en la Argentina. Este fenómeno "convierte a la carne en un cuasi commodity, atando el precio local al exportable", advierte el CEPA. En 2015, último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando regía un cupo para la exportación, se mandaron al exterior 19.514 toneladas de res con hueso; en 2018, tras tres años de apertura comercial de la administración de Mauricio Macri, 46.003; en 2019, con la irrupción del gigante asiático en el mercado mundial de carne bovina, 70.304; y en 2020, 75.174. El año pasado, el 75% de las toneladas vacunas exportadas fue a China, lo que supuso el 67% del valor total en dólares; a Alemania se destinó el 5% y el 9%, respectivamente; a Chile, el 5% y el 6%; y a Israel, el 4% y el 5%. No por nada, la embajadora israelí en Buenos Aires, Galit Ronen, rezongó ayer diciendo que "no puede ser que cada vez que a la Argentina se le da la gana, Israel se queda sin carne”, mientras el empresario del sector Alberto Samid, que cumple en su domicilio una condena por asociación ilícita, le respondió por Twitter con un mensaje rechazado por antisemita: "Lo mejor que nos puede pasar es que los judíos no nos compren más carne". Dos tercios de la exportación están en manos de diez frigoríficos: Bernal, Central Pampeana, Gorina, los brasileños JBS, Marfrig y Quickfood, Azul Natural Beef, Friar, Arre Beef y Rioplantense, según CEPA.

En segundo término, la carne aumenta porque desde 2020 en el mundo se encareció 86% el maíz, insumo usado para la ganadería. Tercero, el incremento del precio de comercialización en el mercado de hacienda de Liniers porque se ve percibe que terneros y novillos son reserva de valor ante una perspectiva de mayor demanda china en un contexto de cepo cambiario. Por último, "distorsión en la formación de los precios en la cadena de producción y comercialización de carne vacuna producto del accionar de frigoríficos", según el CEPA. "La recuperación económica y de los salarios desde fines de 2020 fue interpretado por algunos actores económicos como bandera de largada para el aumento de precios. En un mercado muy poco transparente, un puñado de frigoríficos y consignatarios de hacienda como Álzaga Unzué y Cía, Colombo y Magliano, Madelan, Monasterio y Sáenz Valiente y Bullrich y Cía cuenta con poder de fuego para determinar el precio", completa el centro que dirige Letcher.

AR

Etiquetas
stats