El Gobierno acelera la importación de billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesos ante el elevado costo de fabricar los de 1.000

Billetes

El kirchnerismo se resistió a imprimir billetes de alta denominación por temor a su impacto inflacionario. También el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, se oponía a hacerlo con el argumento de que la falta de papeles de mayor valor forzaba a la población a usar medios electrónicos que ayudaban a blanquear la economía. Pero la casi duplicación de los precios en 2022 (95%) ha llevado a las autoridades a revisar su postura: Pesce, el ministro de Economía, Sergio Massa, y el nuevo presidente de la Casa de la Moneda, el cordobés Ángel Elettore, apretaron el acelerador para imprimir entre la Argentina, Brasil y España billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesos.

Massa prevé anunciar hoy una inflación de menos del 5% y empieza a negociar alzas del 3% mensual de marzo a julio

Massa prevé anunciar hoy una inflación de menos del 5% y empieza a negociar alzas del 3% mensual de marzo a julio

Con la pandemia primero y la guerra de Ucrania después, no sólo nuestro país debió aumentar la impresión de billetes sino casi todos los demás países también, por la mayor inflación. La Casa de la Moneda no da abasto y, en consecuencia, encargó la importación desde Brasil, pero el país vecino también llegó a un límite y entonces se echó mano de España. Ahora el socio del Mercosur ha normalizado la producción. Se prevé que los nuevos billetes se impriman tanto a nivel local como en Brasil y España.

Para abaratar los costos de la importación en un país escaso de divisas para cualquier operación de comercio exterior, se aceptó finalmente la aparición de papel moneda de mayor denominación que los actuales de 1.000 pesos. La impresión de cada billete, entre el papel, la tinta y los sellos de seguridad, cuesta 1,20 dólares, es decir, 216 pesos al tipo de cambio oficial, que es al que accede el propio Banco Central. Los de 2.000, 5.000 y 10.000 no sólo supondrán un ahorro para la autoridad monetaria sino para los bancos, que ahora deben atiborrar sus tesoros de los de 1.000 y abonar fortunas a las transportadoras de caudales para llevarlos de aquí para allá. También las cadenas comerciales pagan mucho en transporte y por eso han convertido en expendedoras de efectivo para sus clientes.

Para ultimar los detalles de la impresión de billetes de hasta 10.000 pesos, Sergio Massa recibirá mañana a Elettore, ex ministro de Hacienda de Córdoba de los gobiernos de José Manuel de la Sota. El ministro y el fallecido De la Sota fueron aliados en las elecciones presidenciales de 2015.

AR

Etiquetas
stats